Calefacción segura

Ante la llegada del invierno y con él los primeros fríos todos los recursos de calefacción, acondicionamiento ambiental y confort se ponen en marcha. Aires acondicionados, Convectores, radiadores, climatizadores, calefactores, estufas eléctricas, a gas y otros implementos son activados para procurar ambientes más cálidos y agradables. Sin embargo pocas veces se le presta la debida atención que requieren estos implementos en su mantenimiento y limpieza para evitar fallas mecánicas o estructurales que puedan desembocar en accidentes.

El estado de la instalación eléctrica en los hogares y oficinas, los toma corrientes, los alargues, las cañerías de gas, la cercanía de artefactos eléctricos o que levantan temperatura cerca de otros inflamables, la ventilación de los ambientes y el estado de chimeneas o paneles de los electrodomésticos son aspectos a tener en cuenta habitualmente para evaluar su estado y rendimiento.

En general es recomendable no dejar artefactos encendidos si no se encuentran bajo la supervisión de alguien. Un mínimo descuido o ausencia puede generar el inicio de grandes incendios o daños generales, en cuestión de muy poco tiempo.

Por otro lado, las distintas formas de calefaccionar las habitaciones y las camas es muy importante también. Si se trata de bolsas de agua caliente, o de semillas o de calienta camas es muy importante verificar el estado de estos implementos así como del estado de los colchones y cobertores. No es recomendable dejar artefactos encendidos sin la supervisión o vigilancia de alguien, al igual que no es recomendable dormirse con estos artefactos encendidos.

La dirección nacional de Bomberos, a través del sitio Web del Ministerio del Interior informa lo siguiente:

«En este invierno proteja su hogar y la vida

– Evite colgar o acercar ropas o materiales de fácil combustibilidad (manteles, cortinas, alfombras, etc) en las estufas o calefactores; en caso que las utilice para secar ropas (sabiendo que no es su finalidad) mantener una distancia mínima de un metro y medio.

– Nunca dormir con estufas a combustión encendidas, ya que la llama al descubierto consume oxigeno del ambiente.

– No guardar cerca de los aparatos de calefacción, ni acercar, ni arrojar líquidos inflamables.

– El uso de braseros o fuego para calefaccionarse en el interior de la vivienda genera altas concentraciones de monóxido de carbono, su uso en el interior de los hogares es altamente peligroso para la vida de las personas.

– En caso de estufas a leña utilice siempre un chispero o protección similar.

– Solo utilice equipos eléctricos cuando la instalación eléctrica este en condiciones.

– Antes de utilizar equipos de calefacción o estufas a leña revise su estado y limpieza. El mantenimiento previo de estos equipos disminuye considerablemente el riesgo de incendio.

– Si percibe olor a gas procedente de alguna estufa o cualquier otro aparato, ventile la vivienda y cierre la llave del gas, no utilizando fuentes calor.

– Las velas pueden ser peligrosas, no las deje nunca encendidas sin vigilancia.

– Controle el estado de aquellos elementos que utilizan en la cama (por ejemplo bolsas térmicas, de semillas, etc) para calefaccionarse.

Ante cualquier emergencia llame al 104 o 911.»

Acceda a las recomendaciones de Bomberos a través de la Web aquí: https://cutt.ly/nnKjKBK

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Pura Vida