Sitios a pocos metros de distancia

Cultura afro y británica se dan la mano en Montevideo

Los destinos seleccionados en esta oportunidad se remontan a los orígenes de la ciudad de Montevideo y del Estado Oriental del Uruguay. En primer lugar, el Cubo del Sur tiene una historia marcada por la defensa, mientras que el Templo Inglés es una de las joyas arquitectónicas de estilo neoclásico.

Cubo del Sur

Al finalizar el período fundacional de San Felipe y Santiago de Montevideo entre 1724 y 1730, el Ing. Militar Domingo Petrarca comenzó a proyectar la defensa de la ciudad con la puerta de la Ciudadela al medio y murallas a sus costados. Dentro de esas murallas, que comenzaron a construirse aproximadamente en el año 1731 y fueron demolidas un siglo más tarde, se diseñaron dos cubos en los que se instalarían baterías de cañones que apuntarían hacia el mar. Para su ejecución se utilizó mano de obra esclavizada.

Con el pasar de los años, el Cubo del Sur se consolidó como un sitio de memoria de la cultura afro ya que era el lugar en donde los esclavos se reunían para realizar sus “bailes”, “tangos” y “candombes” que acompañaban con cantos, danzas y percusión.

En 1807 se prohibieron la realización de estos eventos dentro y fuera de la ciudad dados los reclamos de los vecinos frente al Cabildo. En 1816, estas celebraciones seguían siendo prohibidas dentro de la ciudad, aunque extramuros si eran permitidas. En 1839, un edito policial permitió que se realizaran frente al mar los días festivos hasta las nueve de la noche.

El Cubo del Sur se sitúa sobre la rambla Gran Bretaña y la calle Treinta y Tres. 

Templo Inglés

A comienzo de la década del 40 del siglo XIX, cuando el país se encontraba inmerso dentro de la Guerra Grande, los cónsules de Estados Unidos, Suecia e Inglaterra le solicitaron al gobierno de la época encabezado por Fructuoso Rivera desde Montevideo autorización para construir un templo protestante dado que no existía un espacio exclusivo para ese culto dedicado a la Santísima Trinidad.

El 1° de enero de 1844, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Navales de Su Majestad Británica en Montevideo, Comodoro Purvis, colocó la piedra fundamental del templo. La obra se realizó gracias al aporte de Samuel Lafone, quien durante el período de construcción donó el templo al gobierno británico, y estuvo a cargo del Arq. Antonio Paulliere.

Su inauguración fue en el año 1845. Originalmente se encontraba en un predio situado en las inmediaciones del Cubo del Sur, sobre la calle Santa Teresa, pero en 1934 fue demolido porque el Gobierno Municipal adquirió el terreno para construir la Rambla Sur.

A raíz de este hecho, la Comisión Financiera de la Rambla Sur, con el aval del gobierno de la época, además de pagar la indemnización por el edificio y el terreno, otorgó un predio situado en frente a este entre las calles Reconquista, Brecha y Treinta y Tres para que se levantara el nuevo templo que sería una réplica del construido durante el siglo anterior.

Del viejo templo se retiraron algunas piezas como el vitreaux, placas conmemorativas, moblaje del altar y el pupitre, entre otros, con el objetivo de que se utilizaran en el nuevo edificio que se inauguró el 6 de junio de 1936. El nuevo edificio respeta los lineamientos arquitectónicos del anterior, aunque cuenta con una serie de cambios entre los que se encuentran la desaparición por motivos estéticos de las dos torres que se levantaban en la parte posterior; de estilo neoclásico, recuerda a los templos romanos de la antigüedad por las columnas y el frontón.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos