Con “Imagine” de Lennon, los Juegos Olímpicos de Tokio llamaron a la paz y unidad

El estadio olímpico de Tokio fue el escenario este viernes de la ceremonia de inauguración de Tokio 2020.

La Ceremonia de Apertura de estos polémicos Juegos Olímpicos de Verano en Tokio 2020 se celebró este viernes con un gigante estadio vacío para comenzar oficialmente las competencias, las cuales se celebrarán hasta el 8 de agosto. Las actividades de deportes en grupo ya comenzaron desde el miércoles, debido a la naturaleza de su calendario, pero Tokio 2020 fue oficialmente inaugurado este viernes. 

La tenista japonesa Naomi Osaka encendió el pebetero de los Juegos de Tokio. Los Juegos Olímpicos de Tokio llamaron a la paz y unidad con un globo terrestre formado por drones y la canción “Imagine” de John Lennon interpretada por artistas de los cincos continentes, entre ellos el español Alejandro Sanz. 1.824 drones formaron desde el centro del Estadio Olímpico el emblema de los Juegos en color azul índigo, tonalidad tradicionalmente usada en el archipiélago japonés y se elevaron a la noche tokiota hasta formar un globo terráqueo al son de “Imagine”. Interpretada por músicos de los cinco continentes, la voz de Alejandro Sanz cantó a la paz en representación de Europa, junto a la africana Angélique Kidjo y desde Oceanía Keith Urban, John Legend desde América y el coro infantil nipón de Suginami, formado en 1964. Los Juegos de Tokio presentaron al mundo, en el cincuenta aniversario de su creación, este himno pacifista como colofón al desfile de los 11.500 atletas del mundo. La letra de la canción, conocida internacionalmente, lleva a imaginar un mundo pacífico, unido, sin fronteras y en armonía y de ella su creador llegaría a decir que tal vez era lo mejor que había escrito. En la primavera de 1971, John Lennon, de regreso de un viaje por Madrid, Trinidad y Londres, sentado a un piano creó “Imagine”, una canción que se convertiría en himno del pacifismo en la época y cincuenta años más tarde llega a los Juegos Olímpicos de Tokio. El ex de los Beatles, ícono de la banda británica que se disolvería en 1970, se inspiró en un poema del libro “Grapefruit” escrito por su pareja Yoko Ono y juntos coproducirían desde su casa de Ascot, Inglaterra, el disco que llevaría el mismo nombre del aclamado tema. 

El artista británico también remarcaría que su trabajo, en unión con la japonesa Yoko Ono, era transmitir de persona a persona, a cada país y generación la paz, como una antorcha olímpica. Por su parte, la polifacética artista nipona, de 88 años actualmente, afirmaría que ella y John convivían mutuamente en el arte, un resultado que en “Imagine” salta a la vista, pues el imperecedero clásico es una fusión de la convivencia e inspiración del este y el oeste.

La artista nipona, actualmente de 88 años, no ha dejado de promover este legado de paz y participa en programas e iniciativas pacifistas por el globo, como la torre Imagine Peace “Imagina la paz”, construida en 2007 en Islandia, cuando el cantante hubiese cumplido 67 años.

Juegos más complejos y extraños de la historia

Así han arrancado los que serán los Juegos Olímpicos más extraños y complejos de la historia. “Es muy diferente a lo que todos habíamos imaginado, pero estamos aquí juntos”, ha exclamado Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional. La llama entró en el estadio y la tenista Naomi Osaka ha sido la encargada, ocho minutos después, de encender el pebetero. La cita se produce un año después de lo previsto por culpa de la pandemia del coronavirus, un aplazamiento inédito en una historia de 125 años que solo contempla las cancelaciones de 1916, 1940 y 1944 por las guerras mundiales que sacudieron el siglo pasado. El cónclave se produce pese al escepticismo de los ciudadanos japoneses, ante un evento que congrega a 11.274 atletas, 5.392 mujeres y 5.882 hombres, en representación de más de 200 países. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna