/

El mercado movió 4.995 millones de euros de los que 494 fueron para los representantes de jugadores

El récord lo marcaron los 75 millones por los que el Benfica vendió a Darwin Núñez al Liverpool, sin embargo, el club terminó embolsándose en torno a 40 millones.

El fútbol, poco a poco, abandona la curva de recesión en la que le metió la pandemia y la última ventana de fichajes es una prueba internacional de ello. La FIFA ha elaborado un informe sobre el último mercado (1 de junio-1 de septiembre) donde ha cuantificado el flujo de dinero que se ha movido a través de los datos declarados al Transfer Matching System (TMS). El informe del TMS de la FIFA cuantifica un máximo histórico en cuanto a movimientos en el fútbol masculino y un incremento de las tasas de transferencia de casi el 30 %. Después de dos ventanas estivales a la baja, la de 2020 y 2021, en este el mercado ha registrado un acentuado incremento de las tasas de traspaso del 29,7 por ciento con respecto a misma ventana hace un año, aunque todavía el total sigue estando un 13,9 % por debajo de la de 2019, la última prepandemia.

FIFA subraya que los agentes e intermediarios se han embolsado un total de 494 millones de euros en comisiones en esta ventana, según los datos declarados. El máximo organismo futbolístico mundial insiste en su tarea de regularizar mejor el fútbol y de controlar más la actividad que realizan los representantes y los intermediarios. Se justifica en su informe explicando que “en los últimos diez años, el porcentaje de las comisiones de los agentes por los traspasos durante el periodo de inscripción del mercado de junio-septiembre ha pasado del 6,1 % en 2012 al 9,9 % en 2022″. Mientras que el mismo informe denuncia que en ese periodo “el importe total de compensaciones por formación ascendió a casi 69 millones de euros”.

El Consejo de la FIFA ha aprobado paquetes de medidas para regularizar y controlar más la actividad de los agentes e intentar terminar con las llamadas súpercomisiones, entre otras cosas. Más dinero para los clubes y menos en los canales no controlados. FIFA insiste en que quiere seguir dando pasos “hacia un sistema de traspasos más justo y transparente”. Mientras, se apunta el inicio de la curva inversa, ascendente, después de que el mercado se viera, como no podía ser de otra manera, duramente golpeado por la recesión de la pandemia. Los efectos comienzan a dejarse atrás y el mercado es un termómetro. En su informe oficial, FIFA señala que se vive “un periodo de fuerte recuperación”. El número de operaciones en el fútbol masculino alcanzó un nuevo máximo histórico con 9.717 traspasos internacionales, lo que significa un incremento del 16,2 % comparado con esta misma ventana hace justo un año. Además, supone un aumento del 6,9 % respecto a 2019, el último mercado prepandemia. FIFA añade, además, que otros “417 fichajes estaban pendientes de ser anunciados en el momento de finalizar este informe”. Tras el 1 de septiembre, aún quedaban países con el mercado abierto.

FIFA percibe que los cupos y topes a la cantidad de cesiones se han dejado notar en el tipo de movimientos. Así, un 58,5 % de las altas llegaron a través de jugadores libres; un 16,8 fueron traspasos a título definitivo y un 12,2 % en concepto de préstamo. Europa se llevó la palma. Los clubes pertenecientes a UEFA fueron los que más vendieron y los que más compraron y, por su puesto, lideraron el ránking en cantidades por delante de CONMEBOL. El montante en transferencias aumentó para la FIFA en un 30 % con respecto a la ventana de hace un año. El crecimiento en el número de traspasos llama especialmente la atención en el caso de la Confederación Africana, donde se registró un incremento del 86,1 % altas y un 59,4 % en traspasos.

El mercado en España y el tope inglés

No sorprende a nadie que entre las diez asociaciones que más hayan invertido, el primer lugar sea para Inglaterra con 1808 millones. Mientras, los clubes franceses recibieron los ingresos más altos por tarifas de transferencia con 617 millones de euros, por delante de Alemania y de Italia, con 560 y 541, respectivamente. Especial atención merece en el dossier el caso portugués. El organismo explica cómo “triplicaron con creces los ingresos por traspasos en comparación con el mismo periodo de 2021, tras dos años de importantes descensos”. El récord, en este caso, lo marcaron los 75 millones por los que el Benfica vendió a Darwin Núñez al Liverpool, sin embargo, según fuentes portuguesas, al final el club encarnado terminó únicamente embolsándose en torno a 40 millones por esta operación. Además, hubo traspasos notables como los de Vitinha al PSG (41,5 millones); el de Matheus Nunes al Wolverhampton (45 millones) o el de Fabio Vieira al Arsenal (35 millones). En total en Portugal, se ha cuantificado un aumento en tarifas de transferencia de más del 225 % en comparación con el mismo periodo en 2021. España, por su parte, ha sido la tercera confederación que más a invertido con casi 480 millones y la sexta en cuanto a dinero recibido por ventas con un total de casi 413 millones.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos