Abogado,un sueño cumplido.

Jesús María Nasario Silva, nació en el departamento de Salto el 10 de noviembre de 1953. Está casado con Lourdes Rubisney Leites con quien formó una familia con cuatro hijos y tres nietos.

A los veinte años, tuvo su primer trabajo como ayudante panadero, luego ingresó en la Administración de Ferrocarriles del Estado, donde permaneció diez años finalizando en el Poder Judicial, Juzgado de Paz Departamental de Salto, Juzgado Departamental de la Capital, Juzgado de Primera Instancia en lo Penal y Adolescentes hasta el 31 de diciembre, fecha que se jubiló.

Nos comunicamos con el novel doctor en leyes, quien amablemente accedió a la presente nota.

-Unos cuantos años como árbitro oficial en liga Salteña. 

Como árbitro me desempeñé en la Liga Salteña de Fútbol desde junio de 1977 hasta el 3 de diciembre de 2003. Desde diciembre de 1991 hasta junio de 1999, representé a la Liga Salteña de Fútbol en la Organización del Fútbol del Interior (O.F.I.), me recorrí 13 departamentos del país en los distintos torneos de O.F.I., de Selecciones mayores y juveniles y de clubes campeones departamentales. Concurrimos dos veces a Montevideo, por distintos acuerdos entre O.F.I. y A.U.F., la primera vez fuimos al Estadio Charrúa y la segunda al Parque Alfredo Víctor Viera

-Cómo surgió la idea del arbitraje. 

Porque de chico, con 15 años jugué en la 4a. División del glorioso club salteño Ferro Carril Fútbol Club, luego con 21 años pasé al Club Sportivo Rodó F.C., equipo del barrio donde vivo y como me di cuenta que no iba a llegar a ser titular, dejé el fútbol activo. Cierto día, don Luis Ramón Canio, árbitro de la liga Salteña, en junio del 1977 me llevó a las oficinas de la liga, en el centro de la ciudad y me inscribió para arbitrar. En 1978 con los compañeros árbitros de aquel entonces formamos  la Escuela de Árbitros que la dirigió Don Santos Gelós Toledo, que llegó a arbitrar en Ecuador y Perú. En ese curso obtuve el segundo lugar en las calificaciones, detrás de un gran compañero y un buen árbitro como  Nery Sellanes. A partir de esa fecha, estuve permanentemente a la orden hasta el 3 de diciembre que me retiré de la Liga Salteña.

Pero ahí no dejé el arbitraje, en el 2005 en la Villa Constitución había comenzado el campeonato local y cómo no tenían árbitros oficiales, lo hacían con personas de la misma Villa. La gestación de muchos problemas con algunos jugadores y equipos, el presidente de dicha liga se contacta con el presidente del Colegio de Árbitros de la Liga Salteña y éste “arma” una terna conmigo y dos compañero; concurrimos y terminamos arbitrando ese campeonato en la Villa sin problemas.  Así continuamos durante el año 2006, cuando se inició como árbitro uno de mis hijos, Felipe Gabriel y ahora nos encontramos arbitrando en la liga Senior, en la que hay algo más de 50 equipos. También estuve arbitrando en la Liga de Fútbol de las Colonias Agrarias, en dos períodos 2008 a 2013 y de 2016 a 2018.                                            

 -Algunos nombres de viejos compañeros que tuviste el gusto de arbitrar con ellos.

Tengo muchísimos nombres, pero te voy a decir de los que más representamos a la liga en O.F.I. Eduardo Gobi, Daniel Erburo, Walter Repetti, Pedro Pacheco, Deolindo Miquelarena, Nery Sellanes, Ing. Eduardo Álvarez, José Luis Sequeira, Julio Machado, Miguel Ángel Santín, Marcelo Nalbarte, Héctor Chiappa, Héctor Fagúndez (hoy en Nueva Zelanda), David Argain, Andrés Píriz, Rúben Boschetti, Rúben W. Martínez, Ruben Boschetti y Jean Martínez (hoy Instructores de Árbitros).

Alguna anécdota que se te venga a la memoria?

Por suerte tengo unas cuantas tanto de las buenas como de las otras. Pero hay una que jamás olvidaré. En una final a nivel juvenil en el Casto Martínez Laguarda, de San José, con Miguel Santín como árbitro central, Julio Machado primer asistente y yo, segundo asistente. Final del partido, campeón Maldonado, todos los hinchas de los dos seleccionados hicieron un cordón a la salida nuestra después de bañarnos y en lugar de abuchearnos y gritarnos, hubieron aplausos para la terna. Este tipo de cosas, son muy difíciles que se den, por eso me quedó grabada para toda vida.

En qué año se despertó tu interés por la abogacía?

En el 2002, cuando comencé 5° año del Bachillerato, se los comenté a los compañeros del juzgado y me preguntaron que iba a estudiar después y les dije profesor de Historia y Geografía, que me gusta mucho. Entonces el compañero Roberto Fernando Tenca (hoy abogado),me dijo: “Acá tenés todo para estudiar  abogacía”; santas palabras de Roberto, estudié abogacía.

Dónde estudiaste y cuantos años te llevó la carrera?

En la Regional Norte de la Universidad de la República (hoy CENUR-LITORAL NORTE), entré en el año 2004, pero a raíz de que mi hijo más chico enfermó de leucemia en diciembre de 2006, nos tuvimos que trasladar a Montevideo. En julio de 2007 nos volvimos a Salto, por suerte con el hijo sano y salvo, gracias a Dio. Ese año no pisé la facultad y me reenganché en el 2008, y por distintas razones, que no vienen al caso considerarlas, seguí mi carrera lentamente, hasta que el 26 de marzo de 2021, rendí el último examen de la carrera y llegué al ansiado título de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales.

-La obtención de tu título, lo tomas como un sueño cumplido o piensas ejercer? 

-Las dos cosas, llegué al título y ahora comienza otra etapa, algo distinta en el tema netamente laboral, pero con la certeza de seguir siendo la misma persona de siempre.    

Nota:Luis Humberto Morales

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad