Cuando la poesía se vuelve una gran canción

Ismael Serrano volvió a Montevideo y desbordó el Auditorio del Sodre.

Después de tres años sin venir a Uruguay, y con la pandemia de Covid-19 en el medio, Ismael Serrano retornó a Montevideo. En esta oportunidad llegó para presentar Seremos, su último trabajo discográfico lanzado en el año 2021. Y con tanto que pasó en ese periodo, para el artista y la relación con el público uruguayo parece que nunca transcurrió todo ese tiempo.

Puntual a la hora 21:03, y nuevamente un 1º de agosto, misma fecha en la que visitó la ciudad pero en 2019, el artista apareció de saco y championes, ante los espectadores uruguayos que colmaron la sala Eduardo Fabini del Auditorio Nacional del Sodre, y que lo recibieron con un aplauso cerrado, como si nunca se hubiera ido. 

Acompañado solo de dos músicos -un hombre al piano y una mujer en el contrabajo-, el show que duró casi tres horas fue una mezcla de un concierto y una obra de teatro con un monólogo, una puesta en escena sencilla y directa, pero a la vez concreta y con la dosis adecuada de nostalgia y calidez que Serrano transmite en sus espectáculos.

Las primeras canciones, tituladas «No Soy» y «Porque Fuimos», fueron las que rompieron el hielo, aunque al ser del disco Seremos, la respuesta fue tibia en un público que a medida que fueron pasando los minutos se mostraron más conectado con un repertorio que tuvo varios puntos altos, principalmente en los temas más populares del músico español, que está cumpliendo los 25 años de carrera.

El show presenta a un Ismael Serrano íntimo, reflexivo, nostálgico y en la posición de él mismo pero visitando un programa de televisión, en el cual es entrevistado por una periodista (que nunca aparece en escena, cuya voz es la de la actriz Elena Ballesteros). Una historia del pasado unió a Ismael con Sandra, esa periodista que parece conocer a Serrano casi a la perfección. Así que el diálogo, con el micrófono abierto o fuera de aire, nace a través de temas sensibles, entre ellos el paso del tiempo, los sentimientos, los recuerdos, la música, el éxito y el fracaso… y por supuesto, el amor. 

“Yo quería cambiar el mundo Sandra. Yo quería cambiarlo todo. Quería construir un mundo mejor, o al menos intentarlo. Nunca tuve la certeza absoluta de que pudiéramos conseguirlo. La esperanza de que así fuera, le daba sentido a todo. Se trataba de eso”, le dice Serrano a esa periodista que un día fue parte de su vida, pero que ahora trata de ayudarlo a que no se separe de su camino.

Ismael Serrano hace en escena un anuncio inesperado que causa conmoción a lo que se suma un incidente que alargará más de la cuenta la entrevista planteada. Y allí va hablando con la periodista, que intenta convencerlo que revea su decisión, mientras él parece decidido a seguir adelante, aunque por momentos muestra dudas. 

Y entre medio de esos diálogos aparecen varias de las canciones más conocidas del músico, entre ellas «Sucede que a veces», «Ahora que te encuentro» y «Si se callase el ruido». El “pico” de mayor emoción y respuesta fue cuando cantó Amores imposibles, Pequeña criatura, Que andarás haciendo ahora, y un capítulo aparte para lo que genera Papá cuéntame otra vez, uno de los “himnos” más fuertes que tiene Serrano.

Después de tres despedidas y de tres “adiós Montevideo, que no pase tanto tiempo en vernos”, Serrano volvió una y otra vez, y con canciones como «Recuerdo», «Últimamente» y Ana, despertó una vez más la emoción que caracteriza a muchas de sus interpretaciones. El cantante, de buen humor durante el show y con el habitual registro vocal que lo caracteriza, aprovechó un instante para agradecer a todos los que permitieron que el recital fuera posible, sin olvidar también los estragos que provocó la pandemia, tanto en su país como en Uruguay.

“Tendrás que seguir buscando canciones para hacernos compañía, para entender que esta melancolía pasará, porque vendrán tiempos mejores en los que podremos tararear esas viejas melodías con quien se sabe vencedor ante la adversidad. Anda canta, canta como cuando nos conocimos, y el futuro era algo permanentemente aplazado y todo estaba por ocurrir”, le contesta Sandra a un Serrano, que una vez más demostró que sabe muy bien de que va cuando se trata de eso de cantar.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Cultura