Bandera de humo en Brasil: el uso político del fútbol

Flavio de Campos, historiador brasilero, señaló que la designación de Brasil como sede de la Copa América será aprovechado por Bolsonaro para mejorar su imagen a través del fútbol.

Desde que se sabe que la Copa América se juega en Brasil, el gobierno brasilero celebra desde todos los frentes. El historiador Flavio de Campos analizó la decisión como una “gran cortina de humo” y que la decisión no es casual. Según informó el diario español, El País, para el investigador sociocultural del fútbol, de la Universidad de San Pablo, la única misión del Gobierno es mejorar la imagen de Bolsonaro, en un contexto de crisis economía y social, plan de vacunación atrasado y líderes de la oposición ganando popularidad.

Segú Flavio, La cortina de humo es hacer un evento absolutamente inoportuno en un momento en que el Gobierno está acorralado. Bolsonaro está en campaña electoral y jugará con todo lo que tiene para mantener su popularidad. Es natural que utilice políticamente el deporte más popular del país”.

Al Presidente de Brasil lo corren por todos los frentes. Los brasileros protestan ante la crisis, sus aliados son obligados a declarar ante la comisión parlamentaria que investiga posibles irregularidades en el manejo de la pandemia, y los posibles candidatos opositores, para las elecciones de 2022, incrementan a diario su popularidad. Además, tiene a la comunidad científica en su contra, que se opone a realizar el torneo.

El único compromiso de Bolsonaro con el fútbol es utilizarlo para mejorar su propia imagen”.

Es común verlo posar o en actos con remeras de distintos equipos de fútbol. Además, en el 2019 y en plena investigación por el Vaza Jiato (proceso por el cual se investigó al exjuez, Sergio Moro, por conversaciones sobre el Caso Lula) invitó al propio involucrado a un partido en el Maracaná para que lo aplaudan. Un mes después fue rechazado por el público brasilero, en pleno festejo por la obtención de la Copa América.

Desde el Gobierno de Brasil, se ha justificado constantemente la celebración de la Copa, alegando que se juegan otros torneos en el territorio. Tanto nacionales como copas internacionales (Sudamericana y Libertadores).

Para el investigador estas comparaciones forman parte de un discurso de “falsas simetrías” que buscan “liberar al presidente de sus responsabilidades”.

De todas formas desde la ciencia y varios sectores del periodismo se posicionan contrarios a la idea.

También, una vez conocidas las sedes, el Gobernador de Cuiabá, lugar donde se disputarán varios partidos, declaró estar en contra y agregó que “Vivimos una pandemia y el momento no es el adecuado por respeto a los miles de muertos y casos confirmados”.

Desde la Conmebol, y a través de sus redes, se intenta “desmitificar” las críticas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.