Día Mundial de la Salud Mental

Hoy se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, amplio tema que cada vez implica mayor dedicación, cuidado y reflexión.

La salud mental de todas las personas es determinante en el resto de las actividades, vínculos, decisiones y comportamientos tanto de la propia persona, como del resto de la gente que compone la sociedad. Estamos en permanente vinculación y comunicación. Ejercemos influencia entre unos y otros, y es por eso que las condiciones y el estado de la salud mental de unos repercutirá indudablemente en los otros.

Pero, ¿Qué es la Salud Mental?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en una de sus comunicaciones publicadas en su Web, (acceda a la misma aquí: https://cutt.ly/TE9mU55), se define Salud Mental como: «…un estado de bienestar en el cual el individuo se da cuenta de sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.»

Lograr este estado de bienestar supone que ciertas condiciones y variables propias de la persona y del entorno que lo rodea estén garantizadas, sanas, seguras y estables. Un adecuado y sano desarrollo de la salud mental de las personas se da, en gran parte, en ambientes donde las necesidades básicas están cubiertas y son accesibles, donde las emociones pueden ser expresadas y contenidas, donde el funcionamiento biológico de la persona se encuentre sano, cuidado, en equilibrio y cuente con un sistema de salud que lo contemple en su totalidad. También es importante que el funcionamiento de los roles del sistema social y cultural al que pertenece la persona funcionen y respondan correctamente.

Además de ciertas enfermedades y patologías que afectan la salud mental de las personas, la estabilidad mental y emocional también se ven severamente afectadas bajo condiciones de mucho estrés, incertidumbre, inseguridad, miedo, angustia y sentimientos de soledad y desamparo. Estas condicionantes generan en las personas mecanismos de respuesta (tanto biológicos como emocionales) que tienden a llevarnos a estados de supervivencia bajo mucha presión y estrés a la vez. Cuanto mayor es el tiempo al que las personas están expuestas a estas emociones y sentimientos, mayor es el deterioro de la salud mental de las mismas, porque mayor es el tiempo que se convive con pensamientos negativos y emociones de tristeza, peligro y falta de protección. Como decíamos antes, esto es importante tenerlo en cuenta y saberlo gestionar porque lo que afecta a un miembro de un sistema social, termina repercutiendo en gran parte de las personas que componen dicho sistema social.

Este año (como el año pasado) el Día Mundial de la Salud MENTAL se celebra en un momento clave para todos los seres humanos. La pandemia de Covid-19 ha sacudido y afectado la vida y rutina de todos nosotros. En mayor o en menor medida, pero las repercusiones han sido varias. La salud mental ha sido uno de los aspectos golpeados y afectados con mayor severidad en gran parte de la población mundial. Además de la crítica situación sanitaria que se vivió a nivel global, la incertidumbre de la situación, los daños colaterales que iba dejando la pandemia, la soledad, y la poca vinculación que se generó, golpearon directamente el equilibrio y la sanidad de la salud mental de las personas.

Es por este motivo que este año es un momento es clave para dedicarle atención, cuidado y contención a la salud mental de todos. De aquí en más. Chicos, adolescentes, grandes, adultos, ancianos, todos. La atención con los profesionales de la salud mental es necesaria, hoy más que nunca. Por otro lado también es pertinente destacar que las actividades e instancias de expresión de las emociones y sentimientos, la creatividad y la comunicación, además del vital encuentro con los afectos, se torna de gran valor y aporte en la mejora e incremento en la calidad de la salud mental.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Pura Vida