Nuevas interrogantes

¿El estrés de los humanos puede trasladarse hacia sus mascotas?

Una investigación reveló que el estrés a largo plazo en los dueños de perros tiene un efecto directo sobre sus mascotas; el contagio emocional y el reflejo de estados de ánimo entre dos animales es un fenómeno común que se puede apreciar en distintas especies que comparten la socialización

Conforme publicó la revista National Geographic, una nueva investigación liderada por Lina S.V. Roth del departamento de física, química y biología de la Universidad de Linkoping, en Suecia, comprobó que el estrés que padecen los dueños de mascotas se transmite hacia ellos de manera directa. Para esta pesquisa, cuyo título es Long- term stress levels are synchronized in dogs and their owners-, se utilizó a 58 perros y sus respectivos dueños.

Según la revista, Roth y su equipo de trabajo midieron la concentración de cortisol -hormona producida por la capa fascicular que se libera como respuesta ante el estrés- en el pelo de los perros así como el de sus amos para determinar sus niveles de estrés durante un año. El resultado arrojó que cuando los niveles de la hormona eran altos en los humanos, también lo era en los perros. A continuación, se agrega que esta información sugirió que los niveles de estrés se podían sincronizar entre los perros y sus dueños indistintamente de las estaciones climáticas.

Por otro lado, National Geographic detalló que parte de la investigación incluyó la presentación de dos cuestionarios que evaluaban, por un lado, ciertos rasgos de la personalidad del perro tales como la excitabilidad, la capacidad de respuesta ante el entrenamiento/agresión o miedo, y por otro, los rasgos de extraversión, amabilidad y neuroticismo de los dueños. 

Los resultados demostraron que las personalidades de los perros no tenían ninguna relación con los niveles de cortisol que se encontraron en el pelo de los dueños. No obstante, ciertos rasgos de la personalidad de los humanos sí generaron un aumento en el grado de cortisol de los perros. “Esto sugiere que los perros pueden reflejar el nivel de estrés de sus dueños en lugar de que los dueños respondan al estrés en sus perros”, dijo la experta, y agregó que “los hallazgos proporcionan más evidencias sobre la estrecha relación entre los humanos y los perros y también pueden ser relevantes para mejorar el bienestar de nuestros amigos en el futuro”.

EN PROFUNDIZACIÓN

En referencia al contagio emocional y al reflejo de los estados de ánimo entre dos individuos, la revista especificó que este fenómeno se puede apreciar en diferentes especies de animales sociales. “En estas especies donde los individuos pasan parte del tiempo juntos, cada uno de ellos está continuamente expuesto a factores estresantes compartidos que podrían afectar de igual manera a los distintos integrantes del grupo”, detalla.

Por consiguiente, se remarca que dentro del rango de emociones que los animales comparten, el estrés es particularmente contagioso cuando se trata de individuos que son de la misma especie. Sin embargo, no solo se advierte esto entre ellos sino también en sujetos de especies diferentes.

Más datos:
Según National Geographic, perros y humanos son dos especies sociales que han compartido una relación única de al menos 15.000 años, y el vínculo que se desarrolló entre ambos es muy estrecho. En cuanto a ésto, se menciona que los perros son capaces de detectar un ataque epiléptico de su dueño así como distinguir su voz en medio de un bullicio.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos