El MSP analizará medidas tras declarar la OMS a la viruela del mono como «emergencia preocupante»

Ya se han registrado más de 16.000 casos en 75 países.

MSP

El Ministerterio de Salud pùblica analizará la semana próxima la declaración de la Organización Mundial de La Salud (OMS) de «emergencia de salud pública de carácter preocupante a nivel internacional» a la viruela del mono.

La OMS define una emergencia de salud pública de interés internacional, o PHEIC, como “un evento extraordinario” que constituye un “riesgo para la salud pública de otros Estados a través de la propagación internacional de enfermedades” y que “potencialmente puede requerir una respuesta internacional coordinada”. Esta definición implica una situación que es: grave, repentino, inusual o inesperado, que tiene implicaciones para la salud pública más allá de la frontera nacional del Estado afectado y que puede requerir una acción internacional inmediata. La OMS ahora ve el brote como una amenaza lo suficientemente importante para la salud mundial que se necesita una respuesta internacional coordinada para evitar que el virus se propague más y se convierta potencialmente en una pandemia.

Fuentes del Ministerio de Salud Pública dijeron a Diario la R que el ministro Daniel Salinas había sido informado en la pasada jornada de la resolución de la OMS, y se decidió realizar la semana que comienza una reunión de los expertos del ministerio para saber que medidas va a tomar Uruguay frente a esta alerta de la OMS. En el país no se han constatado casos de la viruela del mono y no hay ninguno bajo investigación, tras haberse descartado semanas atrás cuatro casos sospechosos. Aunque la declaración de la OMS no impone requisitos a los gobiernos nacionales, «sirve como un llamado urgente a la acción» según los protocolos del organismo internacional. 

La viruela del mono se ha expandido de una forma poco vista con anteriores virus. Hace dos meses (el 23 de mayo) los casos registrados eran 148 en 12 países. Al día de ayer se han registrado 15.510 casos en 75 países, con cinco fallecidos.

Dentro de la región hay casos en Argentina (13), Chile (26), Brasil (607), Perú (126), Ecuador (2), Colombia (10), Venezuela (1). Bolivia, Paraguay y Uruguay no han registrado casos. España tiene la mayor cantidad a nivel global con 3.125, seguido por EEUU (2.316), Alemania (2.191), Reino Unido (2.142) y Francia (1.448). 

«Sabemos muy poco»

El director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo que que el brote de la viruela del mono cumple con todos los requisitos necesarios para que se declare como uan emergencia. «Tenemos un brote que se ha propagado por todo el mundo rápidamente, a través de nuevos modos de transmisión, sobre los cuales sabemos muy poco y que cumple con los criterios del Reglamento Sanitario Internacional», ha explicado el jefe de la OMS en rueda de prensa realizada ayer.

Ghebreyesus ha asegurado además que, en términos generales, «la evaluación de la OMS es que el riesgo de la viruela del mono es moderado a nivel mundial y en todas las regiones, excepto en la región europea, donde evaluamos el riesgo como alto».

Antes de llamar a la calma y recomendar a los países que sigan el protocolo de contención establecido para esta clase de emergencias. «Con las herramientas que tenemos ahora, podemos detener la transmisión y controlar este brote», ha manifestado. El jefe de la OMS ha matizado que, «de momento, se trata de un brote que se concentra entre hombres que mantienen relaciones homosexuales, en especial con compañeros múltiples» aunque ha recordado que «el estigma y la discriminación son tan peligrosos como cualquier virus».

«Además de nuestras recomendaciones a los países, también hago un llamado a las organizaciones de la sociedad civil, incluidas aquellas con experiencia en el trabajo con personas que viven con el VIH, para que trabajen con nosotros en la lucha contra el estigma y la discriminación», ha declarado.

Hay una vacuna

Ya existe una vacuna aprobada por varios países para la prevención y el tratamiento de la viruela del mono. Se llama Imvanex en Europa ( JYnneos en EE.UU. e Imvamune en Canadá) la cual es producida por la farmacéutica danesa Bavarian Nordic. De su uso en África sugieren que es, al menos, 85% efectiva para prevenir la viruela del mono. Estados Unidos y países europeos ya están adquiriendo partidas de esta vacuna. A esto se sumó Brasil en las últimas horas.

Bavarian Nordic anunció el viernes que suministrará 1,5 millones de dosis adicionales de la vacuna a un país europeo no revelado, con entregas a partir del cuarto trimestre de 2022, pero la gran mayoría de las dosis se entregarán en 2023. La empresa dijo que «tiene contratos de suministro en curso con EE. UU. y Canadá y ha entregado la vacuna a varios países no revelados a nivel mundial como parte de su preparación biológica nacional».

La OMS resaltó que “Imvanex, aprobada en 2019 para su uso en la prevención de la viruela del mono, aún no está ampliamente disponible”, al tiempo que dijo que se encuentran “trabajando con el productor de la vacuna para mejorar su acceso”, y destacó: “Las personas que han sido vacunadas contra la viruela en el pasado también tendrán cierta protección”. El MSP en un comunicado del mes de mayo destacaba que «la vacunación antivariólica ha resultado eficaz para la prevención de la viruela símica. La misma no se administra desde la erradicación de la enfermedad. Pero podría utilizarse para control de brote». En Uruguay se dejó de vacunar contra la viruela en 1980, por lo cual las personas nacidas antes de ese año y que recibieron la vacuna tendrían una cierta protección. 

Los síntomas y el contagio

Las personas que tienen la enfermedad son contagiosas mientras tienen síntomas (normalmente entre las primeras dos y cuatro semanas). Sin embargo, no está claro si las personas que asintomáticas pueden transmitir la enfermedad. Se puede contraer esta afección a través del contacto físico con alguien que tiene síntomas. Las erupciones, los fluidos corporales (como fluidos, pus o sangre de lesiones en la piel) y las costras son particularmente infecciosos. El contacto con objetos que han estado en contacto con la persona infectada como la ropa, ropa de cama, toallas u objetos como utensilios para comer también pueden representar un foco de infección.

Pueden resultar también infecciosas las úlceras, lesiones o llagas puesto que el virus puede propagarse a través de la saliva. Por lo tanto, tendremos un alto riesgo de infección si convivimos con personas contagiadas en nuestra casa o si lo hacemos con parejas sexuales. También las personas que trabajan en el sector de la salud están más expuestas.

Los síntomas de la viruela del simio pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos, agotamiento y una erupción en la piel que puede parecer granos o ampollas. La erupción pasa por diferentes etapas, convirtiéndose en pústulas antes de curarse. La OMS advirtió que, tras un periodo de incubación de entre 6 y 16 días (que puede variar entre 5 y 21), la infección se divide en dos periodos: Invasión (entre los días 0 y 5): caracterizado por fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía). la segunda etapa es una erupción cutánea (entre 1 y 3 días después del inicio de la fiebre): aparecen distintas fases del exantema. En general, primero afecta al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo, siendo que las regiones del cuerpo más afectadas son la cara (en el 95% de los casos), las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos). La evolución de esta suerte de ampollas avanza a maculopápulas (lesiones de base plana) a vesículas (ampollas llenas de líquido), pústulas y costras (tras unos 10 días), las cuales desaparecen por completo hasta 3 semanas más tarde.

Se descubrió en 1958

El virus MPXV, o más conocido como viruela del mono o Monkeypox es primo de la viruela, enfermedad ya erradicada. Se descubrió en 1958, cuando ocurrieron dos brotes de una enfermedad similar a la viruela en colonias de monos mantenidos para investigación en el Statens Serum Institute de Dinamarca.

Sin embargo, la fuente de la enfermedad sigue siendo desconocida y solo se sabe que es causada por el virus que pertenece al género Orthopoxvirus de la familia Poxviridae y que los roedores africanos y los primates no humanos (como los monos) pueden albergar su virus e infectar a las personas. El programa mundial de erradicación de la viruela en los años 60 y 70 tuvo resultados exitosos. Las vacunas brindaban cierta protección contra el virus de la viruela del mono. Pero desde la década de 1970, muchos países dejaron de vacunar contra la enfermedad ahora erradicada, lo que abrió una puerta a la viruela del mono.

Y así fue como, en 1970, se registró el primer caso humano en un niño de 9 meses en la República Democrática del Congo (RDC). Posteriormente, la OMS informó 54 casos entre 1970 y 1979 y 338 casos entre 1981 y 1986 en 11 países de África: Benín, Camerún, Costa de Marfil, Gabón, Liberia, Nigeria, República Centroafricana, Congo, RDC, Sierra Leona y Sudán del Sur. Dadas las altas tasas de inmunización contra la viruela durante este período, el aumento de contagios probablemente fue el resultado de una mayor vigilancia e identificación de casos.

Durante los últimos 30 años, en medio de la disminución de la cobertura de vacunación contra la viruela, África informó de docenas de brotes de viruela del mono y una cantidad incalculable de casos, al menos en decenas de miles. De ahí y con mutaciones ha llegado ahora a todo el mundo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.