El Papa no descarta renunciar pero dice que «la puerta está abierta» y «es una opción muy normal»

"No creo que pueda seguir con el mismo ritmo de viajes que antes" dijo Francisco.

El Papa Francisco ha dejado la puerta abierta a su dimisión, pero ha precisado que no está pensando en ello en la actualidad, aunque ha reconocido que tiene que reducir su actividad, especialmente en cuanto al ritmo de viajes.

“La puerta está abierta y es una de las opciones, pero hasta ahora no he llamado a esta puerta. No he sentido aún esta posibilidad, pero esto no quiere decir que mañana no empiece a pensar en ello”, reiteró. Y destacó que “no sería algo extraño” ni “una catástrofe”. “Se puede cambiar de Papa, no hay ningún problema”, ha manifestado el Papa, de 85 años, a los periodistas en el vuelo de regreso a Roma tras su viaje a Canadá. 

Francisco también explicó que cualquier tipo de decisión será “la voluntad del Señor”. “Si el Señor te indica que tienes que ir al rincón, te vas al rincón”, señaló y matizó “que aún no ha sentido esa llamada”.

El Pontífice ha puntualizado que no está pensando en dimitir ahora mismo, pero eso no significa que no pueda empezar a valorar esta posibilidad próximamente. En este sentido, se ha referido a su estado de salud, ya que en los últimos seis días, apenas podía dar algunos pasos y se ha tenido que desplazar en una silla de ruedas la mayor parte del tiempo por la lesión de rodilla que arrastra.

«No creo que pueda seguir con el mismo ritmo de viajes que antes. Pensando en mi edad y mi limitación, tengo que tomármelo con calma», ha reconocido al respecto. Su problema de rodilla podría solucionarse con una operación, pero no quiere volver a pasar por el quirófano después de la intervención en el colon hace poco más de un año. «Con la anestesia no se juega», ha expresado el Pontífice sobre someterse a una operación.

“A mi edad y con esta limitación tengo que ahorrar fuerzas un poco para poder servir a la Iglesia” o “al contrario, pensar en la posibilidad de echarme a un lado”, dijo durante una rueda de prensa de más de 45 minutos después de la dura jornada en la que desde Quebec viajó a Iqualuit para reunirse con la población de los inuit.

Aseguró que seguirá intentando viajar “porque es una manera de estar cerca de la gente y es un modo de servir” y que aún quedan pendientes los viajes a Sudan del Sur y a la República Democrática del Congo, “pero ya el año que viene”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.