Conversatorio sobre la vivienda y el derecho a la ciudad

En el conversatorio virtual denominado “El cooperativismo de vivienda y el derecho a la ciudad” se abordó esta temática desde la óptica de la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (Fucvam), los Institutos de Asistencia Técnica (IATs) y la Intendencia de Soriano.

En el marco de Mercedes Capital Nacional de Cooperativismo 2021, el pasado 9 de julio se realizó un conversatorio virtual denominado “El cooperativismo de vivienda y el derecho a la ciudad” organizado por la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (Fucvam) en coordinación con el Instituto Nacional del Cooperativismo (Inacoop), la Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas (Cudecoop) y la Intendencia de Soriano.

En la jornada participaron el secretario general de Fucvam, Gustavo González, la arquitecta Carla Di Stasio, integrante del Instituto de Asistencia Técnica (IAT) Coprofasi, la directora de Arquitectura de la Intendencia de Soriano, María Celia Barreiro, y la doctora Valeria España, asesora de Fucvam en temas vinculados al derecho a la ciudad.

González realizó un repaso histórico de Fucvam y expresó que “si no existe un instrumento que haga que la gente acceda al suelo, y sobre todo con servicios, que es fundamental, es muy difícil el desarrollo del movimiento cooperativo”. Además, sostuvo que el comienzo del reclamo por el derecho a la ciudad surgió a raíz de un movimiento social brasilero que peleaba por ello. “Esto es muy importante porque la Cartera de Tierras nuestra estaba en general en la periferia de la ciudad, no en el centro. Esto llevó entonces a que Fucvam diera un salto en calidad y dejara de reivindicar solamente el derecho a la vivienda, sino que además comience a plantearse el derecho a la ciudad”, argumentó.

Di Stasio destacó que el cooperativismo para los conjuntos situados al sur de la Ciudad de Mercedes, que estuvieron enmarcados junto a dos proyectos de realojos de viviendas, “fue un agente de cambio para el barrio” ya que “la infraestructura mejoró después de que vinieron las cooperativas”.

“Entonces, a cualquier sector de la ciudad que uno lleva una cooperativa es algo dinamizador que me parece que genera buenos hilos con la ciudad y los vecinos. Vemos esas cooperativas que llegaron a una zona, que incluso está la Casona (de Fucvam) también, donde esas cooperativas no tienen cada una un salón, sino que se refieren al centro barrial que está en la Casona. Ahí se elaboró todo un proyecto con la Agencia Nacional de Vivienda (ANV) donde permitió que esas cooperativas interactuaran con el barrio y tuvieran ese centro como lugar de reunión para las cooperativas”, detalló.

Sobre el derecho a la ciudad, expresó que “lo dice la palabra”. “Es el derecho a tener una iluminación, una vereda, todos los servicios para todos los ciudadanos. Entonces me parece que es importante que estén en todas las zonas de la ciudad. Eso también si pensamos en (que) los Gobiernos Departamentales tengan más terrenos de calidad disponible para las cooperativas porque nadie discute que en un barrio privado o que en una centralidad tengan los centros urbanos calidad, iluminación, monumentos, grandes centros. Es como que no se ve mucho la cooperativa en buenos espacios, en zonas bien servidas de ciudad”, destacó.

En tanto, Barreiro narró cómo es el proceso que la comuna realiza desde 2008 junto a Fucvam para que las cooperativas obtengan los terrenos para construir sus complejos. “Eso generó una explosión en cuanto a las cooperativas porque la tierra era lo más difícil de acceder porque sin ella es imposible que la cooperativa pudiera entrar en toda esa etapa grande que hay en el Ministerio de la viabilidad de los terrenos para llegar a la etapa final que es la escrituración”, informó.

“Creemos que todo eso ha sido posible gracias a la sinergia que se ha dado entre Fucvam, la Intendencia, las instituciones privadas y así lograr este sistema en el departamento”, finalizó.

Por último, España señaló que el derecho a la ciudad y el derecho a la vivienda son una necesidad de primer orden. “La conceptualización del derecho a la ciudad ha buscado justamente complejizar el tema del acceso a la vivienda, salud, alimentación y otros derechos básicos que son justamente derechos que muchas veces son precondiciones para el acceso a otro derecho”, mencionó.

A su vez, hizo énfasis en lo que plantea Carlos Skliar sobre la espacialidad. “Dice que toda gestión humana debería ser pensada desde esa perspectiva”, argumentó. “Es importante, en ese sentido, cuando hablamos de un concepto que este no sea un slogan vacío, sino que podamos dotarlo de significado y eso es saber que el derecho a la ciudad por ahora es un marco de referencia, una categoría analítica, (que) forma parte de una batería de reivindicaciones del movimientos sociales en toda América Latina y también está constituyéndose como un principio normativo que poco a poco busca también tener un correlato a nivel del derecho positivo del reconocimiento específico de este derecho que en el caso de Uruguay todavía no contamos con eso”, indicó.

 

+datos:

Quienes deseen tener un panorama más claro y completo sobre el conversatorio de cooperativismo de vivienda y el derecho a la ciudad realizado el pasado 9 de julio pueden ingresar a la página de Facebook de la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (Fucvam).

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos