18 de Mayo: Imputan a un hombre el asesinato de un joven

El homicidio tuvo lugar en la localidad canaria de 18 de Mayo el pasado 31 de julio. El asesino aseguró que mató al joven porque pensaba que robaba.

18 de mayo

La Fiscalía Departamental de Las Piedras de 2° Turno bajo la dirección de la fiscal Bárbara Zarper presentó este martes la formalización de un hombre de iniciales A.N.D.S.B. por el asesinato de un joven de 22 años de edad en un incidente ocurrido el pasado domingo 31 de julio en 18 de Mayo, Canelones.

De acuerdo con la reconstrucción de los hechos de la Fiscalía, sobre las 6:30 horas del mencionado día el ahora imputado escuchó ladrar perros, por lo que decidió asomarse a ver qué sucedía. En ese momento, vio a un hombre que cargaba una cocina en la vereda de una casa lindera.

Al ver esto, el hombre tomó una escopeta cargada con un cartucho y subió a la azotea amartillándola. Mientras observaba, ve a la víctima tratar de ingresar a la casa de su vecina, por lo que le gritó preguntándole qué hacía allí. El sujeto aseguró que el joven le respondió «andá a cuidar a tus hijos, hijo de puta».

El homicida aseguró que reconocía al hombre por la forma en la que vestía y su voz: se trataba del nieto de su vecina. Aseguró que pensó que le robaba y por ello accionó su arma en la dirección donde estaba la víctima, que se ubicaba entre cinco y 10 metros de distancia, hiriéndole por la espalda.

El tirador dijo, además, que creía que el presunto delincuente fue quien le robó una bicicleta una semana antes del incidente. Sin embargo, nunca radicó denuncia, puesto que aseguró no confiar en el Policía. A su vez, las investigaciones arrojaron que el fallecido no robaba una cocina de la casa de su abuela, sino que sacaba una que estaba en el predio.

Luego de ver que hirió a la víctima, el hombre se vistió y bajó en la calle, donde se reunió con los demás vecinos. En ningún momento le indició a estos que él fue quien accionó la escopeta.

No cooperó con las autoridades

Cuando la Policía investigaba los hechos le pidió al hombre acceso a las filmaciones de una cámara de seguridad que este tiene en su caso. En primer lugar, el sujeto se negó, pero luego cedió ante la insistencia. No obstante, cuando los efectivos entraron a la vivienda, el propietario dijo que eso era un allanamiento e interrumpió que siguiera la revisión.

Finalmente, las autoridades realizaron un allanamiento en la finca del imputado y allí incautaron el DVR de la cámara de seguridad, que carecía de disco duro. Asimismo, encontraron una escopeta calibre 16 escondida una cañería. Esta arma, con la que se cometió el crimen, estaba denunciada como hurtada desde el 2006.

Tras comparecer ante la Justicia se imputó a D.S como autor de un delito de homicidio, especialmente agravado por la brutal ferocidad, a título de dolo eventual y en régimen de reiteración real, con un delito de receptación, en calidad de autor.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales