Sus causas

Cómo afrontar la somnifobia o miedo a dormir

Algunas personas sienten somnifobia, que es el miedo a dormir. Esto pasa a veces en pacientes que han estado coma por meses y cuando se van a dormir tienen miedo de no despertar. Hay algunas causas como puede ser la apnea.

Hay quien piensa que dormir es una pérdida de tiempo y decide permanecer activo, aunque sea a costa de su salud. En otros casos la falta de sueño no es voluntaria: el causante es el insomnio. 

Pero también puede ser por el temor -incluso terror- a que suceda algo mientras se duerme. Es lo que se conoce como somnifobia. Cristina Pérez, coordinadora del equipo de psicología de Siquia, comentó a CuidatePlus que es “una fobia de la que no se suele hablar” y que resulta muy incapacitante.

La manifestación más extrema es el miedo a morir durante el sueño, pero existen distintos grados de intensidad, causas y detonantes que pueden ser muy diversos. ¿Quién no ha sentido, en algún momento de su vida, ese temor irracional a perder el control al abandonar el estado de vigilia? Así lo reflejan innumerables películas y novelas, especialmente las que pertenecen al género de la ciencia ficción. El ejemplo cinematográfico más célebre es, probablemente, Pesadilla en Elm Street, en la que el asesino ataca a sus víctimas en sus sueños porque solo así puede matarlas.

CAUSAS DE LA SOMNIFOBIA

El miedo puede estar motivado por una enfermedad, como la apnea del sueño, que da lugar a interrupciones de la respiración mientras se duerme. El afectado llega a sentir pavor ante la idea de dejar de respirar y no volver a vivir. En otros casos, lo que subyace es una experiencia traumática que mantiene a quien la ha sufrido en un estado de alerta permanente.

Pérez apuntó que una de las causas principales de la somnifobia es el aprendizaje vicario, es decir, por la experiencia ajena. Son muy frecuentes las fobias aprendidas de los allegados más directos. La psicóloga ha escuchado con frecuencia frases como la siguiente: “A mi madre le daba miedo la noche y por eso dormía con un ojo abierto para controlar que todo estuviese bien”. El hijo o la hija repiten ese mismo patrón, pero no es algo automático, pero sí bastante usual.

En lo que se refiere a las personas más propensas a padecer somnifobia, la experta de Siquia alude a aquellos individuos que muestran una mayor necesidad de tenerlo todo bajo control y temen perderlo al caer dormidos.

¿CÓMO SE TRATA EL MIEDO A DORMIR?

La solución a los problemas empieza siempre por ser consciente de ellos. Para ello, nada mejor que la educación y, de forma específica en el caso de la somnifobia, la psicoeducación. El objetivo, según expuso Pérez, es “entender cómo funciona el miedo y que no es posible aprender a perderlo por la noche si no se hacen también cambios durante el día”.

MÁS DATOS:
Por otra parte, la psicóloga recuerda que el miedo es normal: “Es humano, nos protege y es totalmente adaptativo”. Otra cosa es que este sentimiento imponga limitaciones, sea totalmente paralizante o genere un grado de ansiedad insoportable.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos