«Cobarde», «abortero», «corrupto», «malandra»: el debate de anoche entre Bolsonaro y Lula

Ambos candidatos protagonizaron anoche el último encuentro, organizado por la cadena O Globo, en un intercambio encendido con acusaciones mutuas.

El último debate presidencial para el balotaje de este domingo comenzó ayer puntualmente a las 20.31 (misma hora en Uruguay) en el canal de televisión O Globo con la participación del mandatario Jair Bolsonaro, del Partido Liberal, y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, por una coalición de fuerzas que lidera el Partido de los Trabajadores (PT).

En el primer tramo del debate el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció que a partir del año próximo el salario mínimo será de 1.400 reales y entabló un intercambio con el candidato opositor, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien tildó de «mentiroso».

Lula interrogó al mandatario en ejercicio sobre su política de Estado para insertar al país en el mundo y lo acusó de carecer de una política externa eficaz.

Bolsonaro, en respuesta, afirmó que Lula, luego de los escándalos del «mensalao y el petrolao fue condenado en tres instancias, y está aquí porque tiene amigos en el Superior Tribunal Federal (STF)», y lo acusó de «malandra».

Da Silva dijo que no es el candidato del PT «sino de diez partidos políticos que defienden la democracia», y aseguró que durante su presidencia «el salario mínimo aumentó un 74%» mientras que el actual mandatario recibió un salario mínimo mayor al que tiene en este momento».

En el segundo tramo del debate Bolsonaro, aseguró que quiere hacer un exorcismo al expresidente Luiz Inácio Lula da SIlva , a quien recomendó quedarse en su casa y abandonar la política. Lula dijo, por su parte, que Bolsonaro es un «cobarde» y que está documentado que ha mentido más de 6.000 veces durante su mandato.

Bolsonaro acusó a Lula de ser abortista, en un intento por apuntar al electorado evangélico, que tiene mucho peso en estas elecciones y en el que el presidente saca ventaja. “Lula, asuma que usted es abortista”, le dijo.

“Yo soy contrario al aborto, mi mujer es contraria al aborto. Yo respeto la vida”, respondió Lula, que intentó salir rápidamente de ese tema, y buscó llevar el debate nuevamente al desarrollo de la economía. Luego, al hablar de salud, Lula pasó al ataque por la respuesta de Bolsonaro a la pandemia del coronavirus, muy criticada a nivel internacional.

La previa

Bolsonaro dijo que refutaría las «mentiras» del último tramo de la campaña, mientras que Lula aseguró que «hablará con el pueblo» sobre como volverán a «sonreír y ser feliz».

Lula llegó a las 20.28 horas de la mano de su esposa Rosângela «Janja» da Silva y aseguró que hoy quiere hablar sobre su propuesta para «restablecer» el Brasil que él gobernó.

«Tuve el placer de gobernar este país en el momento en que llegó a ser la sexta economía del mundo y en el que las personas sonreían. Recuerdo que la ONU hizo una encuesta en 2008 que dio como resultado que el pueblo brasileño era el más alegre y tenía más esperanza. Quiero restablecer eso y es eso lo que voy a hablar hoy con el pueblo» dijo Lula.

El exmandatario dio también «un mensaje de esperanza» para «que el pueblo brasileño asista a las urnas a votar» y para intentar mostrarle «que este país tendrá salida en el momento en que sea bien gobernado».Bolsonaro fue aún más breve al llegar en torno a las 20.07 horas a los Estudios de la cadena O Globo, en el barrio de Jacarepaguá de Río de Janeiro.

«Mensaje de optimismo, hicimos campaña del lado de la verdad. Dijimos lo que enfrentamos, cómo agarré el país. Vamos a hablar de las mentiras del candidato Lula en la recta final»,expresó. «Estamos tranquilos de que va a salir todo bien», agregó.

La segunda vuelta en Brasil

Unas 156,4 millones de personas elegirán al presidente que asumirá el 1 de enero de 2023 por cuatro años, en un resultado que seguramente influirá en el mapa político latinoamericano y mundial.

El gran interrogante es, de todos modos, si Bolsonaro aceptará una posible derrota, como lo hizo en la primera vuelta del 2 de octubre, cuando sorprendió a las encuestadoras con un 43,3% contra el 48,4% del vencedor Lula, o tendrá una reacción similar a la de su aliado estadounidense, Donald Trump, cuando perdió ante Joe Biden en 2020.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo