Abdala: «La violencia se detecta muchas veces con la presencia del Estado allí en territorio»

"Está claro que vivimos en una sociedad que cada día es más violenta y que la violencia contra los niños y adolescentes se agrava en todas las formas. Allí hay una luz amarilla casi roja que interpela a todos", afirmó Abdala.

El presidente del Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (Inau), Pablo Abdala, dialogó con Panorama 1410 sobre los desafíos que se le presenta a la institución y aseguró que uno de los que más preocupa es el incremento de la violencia.

¿Cómo encontró el Panorama de INAU desde que comenzó su gestión allí?, ¿Cómo han venido trabajando?

Hemos venido trabajando con mucho compromiso, haciendo un gran esfuerzo. Porque INAU, de por sí, obviamente, es una institución muy desafiante. En la medida que tiene una misión muy delicada. Que es la protección y la promoción de los derechos de los niños. De los derechos vulnerados de los niños, además. Porque se trata precisamente de chicos que requieren el apoyo del Estado, o bien porque se encuentran en una situación de desestructuración familiar, de ruptura o de debilitamiento de los vínculos familiares.

O bien porque si mantienen vínculos familiares, relativamente estables y fuertes, requieren igual a través de los centros CAIF o de los clubes de niños o de los centros juveniles, reciben mejor dicho, de parte del Estado un apoyo complementario que también, es muy importante, obviamente en su proyección personal y en su desarrollo humano. A eso hay que agregarle, planteando esto por supuesto en términos muy generales, que todo esto se vio, desde luego, complejizados, digámoslo así, por la circunstancia sanitaria. Desde el 13 de marzo del año pasado, la pandemia obviamente, implicó un factor disruptivo que generó, por supuesto, desafíos agregados para el INAU muy perentorios. Pero que los hemos venido enfrentando. Sobre todo con el gran compromiso de los trabajadores que ha sido fundamental para esto.

¿Cuál considera que ha sido, de repente, el mayor desafío desde que asumió hasta el momento?

Por supuesto que estamos muy exigidos por el incremento de la violencia. Que es un fenómeno que nos debe preocupar a todos los uruguayos. Que no lo asocio directamente con la pandemia. Que quede claro que la pandemia, sí puede haber ambientado, generado, condiciones objetivas propicias para que la violencia se incrementara. Seguramente. No digo lo contrario. Y eso además está estudiado, y las estimaciones desde el punto de vista científico, en ese sentido, son muy claras y muy concretas. Pero es un fenómeno que venía de antes.

O sea, es un fenómeno incremental, que se da en nuestra sociedad, que se da en la sociedad moderna. No hablemos solo de Uruguay. Pero nos debe preocupar lo que ocurre entre nosotros. Porque nosotros vivimos aquí y trabajamos por los niños del Uruguay. Y en ese sentido, está claro que, bueno, vivimos en una sociedad que cada día es más violenta. Y donde la violencia contra los niños y los adolescentes se agrava en forma continua. Por lo tanto, allí hay, sin duda, una luz amarilla. Por no decir ya roja. Que nos está interpelando a todos. Y que todos debemos asumir como un problema real.

¿Y cómo se está abordando, justamente, esa temática de la violencia en los niños, en los adolescentes?

Se está abordando a partir de los dispositivos referidos, específicamente, a la violencia. En Uruguay hay un abordaje interinstitucional que creo que es muy sabio que es el SIPIAV, el Sistema Integral de Protección a los Niños contra la Violencia. Que lo encabeza el INAU, lo preside el INAU, pero lo integran todos los actores públicos vinculados con la niñez y la adolescencia.

Estamos hablando de la Anep, de ASE, del Ministerio del Interior. Es decir, todos los que tienen alguna vinculación con el tema de la violencia, directa o indirecta, el Poder Judicial, la Fiscalía General de la Nación, componen este sistema. Y entre todos, abordamos, por lo tanto, el tratamiento de los casos. Trabajamos en la restauración del daño. Cuando, a través de la complementación de esfuerzos, entre el Estado, los gobiernos departamentales, el Poder Judicial. Permiten precisamente proteger a las víctimas, apuntalarlas, trabajar, repito, en la reparación de la violencia que han sufrido. Pero, por supuesto, no solo esta actuación directa con relación a la violencia, tiene que ver con el tema. Sino que yo diría, todas las líneas estratégicas conducen al mismo resultado.

Es decir, cuando hablamos por ejemplo del derecho a vivir en familia, de promover los sistemas de acogimiento familiar, o cuando hablamos de extender el plan CAIF, por poner otro ejemplo bien actual. La decisión del Poder Ejecutivo, de reforzar los recursos presupuestales para ampliar la cobertura. Eso tiene que ver con la violencia, también, porque es una forma de desarrollar la presencia o ampliar la presencia del Estado en los territorios. Y la violencia, muchas veces, se detectan, precisamente, con la presencia de estos dispositivos. Tanto de la escuela, como del CAIF, como del club de niños, como de los equipos de territorio. Precisamente constatan esos indicios, de estos fenómenos que, normalmente, se dan en el ámbito de la familia. En el ámbito reservado, en el ámbito más íntimo.

Y ¿herramientas para los propios niños y adolescentes de contención emocional de repente?

Por supuesto, que la labor profesional de los equipos técnicos de INAU es absolutamente intransferible. Chipá, por ejemplo, tiene más de 30 comités de recepción local en todo el país. Hemos elaborado dispositivos de abordaje específico con el Ministerio de Salud Pública en algunos departamentos. Tenemos que seguirlo desarrollando esto, por supuesto. Los equipos de territorios de INAU, los centros de estudio y derivación, los CEPRODE, centros de protección de derechos, que hay en el interior del país. Los centros de referencia local en el departamento de Montevideo. Bueno, esos equipos que hoy los tenemos que reforzar. Y debo decirlo con mucha claridad. Tenemos que incorporar más recursos humanos y estamos trabajando en eso. Bueno, cumplen una labor, obviamente, primordial.

Usted compartió información el 2 de julio en su cuenta de Twitter e informaba que habían firmado con el intendente Lafluf en Young un convenio de la primera experiencia laboral para adolescentes. Cuéntenos un poquito más sobre esto.

Sí, efectivamente. Eso fue el viernes pasado. Es un paso más, que estamos dando, de muchos pasos que tendremos que dar hacia adelante y que tienen que ver con lo que se conoce como la construcción de la autonomía progresiva de los adolescentes. Los adolescentes requieren oportunidades, obviamente, no solo los que están vinculados a INAU. Todos los adolescentes. Todos los estratos sociales y de todos los lugares del país.

Y muy particularmente, por supuesto, los que están vinculados a INAU, que como yo decía recién, requieren del apoyo del Estado en lo que tiene que ver con la protección y la promoción de sus derechos. Sobre todo a medida que, bueno, que transcurren la adolescencia y que se encaminan a cumplir la mayoría de edad, hay que trabajar por las estrategias de egreso del sistema INAU, que implican el ingreso o la inserción en el mercado de trabajo, obviamente, eso es fundamental.

Para eso la ley de empleo juvenil, los convenios de primera experiencia laboral son muy importantes. Y nosotros para poder avanzar en ese camino, que por supuesto se venía haciendo mucho antes, y nosotros queremos hacer mucho más para adelante todavía, necesitamos oportunidades. Necesitamos la ayuda de otros organismos públicos para poder suscribir convenios como este, que suscribimos con el intendente Lafluf. Con las intendencias, de 19 intendencias tenemos convenios con 10. Debemos tener con todas. Nosotros estamos trabajando en eso. Porque estamos hablando de becas, que bueno, los gobiernos departamentales que en sus territorios son muy poderosos y muy fuertes, seguramente están en condiciones de proporcionar.

Con otros organismos, por supuesto, también tenemos. Con las empresas públicas. Siempre nos preguntamos si los cupos son suficientes, porque con las empresas públicas, que también son muy poderosas en nuestro país, de pronto tenemos convenios muy bienvenidos pero que son de 5 cupos, de 6 cupos, de 8 cupos. Estamos en ese trabajo de procurar ampliar las oportunidades y el sector privado, desde luego, no debe quedar afuera. Esto lo hemos hablado con el ministro Lema. El Ministro está avanzando en el apoyo del sector privado, en la misma dirección, en cuanto a otorgar oportunidades laborales. Y ya hemos hablado con él para que INAU y los adolescentes de INAU, sean incluidos en esa programación porque nos parece absolutamente necesario.

Contempla a todos los adolescentes, entonces, y se tiene ya bien definido ¿Qué tipo de experiencia laboral es? ¿O todavía no?

PA: Bueno, según los casos, según la contraparte, según se trate de un organismo público, de una intendencia, las actividades pueden ser muy diversas. Desde el aprendizaje de oficios, hasta tareas administrativas. En fin, todo lo que concierne a la oferta de trabajo y al mercado laboral, está sobre la mesa. Siempre que se trate, por supuesto, como obviamente se trata, de trabajos decentes, de trabajo digno, de trabajo que obviamente, de acuerdo a la ley, los adolescentes estén en condiciones de realizarlo, que no se traten de trabajos que estén en la nómina de trabajos peligrosos. Es decir, los trabajo habituales que una persona joven puede realizar, sin ningún riesgo para su salud, para su desarrollo emocional, para su crecimiento personal.

¿Y que sume para su experiencia laboral, también?

Naturalmente, naturalmente. Ese es el propósito. Exactamente.

Hasta el 16 de julio, entonces, está la posibilidad de que los niños, niñas y adolescentes se presenten, también, para concursar, concursen ¿No?, para los distintos fondos que promueve el INAU ¿No? La fecha está hasta el 16, digamos, los fondos de las iniciativas, para este 2021.

Exactamente. Ese día vence el plazo de presentación de las propuestas. Esto es algo muy lindo, que no lo inventamos nosotros, viene de la administración anterior. Y nosotros lo hemos continuado. Pero es una muy buena idea, la de los fondos concursables. Se trata de fondos que destina el INAU para financiar proyectos diversos, presentados por niños y adolescentes no solo vinculados al INAU. Esto está abierto para que niños y adolescentes de todo el país vayan a un centro juvenil o a un club de niños o no vayan, puedan presentar propuestas de las más diversas.

Propuestas que pueden tener que ver, de pronto, si están en el INAU con el mismo centro al que ellos frecuentan o que tengan, propuestas que tengan que ver con la comunidad, con mejoras en las plazas de su barrio o de su localidad en el caso de los departamentos del interior. Y realmente se generan, por lo tanto, movidas, perdónenme el término muy interesantes en la comunidad. Entre mayores y niños, los mayores, los adultos, apoyando a los niños en estos emprendimientos, en el armado de sus propuestas. Y realmente, se desencadenan, sin dudas, competencias muy creativas que generan muchas veces dificultades para los tribunales a la hora de decidir y de asignar los premios.

Normalmente los premios tratamos de diversificar la premiación para poder premiar a más cantidad de ideas y propuestas. Y después por supuesto, se llevan a cabo de acuerdo a lo previsto. Es una especie de presupuesto participativo pero asociado a las políticas de infancia y por supuesto lo vemos con mucha simpatía y lo venimos dinamizando ese proceso que el 16 de julio, efectivamente, tiene ese jalón de la recepción de las propuestas.

Quería consultarle acerca de una noticia que se conoció hace poco también. Lo del Embajador de Japón, allí en Melo, en Padre Pancho, en el centro CAIF. ¿Cómo, cuál, es el relacionamiento con la Embajada de Japón? Y si, bueno a futuro puede abrir, por ejemplo, alguno de los métodos de enseñanza, ¿No? de la educación Japonesa, por ejemplo, el método de enseñanza suzuki, lo que es en la música, con instrumentos de niños y niñas. ¿Puede llegar a darse en algún momento? ¿Es muy prematuro hablarlo? Bueno, también ¿Cómo se viene creciendo en este aspecto?

Bueno, empiezo por esto último. Sobre la eventualidad de poder incorporar métodos de enseñanza, no hemos recibido ningún planteamiento hasta este momento. Yo tengo pendiente una visita al Embajador de Japón. No pude estar, lamentablemente, en la inauguración que se hizo hace pocos días. Pero voy a ir aun que sea con efecto retardado, retrasado, el próximo viernes a Cerro Largo, al CAIF. Y voy a conocer esas obras. La Embajada de Japón, el gobierno de Japón, está realizando muchos aportes a nuestra comunidad, todos ellos de interés social, en distintas áreas, en distintos rubros.

Y por supuesto, eso es muy bienvenido. Se trata de una nación amiga del Uruguay. Y en ese sentido, por lo tanto, estamos muy agradecidos con esos aportes. Que hasta ahora, por lo tanto, por lo menos con INAU, la relación o el vínculo llega hasta ese punto. No tengo idea, ni conocimientos, si a nivel de otras áreas del Estado o de la educación pública, bueno, hay otros tipos de planteamientos. En lo que a nosotros respecta, ese es el vínculo que hemos tenido. Que por cierto ha sido por demás conveniente para el INAU porque se hizo una muy linda obra en ese CAIF en el departamento de Cerro Largo.

¿Cuánto agravó o en cuánto creció, también, el trabajo del INAU en territorio en virtud de que, bueno, las escuelas estuvieron cerradas durante algún tiempo. ¿La línea azul sigue funcionando? ¿Verdad? ¿Y ahora está en plan, en marcha el plan invierno? ¿Verdad?

Sí, efectivamente. La línea azul es uno de los mecanismos, o de las vías de ingreso, de las denuncias de violencia al sistema. Hoy se conoció porque se completó el primer semestre. Que hubo, también, este año un leve incremento. Pero un incremento al fin, con relación al año pasado en cuanto a las denuncias que se tramitaron. Ingresadas por línea azul. De las denuncias que ingresan al sistema, la línea azul es una parte muy importante, pero no es la única. Yo decía recién muchas veces, estas denuncias llegan desde el propio territorio, llegan de los CAIF, llegan de los equipos técnicos, de los servicios de atención a la comunidad.

No necesariamente de un llamado de un ciudadano. Pero los llamados de los ciudadanos, de los vecinos que constatan o tienen indicios de casos de violencia, es una manera muy importante, una forma, muy importante, de poder enfrentar esta realidad y de combatir este fenómeno o de abordarlo. Y en ese sentido, creo que es bueno, es poco o insuficiente, lo que se hace frente a la magnitud del problema. Y por lo tanto, me remito a lo que dije antes. Este es un tema que mucho nos preocupa. Con relación al plan Invierno, hemos venido actuando también a través de la línea azul y de la unidad móvil de calle. Que es el dispositivo específico para atender situaciones precisamente de calle, de niños que se encuentran circunstancialmente en situación de calle.

Cosa que no debe ser. Y por lo tanto INAU interviene para que esas situaciones no se prolonguen ni un minuto más, más allá de su verificación o de su constatación. Y tuvimos hasta ahora, o hasta la semana pasada por lo menos, 34 casos. Que fueron rápidamente abordados, tanto por este equipo especializado como por los distintos dispositivos, o convenios, con la sociedad civil que integran o conforman el programa Calle que está previsto, precisamente, para este tipo de situaciones.

Dentro de este tema y con respecto a la reunión con los 19 directores departamentales del INAU que se llevó a cabo vía zoom, además de las asistencia a familias, los planes de obras, y otras consideraciones, ¿De qué más estuvieron charlando?

Ese fue un tema muy importante. Es una prestación que estamos implementando. Que es nueva para atender a las familias biológicas, a las familias de origen. Es decir, cuando hay un niño o un adolescente que ingresó al sistema de protección o que está en vías o en riesgo de ingresar. Y digo riesgo, porque si bien en los centros de 24 horas INAU atiende muy bien a los niños, por supuesto que en el ingreso a una institución pública tiene que ser algo temporal y no es lo deseable. Lo deseable es que ese niño pueda permanecer en su familia. Sino a cargo de una familia cuando la familia biológica ya no ofrece capacidades de cuidado.

Bueno, para fortalecer a las familias cuando existe la oportunidad de que el vínculo se sostenga, es que esta nueva prestación, nosotros la consideramos una asistencia económica temporal pero una herramienta que puede ser útil. En esa tarea preventiva de evitar la internación. Con los directores departamentales hablamos de eso. También, hablamos de la constitución de los consejos honorarios departamentales. Que fueron creados o por lo menos reformulados en la ley de presupuesto y que el propósito es que se instalen en los 19 departamentos.

Son ámbitos interinstitucionales por lo que yo hablaba hoy de la necesidad de contar con el apoyo de las distintas instituciones vinculadas al tema de la violencia. Y a todos los temas de la infancia y la adolescencia. No solo los temas de la violencia. Estos consejos van a estar encabezados por el director departamental del INAU, y aspiramos a que participen los distintos actores, digamos, y las distintas instituciones públicas. Y básicamente, esos fueron los temas, sin perjuicio, por supuesto, de que aprovechamos la instancia de contacto con nuestros 19 jefes departamentales para conversar de distintos aspectos que tenemos en la agenda.

Esto que mencionaba de la reglamentación de una nueva prestación económica para estas familias biológicas de niños, niñas y adolescentes, en situación de vulnerabilidad. Pongamos un ejemplo ¿Cómo se implementaría? ¿Cómo es? ¿Cómo se accede? ¿Cómo se trabaja?

Es buena la pregunta. Porque ésta no es una prestación que esté disponible para cualquiera que vaya y la solicite. Eso tiene que quedar claro. Esto tiene, digamos, un sustento muy técnico. Es una herramienta técnica. Que precisamente cuando se trate de situaciones donde haya niños que o bien ya está judicializada su situación, y hay un juez que dispuso, un juez de familia que dispuso la institucionalización o bien no está judicializada la situación pero los equipos de territorio de INAU o los centros de 24 horas o un CAF, gestionado por INAU, detectan que efectivamente hay una situación con un niño que no se ha internado todavía, pero que hay una debilidad notoria en esa familia y por lo tanto la probabilidad de que termine siendo internado es muy alta, en ese caso y después de un informe técnico de los trabajadores profesionales, de los equipos de territorio, de los psicólogos, de los trabajadores sociales, bueno, hay todo un determinado procedimiento.

Ese informe es elevado al área programática, al directorio, y se aprueba el otorgamiento de esa prestación. Que es una prestación transitoria, por un plazo máximo de un año, prorrogable por un año más pero que no tiene un carácter asistencialista. No es simplemente una transferencia de recursos. Es una herramienta más que se combina con otras que tienen que ver con el abordaje de las situaciones, con el acompañamiento de las familias. Hay todo un reglamento que prevé esto. O sea, mientras esa asistencia se está otorgando para sostener materialmente… estamos hablando donde la causa precisamente de la debilidad está en el aspecto económico. ¿Verdad?

Entonces, mientras se trabaja con esas familia, se le otorga con esa asistencia, se trabaja y se la acompaña en una secuencia por lo menos semanal hasta que se logra la estabilidad y se logra superar esa realidad que motivó que esa asistencia fuera, oportunamente, acordada.

Ese acompañamiento también se controlará ¿no? o no, no sé, el destino de los recursos y el manejo de ese aporte.

Sí, por supuesto, por supuesto. Esto no está sujeto a rendición de cuentas en términos de que nos tengan que decir exactamente a dónde, en qué gastaron cada peso. Pero cuando yo hablo, precisamente, de ese acompañamiento técnico, tiene que ver con acompañar la situación de esa familia. Y con ayudar a esa familia, a superar esa realidad y sobre todo a cuidar a los niños. Y a que, en definitiva, le den a los niños la protección y la atención que a los niños se le debe dar en el ámbito de la familia.

¿Podemos decir que ha sido uno de los cambios más relevantes en el momento o considera que pudo haber otros?

Creo que es un cambio importante. En el marco de una evolución naturalmente. Yo en esto no soy ni rupturista, ni considero que los gobiernos tengan que tener un carácter o un perfil refundacional. Porque me parece que siempre hay una continuidad de las cosas. En materia de políticas de infancia y adolescencia el país, si uno lo investiga y analiza advertirá que tiene una línea de trabajo y un proceso continúo muy saludable, donde cada gobierno, por supuesto, puede poner un énfasis mayor o menor a determinadas cosas.

Pero en ese sentido creo que hemos venido transitando caminos a través de los distintos, a través de los años que, bueno, han sido muy favorables. Pongo, por ejemplo, el ejemplo más emblemático es el plan CAIF. Que empezó en el año 88, hace 32 años. Y bueno, 33 años. Y se ha mantenido a lo largo de todos los gobiernos en un proceso de acumulación, muy saludable. Por lo tanto, lo que hoy determina es que haya una cobertura muy amplia en primera infancia. Pero aún es insuficiente.

Y por eso, este gobierno ha hecho una apuesta muy fuerte, cosa que por supuesto, se discutirá ahora en la rendición de cuentas, en la apertura de nuevos CAIF, en la apertura de la cobertura de los CAIFs que ya existen. Porque la inversión en primera infancia es la inversión.. Yo creo que es una de las inversiones.. de las formas de inversión social más rentables desde el punto de vista social. ¿Verdad?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales