/

Acuicultura: la alimentación del futuro, según la OIT

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) emitió su postura acerca de los embates del cambio climático y la problemática de la población mundial en las próximas décadas que requerirá los esfuerzos concentrados para promover empresas sostenibles.

“Aprovechar el potencial de la acuicultura para contribuir eficazmente a la alimentación de la creciente población mundial en las próximas décadas requerirá esfuerzos concertados para promover empresas sostenibles y trabajo decente para su mano de obra”, sostuvo la Organización Internacional del Trabajo (OIT) tras una reunión técnica mantenida con diferentes representantes de los gobiernos, empleadores y trabajadores sobre la acuicultura en la economía rural. 

Tras esta reunión internacional desde el 13 al 17 de diciembre, los representantes de diferentes sectores apuntaron a buscar respuestas sobre el hambre y la pobreza en las comunidades rurales que suelen ser las más empobrecidas. En la actualidad, la acuicultura representa una actividad que es fuente de muchos medios de vida y alimentos para los trabajadores. “Al menos 20.5 millones de personas trabajan en la producción acuícola primaria y muchas más participan de la cadena de acuicultura”. 

Problemáticas futuras como el crecimiento de la población mundial y las presiones medioambientales existentes en torno al cambio climático fueron tratadas tras la celebración del evento internacional. En este sentido, muchos representantes coincidieron en que la acuicultura tiene “potencial para afrontar de forma sostenible los retos de la seguridad alimentaria y nutricional”. 

En este sentido, desde la OIT se aseguró que existen muchos países en desarrollo que ven con buenos ojos el desarrollo empresarial, la creación de empleos y la diversificación de los medios de vida. «Si queremos garantizar que el sector de la acuicultura contribuya al crecimiento inclusivo y a las oportunidades de trabajo decente para un mayor número de mujeres y hombres, debemos crear unas condiciones equitativas y un entorno propicio para la producción sostenible y para que los trabajadores disfruten de sus derechos en el trabajo», sostuvo Magnús Magnússon Norɖdahl, presidente de la reunión.

Por su parte, el vicepresidente del grupo gubernamental, Fatih Acar, sostuvo que “el crecimiento sostenible e inclusivo de la industria de la acuicultura podría ser más beneficioso para aumentar los ingresos y los medios de vida de muchas personas en las comunidades rurales, tanto costeras como del interior”, para luego agregar que en este proceso es fundamental “contribuir a los esfuerzos de los gobiernos para aliviar la pobreza en los sectores rurales”. 

La pandemia provocó problemáticas tanto en las empresas como en los trabajadores del sector. Especialmente los del sector rural que se encuentran en una situación de mayor riesgo por estar expuestos “a jornadas de trabajo en espacios reducidos y a las bajas temperaturas”. 

En tanto, Krisjan Bragason, vicepresidente del Grupo de los Trabajadores, indicó que la actual pandemia “ha exacerbado la falta de trabajo decente en el sector. Pero muchos de estos déficits ya existían mucho antes de su estallido”. «El diálogo social, basado en el respeto de la libertad de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva, es la clave para encontrar soluciones que funcionen para todos», sintetizó.

1 Comentario

  1. Segun The economist la población de Uruguay es 96% urbana… solo debajo de Monaco..o sea el país esta desierto, estaría bueno que los pocos pueblos y caserios que quedan en el interior tuvieran internet para leer estos artículos…

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sindicales