Balance del año 2021 y futuro

Carrasco: “instituto de puertas abiertas y para todo el país”

El vicepresidente del Instituto Nacional del Cooperativismo (Inacoop) en diálogo con Diario La R hizo un balance del año 2021 en donde lograron avanzar en varios aspectos y realizaron una reestructura organizativa, además de los planes para este 2022.

Vicepresidente de Inacoop, Andrés Carrasco / Foto: Parlamento

El Instituto Nacional del Cooperativismo (Inacoop) trabajó durante todo el 2021 en políticas sociales que impactaron en el sistema cooperativo, a pesar de la situación de pandemia por Coronavirus / Covid-19 que existía y todavía existe con la variante Ómicron en Uruguay

“No hay que olvidarse que nosotros arrancamos hace 18 meses en plena pandemia. (A fines de año) hicimos el recuento con el Consejo de toda la actuación que hemos tenido en este año y medio y uno se sorprende de cómo este Directorio integrado por tres partidos políticos: Nacional, Independiente y Colorado, ha llevado adelante (dichas) políticas y han volcado las herramientas del cooperativismo al servicio de la sociedad y al desarrollado del propio sistema, a pesar de dicha coyuntura”, manifestó a Diario La R, el vicepresidente del Inacoop, Andrés Carrasco.

En ese tiempo evaluado vieron el desarrollo que tuvieron distintos mecanismos y como se fortalecieron otros, como por ejemplo puede ser el Fondo Rotatorio Especial (Frecoop). Además de eso, vieron una nueva impronta en la profesionalización de la gestión a través de Incubacoop y el Programa de Mejora de Gestión.

“Por otro lado, el año pasado se presentaron cooperativas al Premio Nacional de Calidad por medio del Instituto Nacional de Calidad (INACAL). Para nosotros eso fue satisfacción muy grande. Fue la primera vez que intervenimos en esta premiación (a través de este Instituto). (Esto) marcó el acento y la importancia que le damos”, comentó.

A su vez, realizaron una reestructura organizativa del Instituto ya que entienden que es mucho más ajironada a los tiempos modernos. Ahora hay mayor dinamismo en la toma de decisiones, comunicaciones transversales y un abordaje amplio e integral de todos los temas. Todo eso hace que haya un Instituto realmente dedicado y puesto al servicio del sistema cooperativo como debe ser, según dijo.

Con respecto a este año, van a continuar con la transformación del Instituto además de afianzar las políticas que están a disposición del sistema cooperativo y darle los instrumentos para que eso sea posible.

“Sin ir más lejos, en la última sesión de directorio, aprobamos líneas de crédito por medio del Frecoop, para que tenga las garantías de cobro pero también el dinamismo para atender las necesidades. También (hay que) crear disponibilidades crediticias a sectores que de repente no cuentan con los recursos necesarios como es el sector agropecuario por los límites que se manejan”, señaló.

Si vemos el Fondo para el Desarrollo Cooperativo, antes Fondo de Desarrollo Cooperativo (Fondes), no se cambió la Ley pero si varios conceptos importantes y ahora buscarán potenciar esta herramienta para que sea una servicio para toda la economía social y solidaria como también parael sistema cooperativo. Según señaló, debe tener proyectos sustentables que apuesten a innovar en procesos y a volcar un cambio y una transformación en cada una de las empresas.

Además, “estamos en la generación de mecanismos, como por ejemplo la firma del convenio con la Comisión Técnico Mixta de Salto Grande, donde tenemos que impulsar todo lo que es el cooperativismo en el litoral. Queremos generar un fomento de la actividad cooperativa, mejorar y profesionalizarla gestión. También queremos generar una incubadora y una aceleradora dedicada a atender problemas puntuales del litoral, tanto de Salto, Paysandú como toda la zona de influencia de dicha Comisión.

Entendemos que esto va ser llegar el Instituto a todos los rincones del país, que era uno de los desafíos que nos habíamos puesto. Es una herramienta más para lograr ese cometido. Todas estas cosas son importantes para abarcar que el Instituto sea uno de puertas abiertas y (para) todo el país”, agregó.

Por otro lado, buscamos fuentes de trabajo y firmamos convenios con instituciones públicas, ya que esta es una de las tantas herramientas que tienen para generar espacios en el sistema cooperativo y para que estas (cooperativas) intervengan en trabajos. Esos se dan en acuerdos con Intendencias, la Administración Nacional de Usinas y Transmisiones (UTE) y la Administración Nacional de las Obras Sanitarias del Estado (OSE).

“(Un ejemplo de eso, fue que hace poco) nos pusimos en contacto y hemos mantenido algunas charlas con el Ministerio de Desarrollo (MIDES) para instaurar un plan piloto en el Sistema Nacional de Cuidados que está integrado por 4500 cuidadores de diferentes lugar. Ahora por medio de ese plan se podrán cooperativizar y llevar adelante los servicios de esa forma”, sostuvo.

Por último, consultado sobre la Capital Nacional del Cooperativismo subrayó que es muy importante para el Inacoop porque genera desarrollo local y un acercamiento del mismo a la localidad o departamento que le toque ser Capital Nacional. Para este año la elegida fue Tacuarembó. “Pasar el norte del Río Negro es un hecho medular en el desarrollo del cooperativismo”, concluyó.

LA CLAVE:

“Tenerlo en Tacuarembó va ser una forma, no solo de regar la semilla que está ahí sembrada sino a su vez hacerla crecer con buena fertilización. Es decir, generar que el cooperativismo se expanda y que logre ser una salida para muchos de los habitantes de Tacuarembó”

Andrés Carrasco – Vicepresidente del Instituto Nacional del Cooperativismo

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos