Desde hoy el gas que Europa compre a Rusia deberá ser pagado con rublos o se podrían cortar los envíos

Se pone en marcha una ingeniería financiera en la cual intervendrá el banco ruso Gazprombank.

Argelia

Los contratos de gas vigentes se suspenderán en caso de negativa a pagar en rublos, declaró el presidente de Rusia, Vladímir Putin. «Nadie nos regala nada. Nosotros tampoco vamos a hacer beneficencia. Si no hay pagos, se suspenden los contratos», enfatizó. Si los pagos no se realizan en rublos, insistió, «сonsideraremos que los compradores no cumplieron su parte con todas las consecuencias que de esto derivan».

«En realidad, ¿qué sucede? ¿qué ocurrió? Entregamos nuestros recursos a los consumidores europeos, en este caso gas. Ellos recibieron el gas, nos pagaron en euros y luego congelaron esos pagos. Tenemos fundamentos para considerar que una parte del gas ha sido entregado a Europa, de hecho, gratis», explicó. El presidente subrayó que «eso no puede seguir así, más aún que los nuevos pagos en euros o dólares también puede ser congelados».

Además, afirmó que los países europeos deberán pagar el gas ruso en rublos a partir del 1 de abril. Putin firmó ayer el decreto por el que se establece el nuevo mecanismo que permitirá a los europeos abonar sus facturas en euros mientras el monopolio estatal del gas, Gazprom, recibirá rublos. Se duda que algo cambie a efectos de las empresas europeas porque seguirán pagando en la divisa pactada en los contratos y no les atañe que Gazprom se vea obligada a cambiar sus ingresos a rublos a sabiendas de que esa moneda puede sufrir bruscas devaluaciones. El presidente ruso, había amenazado con cortar el gas a los países que se negasen a pagar en moneda rusa. Pero ha tenido que optar por una vía alternativa ante la negativa de dos de sus principales clientes, Alemania e Italia, a aceptar el cambio.

Berlín activó el miércoles una alerta temprana ante el riesgo de corte de suministro y dejó claro que estaba dispuesto a renunciar al gas ruso antes que ceder a lo que consideran un chantaje de Putin. Las exportaciones de Rusia a Alemania en 2021 supusieron 33.000 millones de euros, pero Rusia solo supone el 2,3% del comercio alemán.

Los compradores tendrán que abrir unas cuentas especiales en Gazprombank, única entidad autorizada por el gobierno ruso, donde pagarán el gas con sus monedas. Acto seguido, la entidad cambiará los euros o dólares por rublos en el mercado de divisas de Moscú, y ese dinero será transferido de inmediato al suministrador del gas, que solo puede ser Gazprom porque ostenta el monopolio estatal para su exportación fuera de las fronteras rusas.

«Para adquirir el gas natural, deberán abrir una cuenta en rublos en los bancos rusos para que puedan hacer los desembolsos en esa moneda desde el 1 de abril», dijo el mandatario en una reunión gubernamental. La lista de países considerados «hostiles» incluye a más de 45 Estados, entre ellos la totalidad de la Unión Europea, que impusieron sanciones a Rusia por su operación militar en Ucrania, alegando las solicitudes de las repúblicas populares Donetsk y Lugansk ante la presunta «agresión» de Kiev. El mandatario remarcó que las compañías de su país seguirán despachando el gas en las cantidades y los precios pactados. «Rusia valora su reputación. Cumplimos y seguiremos cumpliendo todos los contratos, incluidos los del gas. Seguiremos suministrando gas en los volúmenes y los precios establecidos en los contratos a largo plazo», recalcó. El mandatario ruso también consideró que las sanciones de Occidente son el precio que paga Rusia por su libertad e independencia. «Básicamente, son las sanciones por nuestro derecho a la libertad, a ser independientes, a ser Rusia», dijo Putin en una reunión sobre el desarrollo de la aviación rusa, destacando que Rusia está siendo castigada por su rechazo a «sacrificar sus intereses y valores tradicionales». Según Putin, «las sanciones ilegítimas» se introdujeron durante años y buscan «frenar el desarrollo de Rusia, socavar nuestra soberanía, menoscabar el potencial en producción, finanzas, tecnología». EEUU, señaló, procura desencadenar una guerra económica contra Rusia, que ya está en curso. Putin también denunció que Occidente va a buscar otros motivos para introducir más sanciones antirrusas, así que no se puede esperar cambios en su curso político. A este respecto, pidió al Gobierno ruso, el Banco Central de Rusia y las autoridades regionales que en su trabajo «se guíen por el hecho de que la presión de las sanciones sobre el país se preservará».

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo