/

Con gol de Fede Valverde, Real Madrid le ganó el Clásico al Barcelona y quedó como único líder

Los Merengues se impusieron por 3-1 en la novena fecha de la liga y son líderes en soledad.

El Real Madrid mostró las credenciales del vigente campeón, imponiendo en el clásico su fortaleza como equipo y hurgando en la herida abierta del Barcelona en la Liga de Campeones, impotente hasta la recta final del partido, cuando sintió la opción de empatar, antes de acabar cediendo (3-1) el liderato al equipo de Carlo Ancelotti.

Cinco victorias madridistas en los seis últimos clásicos, solamente derrotado cuando lo encaró sin la intensidad necesaria el pasado curso por su gran ventaja de puntos, confirma una tendencia en un duelo que deja vencedores y heridos. Una derrota dolorosa para Xavi Hernández, víctima de una defensa que se puso el traje europeo para enterrar la seguridad liguera de un equipo que tan solo había encajado un tanto hasta pisar el Santiago Bernabéu y este domingo se llevó tres.

La igualdad del clásico duró doce minutos, el tiempo en el que tardó en reaparecer la relación con el gol de Karim Benzema. En el pulso inicial, con Fede Valverde reforzando el centro del campo madridista en el inicio de jugada, había probado Raphinha a Lunin en uno de esos disparos sencillos para un debutante que le permite ganar confianza.

El pase en profundidad de Kroos al espacio, la carrera de ‘Vini’ a tanta velocidad que dificultó la definición ante Ter Stegen, su parada dejó un balón muerto en el rechace que fue un regalo para que Benzema cerrase su sequía. Nadie frenó con falta el inicio y 636 minutos después volvía a encajar en Liga el portero alemán.

A horas del ‘Balón de Oro’ no había mejor carta de presentación para Benzema, alejado del gol demasiado tiempo en el Bernabéu, desde el 12 de mayo, y tras cinco encuentros consecutivos en la presente campaña.

Ese gol fue un golpe a un equipo endeble en el aspecto anímico

Y de una lucha por un balón que parecía perdido pegado a la cal de Carvajal nació un centro que convirtió en peligroso Eric García al peinarlo. Le cayó a Vinícius para inventar, a Mendy para poner el pase atrás y a Fede Valverde para pegarle con todo el corazón. Raso y con potencia. Imposible para Ter Stegen. Un gol encajado en ocho jornadas, dos en 35 minutos.

Haría falta más que un tímido disparo de De Jong que repelió Lunin para poder levantarse de la lona un Barcelona que no mostraba el carácter necesario. 

La ilusión barcelonista acabó en decepción, sorprendido al contragolpe por Rodrygo, suplente tras siete titularidades y respondiendo al papel de revulsivo, derribado por Eric García en una acción que no fue penalti para el colegiado pero sí tras ser avisado desde el VAR. El mismo Rodrygo, sin Karim ya en el campo, puso el broche a un clásico que refuerza la imagen del vigente campeón y deja en un momento de inestabilidad a Xavi. De doctorarse en el Bernabéu en su primera visita a ser el centro de la crítica.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos