A 94 años del voto femenino en Uruguay

Opinan la vicepresidenta, Beatriz Argimón, y las legisladoras Ana Olivera (Frente Amplio), María Eugenia Roselló (Partido Colorado) y Elsa Capillera (Cabildo Abierto).

En el año 1927 en la localidad de Cerro Chato, la mujer ejercía su voto en Uruguay y América del Sur por vez primera. Rita Ribero, una mujer afordescendiente entró en las memorias de la historia nacional, al ejercer su derecho a voto, marcando un hito en la historia uruguaya, y asimismo situando una cuña para abrir camino a otras mujeres.

LA REPÚBLICA dialogó con: la vicepresidenta Beatriz Argimón, la exintendenta Ana Olivera, la diputada María Eugenia Roselló y la diputada Elsa Capillera, quienes recordaron ese acontecimiento y se pronunciaron sobre todo el camino que resta nivelar para las mujeres.

Beatriz Argimón

Se cumplieron 94 años de la primera vez que la mujer uruguayo votó en un plebiscito, que tuvo lugar en cerro Chato. Es una instancia muy importante para la democracia de nuestro país, en virtud que fue la primera vez en América Latina y una de las primeras veces en el mundo que las mujeres votamos. Esto tiene que ver con el espíritu democrático de nuestra nación, tiene que ver con lo que significa la importancia de que hombres y mujeres en igualdad de condiciones podamos votar, para decidir los grandes temas del país, los gobiernos.

Pero fundamentalmente forma parte de la esencia, de esa adhesión democrática que hombres y mujeres tenemos en el momento de asignarle importancia que como ciudadanos en este país le damos a la democracia. No podemos olvidar esa instancia, que pese a su resultado por equis razones fuera suspendido. La importancia de recordar este hecho, y de comprometernos como mujeres, como uruguayas a fortalecer todos los días la democracia.

Ana Olivera

Esto demuestra la larga lucha de las mujeres en este país por conquistar sus derechos, 94 años de aquel hecho en Cerro Chato, pero aún queda un largo camino por recorrer.

Es muy difícil ponerse en la piel de aquella mujer, en ese momento, pero sin lugar a dudas debe haber sentido un orgullo enorme, por el significado que tenía y que tiene ese hecho. Además simbólicamente tiene u8na fuerza muy fuerte, pensemos que tenía muchas características esa mujer, en esto de la lucha por la igualdad. Rita Ribero, era una mujer afrodescendiente, estoy convencida que en Uruguay, también en ese campo queda mucho por avanzar.

No hay nada de todos los avances que hemos tenido, que no estén vinculados a la conquista, con la lucha, con las mujeres organizadas. Ninguna de estas cosas han sido un regalo, ni el voto, ni el voto universal posterior, tampoco las batallas que hemos tenido por una ley de igualdad. Hay un largo camino a recorrer. Esto requiere además de leyes, que son el fruto de las mujeres organizadas, requiere también una profunda transformación cultural. Los estereotipos existen; hay gente que piensa que no existe discriminación contra la mujer, y yo lo escuche con mis oídos en el propio Parlamento. Donde se piensa que uno llega a partir de solamente su esfuerzo y en realidad, la mujer tiene que demostrar mucho más que el hombre para tener determinadas responsabilidades.

María Eugenia Roselló

«Las mujeres no solo hemos nacido para tener hijos y para estar en el hogar». Sin lugar a dudas, el sufragio femenino, fue un antes y un después en la vida de la mujer y la sociedad toda, eso ha favorecido a lo que es un derecho humano fundamental, que es el derecho político de decidir, de poder participar activamente de todo lo que supone un derecho civil, como es del voto.

Uruguay fue el primer país donde una mujer votó en aquel plebiscito de 1927, que tuvo lugar en la localidad de Cerro Chato. Eso provocó que se inicie un camino, que se empiece a ver con otros ojos que la mujer tiene que incidir y participar activamente en los lugares de decisión. La mujer es una actora fundamental de esta sociedad.

Rita, con su voto, abrió la puerta a que las mujeres podamos empezar a tener voz y voto. Lo habrá hecho con mucho orgullo, con mucha ansiedad, pero también con miedo. Pero vaya si ha sido importante ese voto. Sinceramente creo que ella ha de haber estado muy feliz de ese momento.

Elsa Capillera

Celebro y agradezco a esas primeras mujeres que se animaron a integrarse a las discusiones y debates que imagino, eran solo de hombres. Con un País dentro de todo chico, al lado de los otros de la región, debió haber sido muy mirado y habrá servido de ejemplo. Gracias a ellas hoy mujeres como yo, están en lugares privilegiados como la Vicepresidencia de la República y en mi caso, primer Vicepresidente de la Cámara.

No sé si se habrán dado cuenta de lo que lo lograron en ese momento. Pero poder dar su opinión, poder desarrollar su potencial y que no fuera solo en el ambiente familiar debió haberlas llenado de orgullo. Quizá las obligó a estar más informadas, para poder acompañar y hacer escuchar su voz a esos hombres que eran los que tenían en ese momento la voz y el voto. Han pasado muchos años y hemos demorado mucho en ocupar lugares importantes. La razón no podría saberla exactamente, pero ahora sí que nos animamos más cada día.

1 Comentario

  1. En cualquier momento se lo adjudica el Frente Amplio como uno de sus logros de lucha de clases.. junto con las 8 horas y las jornadas de 5 dias… y porque no? El fin de la exclavitud.. porque todo lo hicieron ellos

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales