Otro tipo de mascotas

Alternatus Uruguay: un espacio sin prejuicios

Uno de los principales cometidos del reptilario Alternatus Uruguay es reducir el estigma sobre esta otra clase de animales que no suelen ser ni perros ni gatos. Tanto Irasema Bizais como Ignacio Etchandy, quienes desde 2002 se abocan a esta tarea, consideran que animales como las serpientes, arañas o lagartos merecen una oportunidad.

“Pasamos de ser una asociación familiar a una empresa, somos un criadero de reptiles que se originó en 2012, tras la obtención de los permisos necesarios por parte del Ministerio de Ganadería y Pesca que dio comienzo a esta clases de emprendimientos”, explicó Bizais. 

Tanto ella como Etchandy se conocieron en México, de donde es originaria Bizais, mientras él se encontraba buscando fauna silvestre proveniente del lugar. Al contrario de lo que se cree, según relató, esta clase de asociaciones sirven para “evitar el tráfico”. En los espacios del centro, por ejemplo, los animales no están en peceras a la espera de ser comprados sino que se encuentran libres mientras son observados por niños o adultos. 

Los ingresos del reptilario Alternatus, ubicado en el Parque La Cascada de Piriápolis, no provienen de los animales comercializados sino de las entradas vendidas a excursiones de interesados particulares o de estudiantes de secundaria o primaria. 

“En Uruguay no se pueden comercializar serpientes venenosas, no hay posibilidad de mantenerlo de forma legal, ni caimanes y cocodrilos. Acá no se permite pero si te habilitan animales que son los más populares del mundo”, explicó Bizais. 

La serpiente de maíz, una culebra norteamericana de no más de un metro que tiene colores en amarillo y blanco o negro y amarillo, es uno de los animales predilectos por los uruguayos. Otro es el pitón bola, un reptil con muchísimos colores, de un metro de largo y contextura gruesa. Tienen la cabeza triangular y cuando se asustan se hacen una bola, pero no son venenosas.

Por otro lado, también está Dragón barbudo australiano, que es una de las mascotas que no crecen mucho más de 40 centímetros y la cola es la mitad del cuerpo, tiene escamas en forma de espina que son suaves, y al ser lagartos y no serpientes “son más afectivos con otros animales”. 

Otra mascota con lazos afectivos son las tortugas de agua dulce, fáciles de mantener y se vinculan con la gente “tanto así que responden al nombre que se le designa”

Desde su experiencia personal, con el trato y la enseñanza que dejó a su familia, siempre consideró que conocer esta clase de animales lleva a desentenderse de “prejuicios”. “En México es común tener caimanes o cocodrilos al igual que serpientes o los comunes perros o gatos, esto ayuda a conservar la fauna silvestre de un lugar”, puntualizó.

En cambio, desde su experiencia laboral pudo deducir que los prejuicios se derriban no solo en considerar estos animales como mascotas, sino en simplemente “darlos a conocer” y que se difunda la temática para cuando una persona encuentre una serpiente “no la mate sino que llame a especialistas”. 

“Recibimos llamados por serpientes desde Salto, Rocha y diversos departamentos del país. Hay diversas serpientes venenosas de muchos colores en Uruguay. Por ejemplo, nosotros nos instalamos en Piriápolis porque esta era considerada una zona caliente de serpientes”, sostuvo. 

Las serpientes arriban al centro en botellones de plástico para que ellos puedan identificarlas y reubicarlas en otros lados, las personas de la zona comenzaron a considerarlos y dejaron de “matar animales”. “Criamos animales como mascotas porque es uno de los pilares in situ para la conservación. En especial porque hay que satisfacer una demanda de animales, que suele no estar regulada porque no se habilitan centros. Nosotros criamos a animales dóciles e inofensivos”, explicó.

“Tampoco tenemos a los animales solo para que se reproduzcan, sino para que convivan con nosotros. Por lo tanto, los cuidamos con cariño y respeto”, aseguró. Además de ser un reptilario, son un centro de rescate con un protocolo elaborado para cuando las personas encuentran en su casa un animal y quieran sacarlo. 

Más datos:
Por el mes del medio ambiente, el reptilario Alternus brindará un ciclo de charlas bajo el nombre “Junio verde, Junio de veneno”, con información sobre animales y vegetales venenosos en Uruguay. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos