La institución adquirió equipamiento de última generación que permite mejorar la calidad de vida de los pacientes y disminuir la morbimortalidad.

CASMU optimiza la calidad de los tratamientos en su Centro de Hemodiálisis

Las enfermedades renales se definen como aquellas afecciones que generan una disminución progresiva en el funcionamiento de los riñones. Estas son, en un gran porcentaje de los casos, consecuencia de dos enfermedades crónicas en los adultos: la hipertensión arterial y la diabetes.

Cuando a estas patologías no se le brinda la atención correspondiente, ni se mantiene un  tratamiento en forma sostenida, se  generan daños en órganos como el corazón, el cerebro y los riñones.

Si bien la detección temprana de la enfermedad renal permite, mediante la consulta a un nefrólogo y a un equipo multidisciplinario, poner en práctica las medidas necesarias para enlentecer la progresión de la afección y alejar la necesidad de inicio de la diálisis, existen casos en que esta se vuelve inminente.

Motivado por ofrecer la mejor atención a los pacientes con enfermedades renales crónicas, CASMU incorporó a su Centro de Hemodiálisis cinco equipos  de última generación que permiten la realización de hemodiafiltración. Este tratamiento ofrece muy buenos resultados ya que permite dializar a 30 usuarios en simultáneo y a un total de 180 cada día.

«En nuestra apuesta a la innovación como medio para ofrecer un tratamiento que promueva una mejor calidad de vida a los pacientes y disminuya la morbimortalidad, fue que incorporamos este nuevo equipamiento. Esta acción representa nuestro esfuerzo y compromiso constante con la calidad de los tratamientos que brindamos a nuestros usuarios», expresó la doctora Laura Solá, directora del centro.

El primero de los nuevos equipamientos de hemodiafiltración comenzó a funcionar a principios de octubre de este año y actualmente ya se están empleando los cinco equipos adquiridos. «El objetivo está en poder contar con 15 de ellos en el corto plazo», informó la profesional.

La hemodiálisis es un tratamiento que se emplea para sustituir la función de los riñones en aquellos pacientes con dificultades renales. El procedimiento genera una filtración de las toxinas y el agua de la sangre, lo que permite controlar la presión arterial y dar equilibrio a minerales como el potasio, el sodio y el calcio.

En el proceso, la hemodiálisis bombea la sangre del paciente para pasarla a través de una membrana semipermeable, en la que el líquido dializador elimina las sustancias tóxicas que afectan su calidad sanguínea y perjudican su salud.

Este tratamiento no proporciona una cura a las patologías renales, pero mejora ampliamente la calidad y extiende la esperanza de vida de los pacientes. En ocasiones más severas es necesario el trasplante de riñón para brindar una solución definitiva.

Por su parte, la hemodiafiltración se ajusta al mismo procedimiento, pero utilizando un flujo de agua mayor a 22 litros por sesión, con lo que se proporciona una mejor filtración en la sangre y eliminación de toxinas.

«CASMU es  la única institución médica privada que ofrece este tratamiento utilizado a nivel internacional y que ha evidenciado ofrecer los mejores resultados para que los pacientes tengan una mejor calidad de vida», expresó Solá.

Para acompañar este proceso y promover los mejores resultados, el Centro de Hemodiálisis de CASMU innovó en la implementación de algoritmo que selecciona a los pacientes idóneos, que cuenten con un acceso vascular suficiente para permitir una diálisis de mayor flujo.

El bienestar del paciente como bastión

En el Centro de Hemodiálisis de CASMU, un equipo multidisciplinario de profesionales está a disposición para atender en cada sesión los pacientes y ajustar los procesos en base a sus necesidades, generando así una estadía confortable y saludable durante el proceso de diálisis. 

En esta  línea, la actual administración liderada por el doctor Raúl Germán Rodríguez, ha priorizado en su centro elementos de confort para los usuarios, quienes deben pasar entre cuatro y doce horas semanales allí para recibir el tratamiento.

Se instalaron modernos sillones que pueden reclinarse totalmente y que los pacientes pueden ajustar según sus necesidades, además de un equipo de televisión individual que pueden manejar mediante control remoto, así como acceso a wifi.

Los aspectos edilicios  que distinguen el centro  también reflejan este sentimiento de brindar una estadía confortable para los usuarios. Su amplia y moderna planta física fue diseñada con ventanales que permiten el ingreso de luz natural y la visualización del paisaje exterior.

Su disposición fue pensada para mejorar la calidad de atención a los pacientes así como el trabajo del equipo de salud. Un ejemplo de ello es la cercanía con los usuarios que tiene la enfermera a cargo, al contar con un puesto de atención centralizado que le permite la visualización permanente de los pacientes y sus máquinas de diálisis.

«En CASMU siempre pensamos en ofrecer lo mejor a los usuarios y particularmente en el Centro de Hemodiálisis sabemos que la calidad de vida obtiene un valor mayor. Es así como cada día caminamos hacia la mejora de nuestros servicios, para que los pacientes puedan vivir más y mejor, contando con equipamiento y personal de excelencia», explicó Solá.

Cuarenta años en constante evolución 

El Centro de Hemodiálisis de CASMU abrió sus puertas en 1981 y fue el primero en brindar asistencia a pacientes con patologías renales crónicas a través de la hemodiálisis.

Este hito transformó a CASMU en la primera institución médica en inaugurar uno los primeros centros de diálisis del país, en el mismo año en que se hizo posible la cobertura financiera de este tratamiento por el Fondo Nacional de Recursos (FNR).

Desde sus inicios, la búsqueda constante de innovación y mejora del servicio han favorecido a la evolución del centro.

Fue así que en 2014 cambió su sede y se instaló en su actual ubicación en Av. Luis Alberto de Herrera 2421, siendo el centro de diálisis más grande del país y adquiriendo equipamiento que permite obtener agua ultrapura de la mejor calidad a través de un sistema totalmente automático.

En 2018, se convirtió en el primer centro del país en suspender la reutilización de filtros, ofreciendo una óptima calidad y una mayor seguridad al evitar volver a utilizar estos elementos, que perdían su capacidad de diálisis con cada esterilización.

Estas modificaciones hacia un sistema más óptimo llevaron a que ese mismo año el centro fuera el único en Uruguay certificado con las Normas ISO 9001 2015, status que mantiene en la actualidad.

Este año, el centro continúa en su camino hacia la mejora del servicio, con la incorporación de equipos de hemodiafiltración de excelencia y con un personal altamente capacitado.

Todas  las innovaciones que CASMU ofrece, como la incorporación de estos nuevos equipos en el Centro de Hemodiálisis, o la inauguración de policlínicas especializadas, están disponibles tanto para los socios de la institución como para los no socios que deseen tener una consulta de forma particular.

Para obtener mayor información  los interesados pueden comunicarse por teléfono fijo al  24875333 interno  5204 o por celular y WhatsApp al 092135254.

También pueden enviar un mail a caventadeservicios@casmu.com o acceder a través de la web de la institución www.casmu.com.uy

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Empresas