Acciones para prevenir el ingreso de estupefacientes

En un seminario organizado por Terminal Cuenca del Plata (TCP)se brindaron diversas herramientas desarrolladas para tratar de evitar al máximo esta problemática a través de los contenedores que ingresan al fondeadero capitalino y como esto afecta a la imagen de Uruguay.

El gerente General de TCP, Vincent Vandecauter; el gerente de Riesgos de DNA, Diego Casella; el gerente de Riesgos de Protección de TCP, Marcelo Wilson; el asistente del vicepresidente de la Región 8C de ASIS Internacional, Oscar Baladán; y el prefecto del Puerto de Montevideo, Cap. Néstor Lemos, en el seminario organizado por TCP/ Foto: Vanni Gonzo

Terminal Cuenca del Plata (TCP) realizó un seminario denominado “Tráfico marítimo de estupefacientes e impacto en la imagen país” en el hotel NH Columbia el pasado 30 de agosto en que participaron legisladores, autoridades portuarias y de la Armada Nacional, representantes de algunas Embajadas, entre otros jerarcas. Su objetivo era “ampliar la conciencia sobre los riesgos asociados al tráfico de estupefacientes y sus impactos en la imagen de un país, así como intercambiar ideas sobre posibles medidas para mitigarlos desde la óptica de la protección y la seguridad”, según recoge el sitio web por el que se difundió la información del encuentro.

La jornada comenzó con la ponencia del director de la Secretaría de Inteligencia Estratégica de Estado, Álvaro Garcé, quien manifestó que lo importante no es hablar de las debilidades que se tiene como país para mejorar su imagen en el exterior, sino de las oportunidades para ello. “Del éxito o del fracaso público-privado en este tema depende en buena medida nuestra imagen y proyección en el exterior”, dijo.

Según indicó, el tráfico marítimo de estupefacientes es un capítulo del narcotráfico que, a su vez, constituye una parte fundamental del crimen organizado. “Éste nos interpela hoy como Estado de derecho, nos desafía de un modo creciente. Está presente en la región y a estas redes en general no les importa la Leyni las personas. Básicamente, se proponen un propósito de lucro. En ese sentido, nos imponen a nosotros, el sector público, la obligación de dar una respuesta eficaz”, destacó.

Para generar una sólida respuesta frente a esta problemática el Estado debe aplicar mejoras en tres dimensiones: la prevención, la disuasión y la represión del crimen organizado. “Queremos y trabajamos por una mayor y mejor prevención, disuasión y represión de esta modalidad de crimen organizado y del crimen organizado en general”, apuntó. La clave para poder desarrollarlo es invertir en recursos humanos, capacitación y tecnología. “(Si no se tienen) seguramente el esfuerzo va a ser en vano”, afirmó Garcé.

A continuación hizo uso de la palabra el gerente General de TCP, Vincent Vandecauter, cuya participación se dedicó a detallar cómo ha sido el proceso de expansión de la terminal especializada de contenedores desde su creación y adelantó algunos detalles sobre el comienzo de las obras de un nuevo muelle que se espera que sea durante el primer trimestre del próximo año.

Luego fue el turno del gerente de Riesgos de Protección de TCP, Marcelo Wilson, quien realizó una presentación quese denominó “Medios y estrategia de protección en la terminal del puerto de Montevideo”. En ella se explicó que la terminal aplica el Código Internacional para la Protección de los Buques y de las Instalaciones Portuarias (Código PBIP) adoptado por la Organización Marítima Internacional (OMI). “Como estrategia institucional, la empresa en su política de sostenibilidad y de calidad plasma lo que dice el código en varios párrafos y colabora con la estrategia de protección en darnos los medios, los recursos humanos y materiales, y habilitarnos los procesos para mitigar estas amenazas.

Los objetivos que nos planteamos como protección son todas las personas -sean de TCP o terceros-, todos los bienes -nuestros y de terceros-, los procesos, la continuidad del negocio, atender las emergencias, el ambiente circundante y la imagen institucional”, detalló.

Wilson aclaró que existen diferentes formas de ocultar estupefacientes en los contenedores. En tanto, ratificó que los propios contenedores son un elemento para ocultar los estupefacientes y enfatizó que al cumplir lo que dicta el Código PBIP se evita que se contaminen las cargas y el ingreso de estupefacientes a los puertos.

“TCP optimiza los procesos sin descuidar los controles. Tenemos buenas prácticas que creo que nos han llevado a ser líderes en la región. Queremos que el aumento de la actividad sea un desafío para nosotros y somos conscientes de ello. Estamos prevenidos y alertas. Este seminario es parte de eso”, sostuvo.

Posteriormente se realizó el primer corte en la jornada. Tras el mismo, comenzó la segunda parte del seminario con la intervención del asistente del vicepresidente de la Región 8C de ASIS Internacional y ex presidente del Capítulo 284 Montevideo – Uruguay, Oscar Baladán, quien planteó la visión esta organización referente de profesionales de seguridad.

Acto seguido, tuvo lugar la exposición del gerente de Riesgos de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA), Diego Casella, que se basó en el análisis de riesgo ante la amenaza del tráfico de estupefacientes en los contenedores.

Primeramente, señaló que hay dos divisiones dentro de la DNA que son claves para la tarea: Análisis de Riesgo y Control de Cargas. “Si hablamos decuáles son los momentos de Análisis de Riesgo, creo que tenemos de destacar tres momentos principales: cuando sabemos que esa mercadería va a llegar al país, cuando tenemos una declaración aduanera y durante el despacho”, enunció.

Para la primera ocasión se cuenta únicamente con la información que se tiene sobre la mercadería que está por arribar. “Ahí lo que hace la división es identificar los riesgos de seguridad; no solo tenemos el riesgo de narcotráfico, sino que también tenemos toda la parte de propiedad intelectual, la parte de explosivos, la parte de armas y sustancias prohibidas como pueden ser determinados precursores que pueden ser usados para la síntesis de narcóticos”, explicó.

Inmediatamente, comentó que el seguimiento de la carga, conocido como la trazabilidad, es un momento destacado en el proceso. “Hacemos mucho hincapié en este punto con respecto a lo que son los precintos que es algo clave para nosotros. Estoste dicen si ese contenedor fue abierto o no, sin tomar en cuenta el tema de clonación de precintos. O sea, si tenemos un precinto que realmente coincide con la declaración tenemos seguridad de que esa carga tiene un alto porcentaje de que no fue adulterada.

Lo contrario es si tenemos una declaración en donde el precinto declarado no coincide con el precinto físico.Ahí estamos en una posición de alto riesgo que ese contenedor haya sido aperturado y usado para la realización de contaminación de la carga que es lo que tratamos de evitar que suceda”, relató.

El otro estado es el seguimiento en base a lo que es el canal y el módulo de selectividad. Para ello, la Aduana cuenta con el Sistema Integrado de Inteligencia Aduanera (SIIA) en el que se procesa la información referida al tema. “A lo que apuesta este sistema es a que toda esa información que se tiene esté concentrada en un lugar y nos sirva para mejorar en lo que son los controles y tener más información de la mano para poder realizar controles de calidad. Desde ahí también que se alimentan lo que conocemos como reglas que es donde se analizan las distintas declaraciones y de otras fuentes que también sacamos la información.

En base a esto lo que vamos a tener son datos donde vamos a poder realizar los controles que los podemos clasificar en dos tipos: aquellos que sean intrusivos y aquellos que no lo son, como es la utilización del escáner”, añadió.

Casella argumentó que desde la Aduana se busca “una mejora del control y un puerto seguro; es a lo que todos apostamos”.

Por último, intervino el prefecto del Puerto de Montevideo, Cap. Néstor Lemos, quien presentó algunos casos de éxito en la lucha contra el tráfico marítimo de estupefacientes en contenedores.

El seminario concluyó con una mesa redonda conformada por Vandecauter, Casella, Wilson, Baladán y Lemos, quienes presentaron sus conclusiones sobre la temática y respondieron algunas preguntas del público presente.

Al finalizar las ponencias, TCP ofreció una recorrida por sus instalaciones en el Puerto de Montevideo. Para ello se dispuso de dos ómnibus que transportaron a gran parte de los presentes hacia la terminal especializada de contenedores. Allí se recorrió el muelle, la playa de contenedores y los accesos a la misma.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos