Alimentados por «fake news», bolsonaristas piden un golpe

Manifestantes que apoyan al presidente se concentraron frente a cuarteles en San Pablo y Río de Janeiro.

Seguidores del presidente brasileño Jair Bolsonaro protestaron ayer frente a los cuarteles del Ejército en San Pablo y Río de Janeiro para reclamar a los jefes militares intervenir mediante un golpe de Estado e impedir la asunción del mandatario electo el domingo en las elecciones generales, Luiz Inácio Lula da Silva.

Los manifestantes entendieron -y así lo diseminaron por más de 220.000 grupos de WhatsApp y Telegram que dicen tener- que el discurso de este martes de Bolsonaro en el Palacio del Planalto, dos días después de haber sido derrotado, los invita a seguir manifestándose y reclamando fraude. El presidente evitó admitir la victoria de Lula y dijo que respetará la Constitución, a la vez que justificó las protestas, aunque se opuso a que sean violentas.

«Venimos a pedirle al Ejército que haga una intervención federal en las instituciones de Brasilia, en la justicia electoral, que se vote nuevamente porque hubo fraude. Nosotros somos el pueblo y no aceptamos las elecciones, queremos el recuento de los votos».

«Venimos a pedirle al Ejército que haga una intervención federal en las instituciones de Brasilia, en la justicia electoral, que se vote nuevamente porque hubo fraude. Nosotros somos el pueblo y no aceptamos las elecciones, queremos el recuento de los votos», dijo a Télam Marcelo Rossetti, uno de los organizadores de la marcha en San Pablo, vestido con una camiseta de la selección brasileña, que es usada desde 2015 por los seguidores de la ultraderecha. Según Rossetti, la manifestación debería permitir un golpe para evitar la asunción de Lula.

«Bolsonaro no reconoció la victoria de Lula en su discurso, por eso estamos acá, para no permitir que asuma», dijo entre gritos Marcia, levantando un cartel con la frase «No al Comunismo-Stop Comunism». La protesta generó un caos de tránsito en el feriado del Día de los Muertos frente al Comando del Sudeste de Ejército Brasileño, en inmediaciones de Parque Ibirapuera, uno de los lugares emblemáticos de San Pablo, la mayor ciudad sudamericana.

En la protesta, que estuvo convocada por grupos de WhatsApp y Telegram, muchos de los participantes entrevistados por la agencia argentina Télam repetían las noticias falsas que les llegaban a su celular, como que era inminente una decisión del jefe de Ejército para detener al presidente de la corte electoral, Alexandre de Moraes. En el lugar, sin embargo, no había dirigentes políticos de peso.

La consigna de los golpistas fue similar a la utilizada por Bolsonaro en la campaña: patria, familia, propiedad y libertad. Decenas de manifestantes montaron carpas en inmediaciones de la Asamblea Legislativa de San Pablo, frente a cuartel del Ejército, para realizar una «vigilia» para pedir que se anulen las elecciones. «Lula no puede asumir, fue condenado y no tendrá respiro si asume el gobierno», comentó un hombre que se identificó como Rafael Vieira, quien aseguró que quien dio un golpe de Estado fue «el Supremo Tribunal Federal» al anular la condena de los cargos de corrupción contra el ahora presidente electo.

5 Comentarios

  1. Creo que los Uruguayos somos poquitos , pero nos identificamos por dar catedra en politicas democraticas , Jamas un Uruguayo va a ser tan ignorante, de no reconocer una victoria politica, en elecciones Democraticas.

  2. Si los amos así lo quisieran, los milicos toman el poder en Brasil o en cualquier lugar del mundo.
    Por lo tanto no habra golpe sin la anuencia de los del norte.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo