Biden no puede obligar a vacunarse o hacerse test a los empleados de grandes empresas

La inoculación sí será exigible para el personal que trabaja en centros sanitarios que reciben fondos en todo el país, según el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos bloqueó este jueves el plan de la Administración de Joe Biden para exigir que todos los empleados de grandes empresas se vacunen contra la Covid 19 o se sometan a pruebas del virus de forma habitual. La máxima autoridad judicial del país, de mayoría conservadora, ha establecido que el Gobierno sobrepasó los límites de su autoridad con ese mandato, si bien sí ha aceptado la vacuna obligatoria, como excepción, para las personas que trabajen en centros sanitarios que reciben fondos públicos, es decir, la mayoría.

El requerimiento se centraba en compañías de más de 100 trabajadores, lo que se hubiese traducido en la vacunación obligatoria o los test de frecuencia semanal en unos 84 millones de trabajadores en Estados Unidos. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, por sus siglas en inglés), que vehiculaba este plan, contemplaba sanciones a de hasta 14.000 dólares (en los casos más graves) para empresas que incumpliesen la orden, aunque contemplaba exenciones a empleados por motivos médicos y religiosos. La medida iba a entrar en vigor el 4 de enero, pero un grupo de Estados republicanos liderados por Ohio y un grupo de negocios lo recurrieron.

“Permitir a la OSHA regular los riesgos de la vida diaria -simplemente porque la mayor parte de estadounidenses tienen trabajos y se enfrentan a los mismo riesgos durante su jornada- expandiría de forma muy significativa la autoridad regulatoria de la OSHA sin una clara autorización del Congreso”, concluye el Supremo en su opinión.

Los tres jueces progresistas del Supremo, Sonia Sotomayor, Elena Kagan y Stephen Breyer, disintieron de la mayoría conservadora y opinaron que el mandato de Biden no debía bloquearse. Los seis conservadores, que forman una mayoría holgada en un órgano de nueve magistrados, se posicionaron en sentido contrario, si bien cuatro de ellos también discreparon de la obligatoriedad de la vacunas para los trabajadores del sector sanitario. El presidente del alto tribunal, John Roberts, y Brett Kavanaugh, ambos conservadores, se unieron a los progresistas para salvar esta parte del plan del Gobierno con 5 votos a favor y 4 en contra.

1 Comentario

  1. Esto de la vacuna, si, o no, deja de manifiesto el ser humano en medio de una Pandemia, todavía así,
    le cuesta entenderse. No nos preocupemos, males y sufrimientos mayores vendrán, hasta que sí halla consenso!

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo