Argentina destraba compra con Pfizer, Moderna y Jonhson & Jonhson

«El Presidente tomó la decisión de firmar un Decreto de Necesidad y Urgencia para que la Argentina pueda adquirir vacunas pediátricas y para que pueda ampliar el espectro de vacunas disponibles», informó Ibarra.

La secretaria de Legal y Técnica de la Presidencia de Argentina, Vilma Ibarra, anunció este viernes que el presidente Alberto Fernández ya tiene a la firma un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para habilitar la compra de vacunas de Pfizer, Moderna y Jonhson & Jonhson. Además destacó que es «el resultado de un proceso largo» porque son «negociaciones complejas».

«El Presidente tomó la decisión de firmar un Decreto de Necesidad y Urgencia para que la Argentina pueda adquirir vacunas pediátricas y para que pueda ampliar el espectro de vacunas disponibles», subrayó Ibarra durante una conferencia de prensa en Casa Rosada junto a la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

En ese marco, la secretaria de Legal y Técnica Ibarra indicó que el decreto se publicará mañana en el Boletín Oficial para ponerlo en vigencia y destrabar la adquisición de esas vacunas.

La nueva norma crea un Fondo de Reparación Covid-19 para responder al pago de indemnizaciones ante la eventualidad de que una persona pueda ser dañada por la aplicación de una vacuna.

Al respecto, Ibarra explicó que se trata de «un mecanismo que existe en muchos países del mundo y da tranquilidad a respecto de las contrataciones».

A su turno, la ministra de Salud aseguró que el decreto «abre tres posibilidades para recibir dosis. Los convenios con laboratorios, el mecanismo COVAX y las oportunidades de donaciones de diferentes Estados, fundamentalmente de Estados Unidos».

«Estamos trabajando para que los menores de 18 años reciban lo antes posible la vacuna que esté disponible. Es incompleto pensar que una única vacuna puede estar disponible en la Argentina en el mediano plazo. Son varias las que pueden estar disponibles y estamos trabajando con todos los proveedores», enfatizó Vizzotti.

Vacuna Pfizer en Argentina

Por su parte, la secretaria de Legal y Técnica puntualizó que el decreto es «el resultado de un proceso de conversaciones y negociaciones con laboratorios. Debimos encontrar la forma de compatibilizar las necesidades que expresaban los distintos laboratorios con los intereses que tenemos que proteger para la Nación argentina y para la población en general».

«Siempre se empieza con una serie de exigencias y hay que ir hablando qué es posible y qué no es posible. Es un proceso largo y debimos atender a los intereses de nuestro Estado Nacional y de población en general y entender también los requisitos y las necesidades que tenían las empresas», subrayó. Además, destacó que «llegar a esta compatibilización es un proceso arduo, donde se trabajó muchos con los equipos técnicos y jurídicos».

Ibarra puntualizó que «en los contratos en general que se vienen firmando, y también en estos, rigen cláusulas de confidencialidad». Además aclaró: «Esto es usual, no es sólo para este tipo de vacuna. Específicamente la ley regula esto. Los contratos de confidencialidad son ley entre las partes».

El DNU cambiará algunas de las definiciones de la ley que se aprobó el año pasado para habilitar la compra de vacunas. Entre ellas, la mención a la «negligencia» y a las «maniobras fraudulentas», que según el Gobierno trababan un acuerdo.

En ese punto, precisó que la posible «negligencia» se arreglará en «la parte contractual» cuando el Estado firme un contrato con un laboratorio y que la mención a las «maniobras fraudulentas» será reemplazada por «conductas dolosas».

Estas cuestiones netamente jurídicas, según el Gobierno, permitirían destrabar la adquisición de vacunas provenientes de esos laboratorios.

Nicolini: «No se ha tenido que ceder a las exigencias de Pfizer ni de ningún laboratorio»

La asesora presidencial Cecilia Nicolini advirtió hoy que el Gobierno nacional no tuvo que «ceder» a «las exigencias de Pfizer ni de ningún laboratorio».«Por supuesto que no se ha tenido que ceder a las exigencias de Pfizer ni de ningún laboratorio. El DNU es el resultado de varios meses de negociaciones para ver de qué manera se puede adecuar una norma. Para que pueda compatibilizarse con los intereses de un laboratorio y los que nosotros tenemos la responsabilidad de defender», resaltó Nicolini.

En declaraciones televisivas consignadas por NA, la asesora presidencial hizo hincapié en la necesidad de «poder compatibilizar esa necesidad que tenemos como Estado Nacional. De adquirir la mayor cantidad de vacunas lo antes posible para toda la población, pero siempre resguardando los intereses del Estado y de todos los ciudadanos». En ese marco, subrayó que «el principal objetivo» del DNU es «tener una norma que permita avanzar en contratos que permitan la adquisición de vacunas».

Además, la funcionaria nacional precisó que la medida no tiene el objetivo cerrar un acuerdo con «un laboratorio específico», sino que se busca acordar «con varios».«El DNU crea un marco regulatorio sobre cuestiones legales para avanzar con los contratos, recibir donaciones y obtener vacunas por medio del mecanismo Covax», puntualizó Nicolini.

En otro tramo de la entrevista, la asesora presidencial destacó que «no hay hasta ahora ninguna vacuna con fines pediátricos que haya sido aprobada por la ANMAT». Por lo que el acuerdo con laboratorios que cuenten con dosis para esa franja etaria es «una prioridad» para el Ejecutivo.

1 Comentario

  1. Parece que en el título las «h» están mal colocadas ! se debería ser más exigentes con los redactores o comunicadores. Y se han leído cosas peores.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.