MONTEVIDEO

El distanciamiento físico también le genera costos al sistema de transporte metropolitano

“Hay una decisión tomada de no modificar la tarifa del boleto, porque eso ya estaba planificado así”, indicó Inthamoussu.

Foto: IM

Pablo Inthamoussu es director de Movilidad de la Intendencia de Montevideo (IM), es integrante del Movimiento de Participación Popular (MPP), asumió la presidencia de Adeom en el año 2001, director de la UNASEV, y fue designado como director general del Departamento de Movilidad en la IM en el año 2016.

“El transporte está muy golpeado por una caída estrepitosa e histórica en la recaudación. Llegamos a quedarnos con solo el 20% de los pasajeros que había hasta marzo”, señala Inthamoussu con respecto a la baja cantidad de venta en el transporte debido a la pandemia.

Sobre los cambios en la estrategia con respecto a la movilidad de transporte en Montevideo, el director dijo que “cambio todo, cambiaron las prioridades. Venimos trabajando con la parte del confort en el viaje, cambiando las flotas”.

En el funcionamiento del sistema de transporte se logró mantener con “el equilibrio posible, con el nuevo componente del distanciamiento físico”. Para Inthamoussu “eso también le genera costos al sistema, ya que la misma cantidad de personas hay que llevarlas en otras condiciones. Eso también son costos que se incrementan”.

Con respecto al boleto señaló que “hay una decisión tomada de no modificar la tarifa del boleto en lo que queda del año, porque eso ya estaba planificado así. Pero la agenda cambió, pasamos del sistema de mejora de confort del transporte a una agenda de mantenimiento del sistema de transporte que está bastante hackeado”.

Tapabocas

Para implementar la obligatoriedad del uso te tapabocas en el transporte metropolitano, se fueron subiendo ciertos “escalones”. “Comenzamos con la exhortación, entregando tapabocas de forma masiva. Con esta exhortación llegamos a un nivel de uso interesante, pero no suficiente. Según nuestras mediciones se llegó a un uso de entre un 60 a 65% del total de pasajeros”, explicó. “Luego dimos el paso de la autoridad, ya que vimos que con la exhortación nos generaba ciertos problemas. Ya que ocurrían casos de fricción con el personal y la gente, que uno le dice a otro porque no lo usa, “yo no lo uso, usted si, usted no lo usa”. En el marco de la exhortación no lo podíamos resolver”, argumentó.

“El intendente Di Candia firmó una resolución implantando la obligatoriedad. Allí, en la última medición que tuvimos había un 5% de gente que seguía sin utilizarlo (…) En el tercer escalón, que fue aprobado en la junta departamental, se envió un decreto que nos da una herramienta que no teníamos. Esto fue una herramienta jurídica para ver qué pasa con ese 5%, cuando subimos a las unidades y una persona se encuentra sin tapaboca”, señaló. Explicó que con la norma se empezó a controlar, y gracias a la difusión de esos controles “va a quedar muy poca gente que quiera exponerse a sufrir un control de estos”.

Hasta el momento no fue necesario aplicar multas. “La evaluación de los propios inspectores fue muy positiva, con respecto a que hubo menos resistencia sobre los controles”, dijo. “Acá se juega el derecho individual y el derecho colectivo. Si uno quiere andar solo y sin tapabocas que lo haga en otro lugar, pero en un espacio cerrado de los ómnibus hay otras vidas involucradas”, aclaró.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales