El presente y futuro de la industria portuaria

La conferencia organizada por la Liga Marítima Uruguaya a través de Zoom contó con la presencia de la presidenta del Centro de Navegación (Cennave), Mónica Ageitos, que abordó el segundo punto acerca del presente y futuro de la industria portuaria.

Union de Exportadores del Uruguay
Foto: Vanni Gonzo

En el mismo evento, la presidenta del Centro de Navegación (Cennave), Mónica Ageitos, habló: 

“Nosotros entendimos que era necesario analizar el escenario actual y proyectar hacia adelante pero era imposible hacerlo sin considerar las grandes consecuencias que la pandemia generó en cada negocio. Lo que se nos plantea ahora es entender qué pasó para que las navieras pasaran de solicitar préstamos para sobrevivir a tener ganancias muy importantes que es lo que hoy vemos constantemente en la prensa. Además, el cómo pasamos de tener poblaciones poco proclives a gastar a tener una gran demanda y consumo como lo hay en la actualidad”, manifestó.

Para que las navieras pasaran de una situación a la otra hay varias razones que considera importantes. Lo primero que mencionó fueron los planes de vacunación exitosos para la población mundial, más allá de que hubo algunos problemas en la logística y prioridades al principio. Eso hizo que la gente volviera a la calle, las industrias volvieran a funcionar y el consumo se normalizara en primera medida. Además de eso, los países pusieron todos sus esfuerzos para recuperar el tiempo perdido mediante el ofrecimiento de créditos blandos, bajas tasas de interés y con la suma de fuertes planes de inversión pública.

“China e India volvieron a su posición de fuertes compradores, por ejemplo de productos forestales. Por tanto, el comercio comenzó a crecer, a tomar temperatura de compra-venta, de necesidad de insumos, materias primas, de colocación de productos manufacturados, pero las terminales y puertos seguían, y siguen, colapsados. Los almacenes y depósitos siguen abarrotados de productos, algunos como la vestimenta, que no estaban en línea con la temporada o estación del año de ese momento. Era mercadería que había quedado. Problemas de transporte terrestre, logística fuera del puerto, contenedores llenos utilizados como depósitos. La no devolución en tiempo y forma de los contenedores vacíos. Es decir, un gran cuello de botella”, señaló.

Todo eso hizo que el problema sea global y solo el tiempo con los nuevos escenarios sanitarios darán certezas de lo que pueda suceder.

“La industria naviera, más allá de procesos de concentraciones de las últimas décadas hasta hoy, se presenta como una competencia perfecta, ya que además de los exportadores e importadores tienen una gran oferta de transporte. La tecnología y las políticas comerciales les permiten tener suficiente y fácil acceso a la información. Saber cuándo el buque llega, dónde está su carga, conocer el itinerario y ante la eventualidad de algún cambio, la información llegará en tiempo y forma”, comentó.

Otro punto a destacar es que las navieras avanzan muy fuerte sobre políticas comerciales verticales para ofrecer servicios que no sean solo el transporte marítimo, sino que también el terrestre y ferrocarril. Por eso, no llama la atención que las mismas incursionen en negocios aéreos, donde muchas de ellas ya cuentan con propios aviones para corta o mediana distancia. Es decir, lo que no se puede transportar por agua lo hacen por aire. Ageitos cree que esto va ser una tendencia cada vez más fuerte y que se verá con más nitidez. En una diapositiva que mostró en la presentación se pueden ver “las órdenes de construcción de los nuevos buques portacontenedores del 2013 al 2025. Por más que hubo algún freno sobre fines del 2020, las navieras sabían de ésta necesidad y han confirmado la construcción de buques como de contenedores porque el mercado así lo exige. En este año, las confirmaciones que ya se hicieron tendrán un fuerte impacto en el 2022 y algo menos en el 2023, pero las navieras ya a partir del año próximo tendrán en el agua nuevos buques, mayor tonelaje y mayor capacidad de bodega, lo que seguramente permitirá volver a una normalidad”, sostuvo.

Por último, habló acerca de los fletes que “han registrado niveles superiores a la media y eso encarece el comercio y el consumo. No es menos cierto que cuando la demanda estuvo muy fría y los fletes marítimos por el piso con niveles bajos, el comercio y el consumo no se vieron beneficiados en el producto local”, sentenció.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Nacionales