Da Silveira: «Nuestro sistema educativo tiene inequidades importantes»

El ministro de Educación habló sobre desafíos como la influencia de la educación virtual en la profundización de una brecha.

Pablo Da Silveira, ministro de Educación y Cultura,  aseguró que las complejidades que la pandemia profundizó en la educación obligarán a seguir ocupándose de ellas incluso cuando el virus ya no esté entre nosotros.

«Tenemos un problema que no podemos ignorar. La educación a distancia, a través de elementos tecnológicos, ha reproducido, ha prolongado, y en algunos casos ha aumentado, inequidades que ya existían antes», dijo en «Buen Día». Además, agregó: «Lamentablemente, nuestro sistema educativo, nuestra enseñanza, tiene inequidades importantes. Los primeros que abandonan, los que aprenden menos según las pruebas de aprendizaje, los que más repiten, son los más débiles en términos socioculturales. Eso es así incluso con presencialidad, y es uno de los grandes desafíos que tenemos como país. Esa situación atenta contra la igualdad de oportunidades».

El jerarca contó que «nuestro olfato muestra que los mismos sectores que son los más débiles en presencialidad también lo son en virtualidad. Habrá que compensar todo esto, y hay algo que todos debemos meternos en la cabeza: el día que termine la pandemia y vuelva todo a la normalidad, no se terminó aún el problema. Habrá que convivir bastante tiempo con los efectos que se acumularon.

Habrá que impulsar medidas compensatorias desde este año y el que viene, y quizás también un poco más allá. Hay que ver dónde están las debilidades y quiénes son los que están acumulando más».

El regreso a la presencialidad

Más adelante, Da Silveira se refirió a las etapas que se han ido sorteando sobre el regreso a la presencialidad. Comentó: «Estábamos deseando que llegara este momento. Las autoridades de la educación somos hinchas a muerte de la presencialidad. Esta tiene algo insustituible, que forma parte de la esencia misma del vínculo educativo. Aparte de muchas otras consecuencias que tiene la ausencia de presencialidad, por ejemplo sobre el funcionamiento de las familias. Pensemos en una madre sola con una larga jornada laboral y dos o tres hijos en edad escolar. Es un lío, un problema difícil de manejar».

A modo de cierra, Da Silveira declaró: «Siempre dijimos que íbamos a volver a la presencialidad lo más rápido que se pueda, siempre que esto fuera compatible con el gran objetivo de controlar la pandemia y cuidarnos a todos. Felizmente llegó ese momento, y el lunes que viene vamos a estar en una situación de casi normalidad, y el lunes siguiente en un escenario de presencialidad en todos los niveles».

1 Comentario

  1. “Olfato?” No hace falta tener un premio Nóbel para saber que en la educación es insustituible la presencialidad, el contacto docente-alumno. Y que la enseñanza virtual e injusta, porque muchos niños no tienen cómo conectarse (menos aún si Internet sube dos veces en un año, como se pasó ahora). Y más injusta aún si el docente para de su bolsillo la conexión, justo ahora que le bajaron el sueldo (lo confesó doña Arbeleche, no es invento). Y es insostenible ña payasada de que lo importante son los resultados y no los recursos. Sin recursos dignos no hay educación. Es digno que en plena pandemia se le entregue un litro de hipoclorito de sodio por semana a una escuela de 500 niños? Que se asignen 8 $ por día y por niño a los comedores, mientras empresas exoneran millones por donaciones a escuelas y liceos privados?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales