SALUD Y BIENESTAR

Dormir desnudos mejora hasta la autoestima

Si bien una de cada tres personas asegura que no usa pijama habitualmente, no saben que dormir sin ropa es mejor. Te damos apetecibles razones.

Después de un largo día, muchos de nosotros nos dirigimos a nuestro dormitorio, nos ponemos el pijama y nos metemos en la cama dispuestos a dormir todo lo posible. Pero, ¿y si no nos pusiéramos el pijama? ¿Y si nos quitamos la ropa y nos metiéramos en la cama tan desnudos como el día en que nacimos? Hoy repasamos algunos de los beneficios que tiene dormir así.

La evidencia científica está presente y afirma que las personas que duermen desnudas definitivamente se despiertan a una vida más sana y feliz. Son soñadores más lúcidos y consiguen la mayor cantidad de sueño REM que aquellos que duermen en pijama o con cualquier otra prenda, lo que a su vez conduce a una mayor cantidad de descansos y beneficios para la salud que ocurren durante el tiempo que pasamos en el país de los sueños.

A un nivel más práctico, aquellas personas que duermen desnudas saben cómo regular mejor su temperatura corporal. Vivimos en un mundo antinatural de aire acondicionado y calor artificial mediante estufas o calefacción; aquellos que duermen desnudos, lo hacen en el estado más reparador.

Y es que la noche debe ser oscura y fría (sin albergar horrores) para la liberación de melatonina, lo que provoca un enfriamiento en el organismo, necesario para que se produzcan procesos corporales más amplios.

De hecho, de acuerdo a varios estudios, la temperatura corporal es un factor importante para las personas con insomnio. En un experimento realizado por investigadores holandeses, las personas con temperaturas corporales ligeramente más frías duermen mejor durante toda la noche, despertándose menos que las que tienen temperaturas corporales más altas incluso aunque la diferencia sea de apenas 1ºC.

De acuerdo con la National Sleep Foundation, solo pasamos el 25% de nuestro tiempo en sueño REM (y eso que es la fase más importante del sueño). Ocurre cada 90 minutos, comenzando después de los primeros 90 minutos tras conciliar el sueño. Caemos en ciclos REM por más tiempo durante toda la noche a medida que nos adentramos más profundamente en el sueño. Hasta que finalmente nos despertamos.

De ahí que haya una razón de peso para que te contemos las bondades de dormir desnudo.

Puede ayudar a tu piel: Dormir desnudo hace que tu cuerpo respire. Todo él. De ahí que zonas como tus pies, axilas, áreas íntimas y las axilas, que usualmente están cubiertas y todo el día, finalmente puedan airearse, secarse y respirar, lo que puede reducir el riesgo de enfermedades de la piel, infecciones vaginales y pie de atleta.

Aumenta los niveles de oxitocina: La oxitocina es una hormona que se siente bien producida por el cuerpo y que tiene todo tipo de beneficios positivos, como combatir el estrés, la depresión y la hipertensión. El contacto piel con piel con un compañero que duerme desnudo puede aumentar la producción de oxitocina, también conocida como la «hormona del amor», que le brinda acceso a su anfitrión de beneficios para la salud, además de hacerle sentir más cerca de su pareja.

Te hace sentirte más libre y más feliz: Imagina la sensación de estar desnudo en la cama. Te sientes más libre: no llevas pantalones, ni ropa interior; en el caso de las mujeres, no llevas el constrictivo sujetador. Simplemente tu cuerpo tiene suaves sábanas. Esta sensación te hará sonreír y sentirte más libre.

Reduce tus niveles de estrés: Dormir desnudo disminuye tus niveles de cortisol, la hormona del estrés. Este químico puede hacernos mucho daño. Afortunadamente, si decidimos dormir sin ropa, mantenemos la temperatura en los rangos óptimos para que el cuerpo pueda regular mejor el nivel de cortisol. Si duermes demasiado, los niveles de cortisol tienden a mantenerse altos, incluso después de despertarnos, lo que puede conducir a un aumento de la ansiedad, de antojos de comida poco saludable o de aumento de peso.

Mayor recuento de espermatozoides: Dormir desnudo también puede ayudar a mejorar el conteo de espermatozoides en los hombres. La temperatura ideal para la producción de esperma es solo unos pocos grados más fría que la temperatura corporal. Las prendas interiores apretadas dejan los testículos demasiado calientes. De hecho, un estudio llevado a cabo en 2016 concluyó que los hombres que dormían sin ropa tenían un conteo de espermatozoides más alto y una mejor calidad de esperma que aquellos que usaban boxers o calzoncillos.

Dormir desnudo adelgaza: La grasa marrón, aquella que protege al cuerpo contra el aumento de peso, ayuda a quemar el exceso de calorías al generar calor. Así, un estudio publicado en la revista Diabetes determinó que dormir en una habitación fresca (que no fría) produce la activación de la grasa marrón ayudando a perder peso a un ritmo mucho más rápido que en una habitación cálida.

Dormir desnudo ayuda a descansar mejor: Ciertos tipos de insomnio han sido asociados con una mala regulación de la temperatura corporal. Así, el Instituto de Estudios del Sueño de Los Angeles (EE.UU.) confirma que dormir con pijama, con el consecuente aumento de temperatura corporal, no solo afecta al ciclo de sueño sino que también inhibe la llegada del sueño profundo. Dormir desnudo ayuda pues a regular la temperatura corporal y que nuestro sueño sea plácido, reconfortante y de paso reforzaremos nuestra memoria en esta fase ya que nuestro cerebro trabajará tranquilamente.

Dormir desnudo mejora tu vida sexual: Natasha Turner, experta naturópata norteamericana, publicó que dormir piel con piel cuando libera la hormona del amor, la oxitocina, lo que hace que nos despertemos mucho mejor al día siguiente, con mejor humor y también con más apetito sexual, ya que la oxitocina aumenta considerablemente los deseos de practicar sexo. Esta liberación de oxitocina por el contacto con la piel de nuestra pareja al dormir produce además una reducción de la presión arterial, una mejora de la motilidad intestinal y ayuda también a aliviar el estrés.

1 Comentario

  1. Conozco un señor que consultó al médico porque defecaba todos los días a las 8 de la mañana. «Está muy bien» le dijo el médico. «No doctor, es que me despierto a las 9.»

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Pura Vida