COMBATE AL MICROTRÁFICO

Desarticulan bocas de venta de droga en Artigas

Dos hombres y una mujer fueron condenados por delitos de receptación y venta y negociación de estupefacientes tras allanamientos en el barrio Las Láminas de la ciudad de Bella Unión.

Un trabajo conjunto entre la Unidad de Investigaciones de la Zona II de la ciudad de Bella Unión y la Brigada Departamental Antidrogas logró establecer que en dos viviendas de Camino Franquía existirían bocas de venta de sustancia estupefaciente, informaron a LA REPÚBLICA desde la Unidad de Comunicación (Unicom) del Ministerio del Interior (MI).

A raíz de esto, personal de estas Unidades, junto a efectivos del GRT, realizaron el allanamiento de ambas incautando sustancia amarillenta (en apariencia pasta base), dos balanzas de precisión, 3.955 pesos uruguayos, 24 reales, un dólar, un auto de procedencia brasilera, dos motos, un televisor y un recado que estaban denunciados como hurtados, armas blancas, una piña americana, siete teléfonos celulares, municiones y objetos varios, al tiempo que se llevaron conducidas a siete personas.

Cabe aclarar que, en una de las casas, en el momento en que llegó la Policía, un hombre que se encontraba allí arrojó un envoltorio de nylon hacia el techo de la casa de al lado el que fue recuperado arrojando un peso de 11,04 gramos de presunta sustancia estupefaciente.

Posteriormente la Fiscal Letrada Adscripta de 1º turno de Bella Unión dispuso que tres de los conducidos ingresaran como detenidos, siendo los restantes emplazados sin fecha.

El Juzgado Letrado de 1º instancia de 1º turno de Bella Unión formalizó la investigación respecto de los detenidos y dispuso la condena de C.E.S.S. de 22 años y José Miguel Pintos Silva de 25 años, poseedor de antecedentes penales, “como autores penalmente responsables de un delito de receptación real, con un delito de venta y negociación de estupefacientes, en calidad de autores,” en el caso del primero a la pena de dos años y tres meses de penitenciaría (doce meses de cumplimiento efectivo y quince meses de libertad vigilada) y en el caso del segundo a la pena de dos años y seis meses de penitenciaría de cumplimiento efectivo.

En cuanto a María Teresa Silva de 43 años, poseedora de antecedentes penales, se la condenó “como autora penalmente responsable de un delito de receptación a la pena de seis meses de prisión”.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad