Artigas rural, productivo y religioso

En su momento, el cultivo de tabaco en Artigas fue una de las actividades que dio trabajo a un número importante de la población del departamento. En la actualidad, forma parte de un circuito que incluye su parte rural, la elaboración y venta de productos artesanales, y el turismo religioso.

Ubicado a tan solo 12 y 17 kilómetros de la capital departamental, se encuentran dos zonas rurales muy pintorescas y con una fuerte tradición en lo que es el cultivo de tabaco, producto que fue sustento de cientos de familias en la zona y que hoy cuenta con unas 70 que mantienen esa tradición y forma de ingresos familiar.

Con su paisaje muy particular, y a orillas del río Cuareim, se convierte en una ruta turística que año a año viene creciendo. Además, la construcción de la Capilla de la Virgen de los 33 en Cerro de la Estiva ha contribuido en sumarle un atractivo más al lugar como también permitió indirectamente que los vecinos se unieran para sumar fuerzas y así trabajar en conjunto.

Es así que surge en el año 2017 el emprendimiento “Mujeres Rurales–Estiva y Guayubira” involucrando a más de 10 familias. Estas mujeres se dedican a lo que es la elaboración y venta de productos artesanales de la zona, como ser pan casero, torta frita, dulce de leche, dulce de zapallo, dulce de boniato, dulce de ambrosía, entre otros sabores típicos de lo que es la cultura gastronómica y tradicional de Artigas.

Esto demuestra que una comunidad organizada puede lograr por si sola integrar un circuito turístico y/o gastronómico que genere ingresos, no solo personales, sino que también colectivos. A su vez, demuestra que más allá de las piedras semipreciosas y el carnaval, el departamento cuenta con una calidez única y reconocida a nivel nacional, que es la impronta y generosidad de sus habitantes.

Plantaciones de Tabaco

En zona de Estiva y Guayubira lo que predomina es el plantío de Tabaco. Con un enfoque turístico y también descubriendo la realidad de la zona, se pueden visitar chacras y conocer como es todo el proceso de plantío y cosecha del tabaco, y como recuerdo se pueden llevar hojas de tabaco.

Este circuito rural abarca tres puntos en concreto a visitar: el Cerro de la Virgen de los 33, plantaciones de Tabaco y el Mangrullo (Mirador panorámico). Pero al comenzar el viaje y en su transcurso, hay mucho más atractivos que seguro les van a encantar a los turistas.

Es un recorrido por la zona rural del departamento que se encuentra hacia el sur de la ruta 30, a unos 18 kilómetros en dirección a la ciudad de Rivera.

Ambas zonas, Estiba y Guayubira, poseen un gran atractivo tanto por su paisaje en particular como por su riqueza natural, un monte indígena ribereño sobre la costa del río Cuareim con una biodiversidad muy rica tanto en fauna como en flora.

Cerro de la Virgen

Es un lugar alto donde se puede apreciar una vista panorámica de toda la zona de Estiva y Guayubira, las pequeñas chacras dedicadas a la plantación del tabaco y sus hornos de secado del tabaco es lo que caracteriza a este lugar.

En este cerro, como santuario, está la Virgen de los 33. Lugar de peregrinación y meditación en un entorno natural hermoso. En Octubre de 2019 se inauguró una pequeña capilla denominada “Nuestra Señora de la Estiva”, cuya arquitectura simple y moderna fue pensada para preservar la vista panorámica de la zona, lo que la hace única y encantadora.

El cerro se encuentra por la ruta 30, a 12 kilómetros de la ciudad. Para acceder se debe ingresar por el camino Vecinal.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos