Brujos regresan a Gualeguaychú

A finales de octubre de este año, a las 4 de la mañana, el policía Mauro Reinaldi, mientras cumplía su turno de guardia en la Jefatura Departamental de Gualeguaychú (Argentina) subió a revisar las celdas que estaban vacías del piso superior.

Los prisioneros tenían miedo debido a «sonidos extraños, golpes y gritos» que se escuchaban y que los tenía atemorizados. Cuando el oficial pasó por una de las celdas, una fuerza extraña lo agarró y lo atrajo. “Comencé a pelear contra un hombre de negro, encapuchado. (…) Yo estaba lleno de rasguños”, dijo. “Me quería matar, la fuerza era impresionante, no me lo podía sacar de encima”. Los reclusos “vieron el forcejeo” y a la extraña sombra que le decía “te voy a matar”.

El uniformado fue asistido por sus compañeros y trasladado de inmediato al hospital Centenario. Permaneció un par de horas internado, antes de ser liberado. Ahora se refugia en su casa, donde está siendo contenido por sus familiares y psicólogos. Este incidente, hasta ahora sin explicación, provocó un horror importante entre la gente de la ciudad. Un sacerdote fue invitado para consagrar el lugar y velar por la seguridad de los funcionarios y de quienes se ven obligados a permanecer encerrados, a pesar de los hechos ocurridos.

Reinaldi está convencido de que lo atacó “un hechizo satánico”. Todas las noches sufre de pesadillas y no cree poder superar el trauma que pasó. “No volvería, bajo ninguna circunstancia, a trabajar en ese lugar”, dejó en claro ante los periodistas que lo entrevistaron.

Decidimos investigar lo que sucedió en la ciudad, visitamos la jefatura departamental de la ciudad y hablamos con el subjefe Sr. Fabricius E. “Esta historia tiene su propio comienzo de detención mucho antes de esto, cuando unos sextantes, o brujos, detenidos se suicidaron en la misma celda, en los años cuando practicaron los experimentos de la magia negra en la ciudad”, informó Fabricius E.

Incidentes similares han estado ocurriendo en diferentes partes de nuestro planeta durante mucho tiempo. Nadie puede decir con certeza qué los provoca, pero una cosa es segura: nuestro mundo no se comprende completamente, y hay muchas cosas desconocidas e inexplicables en él, que causan pánico entre la gente. ¿Ha pasado algo similar en su vida?.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Opinión