Ejercicios para el cerebro a través de las palabras y otros juegos

Nacemos en un mundo rodeado de palabras, idiomas, lenguajes, expresiones, conceptos, ideas y símbolos. Forman parte de nuestras vidas y somos co-creadores de ese mundo también. Nos iniciamos en este mundo captando estímulos o símbolos y escuchando sonidos que luego se transformarán en palabras y éstas en oraciones que darán lugar a expresiones formando conceptos o ideas que posibilitarán comprender y manifestar la realidad. Pensamiento, razonamiento, además de otros procesos psicológicos están íntimamente relacionados con el lenguaje y las palabras.

Pocas veces nos ponemos a destacar la importancia que tiene el desarrollo del lenguaje, y sus distintas expresiones en nuestro desarrollo cognitivo, racional y emocional. ¿Podríamos pensar sin lenguaje?. Ésta es una interrogante apasionante de analizar y desarrollar, por supuesto gracias y a través del lenguaje una vez más.

Practicar la lectura, escribir, jugar, aprender nuevos idiomas y lenguajes, charlar y compartir nuestras opiniones son actividades que estimulan y ejercitan a nuestro cerebro poniéndolo activo y en el constante desafío de generar nuevos datos, asociarlos y vincularlos para ponerlo en práctica.

¿Además de estas actividades, de qué otra manera se podría estimular sanamente la actividad cerebral para poder estar con mayor agilidad de pensamiento y resolución?

Son muchas las opciones que existen, unas atraen más que otras a los diferentes públicos. Gran parte de nosotros conocemos los famosos crucigramas, o las sopas de letras. Se suele sentir cierta atracción ante el desafío de “encontrar alguna palabra” en medio de tantas letras, o de poder descifrar la palabra clave que nos proponen las pistas del crucigrama. ¿Por qué nos sentimos atraídos, aunque sea por unos instantes?. Justamente porque nuestra realidad está conformada por palabras.

Estas propuestas de entretenimiento, que existen desde hace mucho tiempo entre muchísimas otras, invitan a plantearnos un desafío con nosotros mismos y contando con el desarrollo de nuestro lenguaje y bagaje de palabras adquiridas. Poner en práctica estas actividades aumenta nuestras capacidades intelectuales. Estos son algunos de los beneficios que se obtienen con estos “entretenimientos”:

La actividad mantiene nuestro cerebro activo y concentrado y en paralelo se van forjando e incrementando facultades como la paciencia y la persistencia. Suele ser una práctica muy efectiva a la hora de aprender o enseñar un tema o un idioma ya que a través de un juego se nos invita a encontrar esas nuevas palabras del nuevo mundo que estamos aprendiendo. 

Un aprendizaje repercute en otro ya que el aumento de nuevas palabras y conceptos aumenta la capacidad lingüística y ésta en la posibilidad de procesar y manifestar conceptos y pensamientos más complejos y abstractos. También implica una instancia donde se puede compartir y proponer entre familia y amigos.

En su libro “Usar el Cerebro”, el neurólogo Facundo Manes plantea sobre la importancia de la estimulación cognitiva. En esta oportunidad haciendo referencia a otro juego que desafía a nuestro cerebro: el ajedrez. Manes expresa:

“En la juventud el cerebro se enfrenta con constantes situaciones de cambio y desafío. Con el paso del tiempo, tendemos a restringir nuestras actividades a aquellas situaciones que conocemos y con las cuales nos sentimos tranquilos. De esta manera el cerebro se encuentra menos estimulado, lo que limita su óptimo funcionamiento. El ajedrez fomenta situaciones novedosas que representan un desafío y aprendizaje para la persona. Aunque no es el único, el estímulo cognitivo que representa el ajedrez es un factor eficaz de prevención del deterioro cognitivo. Como hemos dicho, el cerebro puede entrenarse, y ello nos protege del deterioro cognitivo. Se piensa que la estimulación cerebral a través de una actividad intelectual continua podrá crear nuevas conexiones entre las neuronas y disminuir la muerte neuronal. El juego del ajedrez es una práctica milenaria y un interesante entrenamiento de habilidades como la planificación, la memoria, la toma de decisiones, la adaptación al contexto y la concentración.”

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad