Como se planificó la eliminación del terrorista más buscado del mundo

Antes de dar la orden de matar a Ayman al-Zawahiri, el presidente Joe Biden quería entender a fondo dónde se escondía el líder de al Qaeda.

El ataque con drones estadounidenses que mató a al-Zawahiri en su balcón en el centro de Kabul fue producto de meses de planificación altamente secreta por parte de Biden y un estrecho círculo de sus principales asesores. Entre los preparativos había un modelo a pequeña escala de la casa de seguridad de al-Zawahiri, construido por funcionarios de inteligencia y colocado dentro de la Sala de Situación de la Casa Blanca para que Biden lo examinara mientras debatía sus opciones.

Biden, quien tuvo que aislarse debido a una infección de covid-19 durante las deliberaciones finales y la autorización del ataque, salió a proclamar el éxito en un balcón de la Casa Blanca el lunes. Fue un momento de victoria para un presidente que ha sido asediado por problemas políticos internos que se remontan a la mortal retirada de Afganistán hace un año.

El presidente fue informado por primera vez en abril sobre la ubicación de al-Zawahiri en una casa de seguridad en Kabul por parte de la inteligencia estadounidense. Las autoridades estadounidenses habían estado al tanto de una red que apoyaba al líder terrorista en la capital afgana durante meses y habían identificado a su esposa, hija e hijos a través de múltiples flujos de inteligencia. El propio al-Zawahiri no abandonó el lugar después de su llegada este año.

A medida que pasaban los meses, las autoridades estadounidenses comenzaron a establecer patrones en la casa, incluido la periódica aparición de al-Zawahiri en el balcón de la casa durante períodos prolongados de tiempo. Mientras los funcionarios continuaban monitoreando sus actividades, comenzó un esfuerzo en completo secreto para analizar la construcción y la estructura del edificio, con miras a desarrollar una operación para acabar con el objetivo terrorista número 1 del mundo sin comprometer la integridad estructural del edificio.

Lo más importante para Biden y los miembros de su equipo era evitar la muerte de civiles, incluidos los miembros de la familia de al-Zawahiri que vivían en el edificio. Analistas independientes de todo el gobierno participaron en la identificación de los otros ocupantes de la casa. Que el edificio estuviera ubicado en el centro de Kabul presentaba sus propios desafíos.

Rodeados por un vecindario residencial, los funcionarios tuvieron en cuenta que su planificación e información debían ser «sólidas como una roca» antes de presentar cualquier opción a Biden. Y tenían mucho cuidado con las filtraciones: solo un «grupo muy pequeño y selecto» en una dispersión de agencias clave fue informado de los planes que se estaban preparando.

A medida que avanzaban mayo y junio, Biden se mantuvo al tanto de los acontecimientos. El 1 de julio, reunió a funcionarios clave de seguridad nacional en la Sala de Situación de la Casa Blanca para recibir información sobre una operación propuesta. El director de la CIA, Bill Burns; la directora de inteligencia nacional, Avril Haines; el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan y su adjunto Jon Finer, y la asesora de seguridad nacional Liz Sherwood Randall se sentaron alrededor de la mesa. Biden estaba «profundamente comprometido con la sesión informativa y sumergido en la información de inteligencia», dijo un alto funcionario. Hizo «preguntas detalladas sobre lo que sabíamos y cómo lo sabíamos».

De particular interés fue un modelo a escala de la casa de al-Zawahiri que los funcionarios de inteligencia habían construido y llevado a la Casa Blanca para que el presidente lo examinara. Biden cuestionó cómo el sol podría iluminar la casa, sus materiales de construcción y cómo el clima podría afectar cualquier operación, dijo el funcionario.

Biden le pidió a su equipo más información sobre los planos del edificio y cómo podría afectarlo un ataque. Voló a Camp David más tarde ese día.

Su equipo se quedó en Washington, reuniéndose varias veces en la Sala de Situación durante las siguientes semanas para completar su planificación, responder las preguntas del presidente y asegurarse de haber tomado todas las contingencias para minimizar los riesgos.

El 25 de julio, mientras se aislaba con covid-19 en la residencia de la Casa Blanca, Biden volvió a reunir a su equipo para recibir una sesión informativa final. Volvió a presionar a un «nivel granular», dijo el funcionario, preguntando sobre cualquier opción adicional que pudiera minimizar las bajas civiles. Preguntó sobre el diseño de la casa, dónde se ubicaban las habitaciones detrás de las ventanas y puertas en el tercer piso, y qué efecto potencial tendría el ataque. Y le preguntó su opinión a cada uno de los funcionarios en su equipo.

Al final, autorizó un «ataque aéreo preciso a la medida» para acabar con el objetivo. Cinco días después, se dispararon dos misiles Hellfire contra el balcón de la casa de seguridad en Kabul a las 6:18 a.m. hora local. «Múltiples flujos de inteligencia» confirmaron que al-Zawahiri había muerto.

Los miembros de su familia, que se encontraban en otras áreas de la casa, resultaron ilesos, dijo el funcionario. Biden, aún en aislamiento en la residencia de la Casa Blanca con una infección de rebote de covid-19, fue informado cuando comenzó la operación y cuando concluyó.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo