El recuerdo de las dos victorias de Uruguay ante Corea, con goles agónicos

En Italia ’90 Daniel Fonseca a los 90’ nos dio la clasificación a los octavos de final y en Sudáfrica 2010 un gol de Suárez a los 88’ nos puso en cuartos de final.

Debuta la Celeste en la Copa del Mundo teniendo como adversario a Corea del Sur, un habitué de estas citas (juega su 10° Mundial consecutivo desde 1986) al que Uruguay ya enfrentó en dos ocasiones, en ambas se jugaba la clasificación y las dos veces terminó ganando con un gol agónico. 

Nunca fue sencillo este rival.

El primer antecedente se registró en el cierre de fase de grupos de Italia ’90. Los coreanos tenían una mínima chance matemática; debían ganar y esperar un resultado de otro grupo. Uruguay ganando se metía en octavos de final como uno de los cuatro mejores terceros de los seis grupos. Así era la reglamentación de entonces.

Dirigido por Oscar Tabárez, el equipo celeste (de blanco en la ocasión) salió con Fernando Alvez l arco; José Herrera, Nelson Gutiérrez, Hugo De León y Alfonso Domínguez; Santiago Ostolaza (Carlos Aguilera), José Perdomo y Ruben Paz; Sergio Martínez, Enzo Francescoli y Ruben Sosa (Daniel Fonseca).

Uruguay salió decidido a ofender al rival y apenas iba un minuto cuando una rápida combinación culminó con un remate de Francescoli en el palo. Parecía que el gol no tardaría en llegar, pero Uruguay fue perdiendo fuerza. 

Para el segundo tiempo Tabárez puso a Aguilera por Ostolaza. El Pato casi pone el 1-0 pero otra vez el palo impidió el gol. A los 17’ el maestro manda al campo a Fonseca, sacando a Sosa, que tras fallar el penal en el debut no había mostrado ni el 10% de sus condiciones.

Ya pasada la hora, Fonseca fue víctima de una falta. Era la última del partido. Domínguez amagó, los coreanos dieron el paso adelante, y cuando tiró el centro perdieron la marca de Fonseca que cabeceó solito y convirtió, en posición adelantada, pero el línea Diramba (de Gabón) y el árbitro italiano Lanesse dieron por válida la conquista.

Veinte años más tarde volvieron a cruzarse, esta vez en octavos de final.

Tabárez de nuevo en la banca celeste, ponía a Fernando Muslera; Maxi Pereira, Diego Godín (Mauricio Victorino), Diego Lugano y Jorge Fucile; Diego Pérez, Arévalo Ríos, Álvaro Pereira (Nicolás Lodeiro); Diego Forlán, Luis Suárez (Álvaro Fernández), Edinson Cavani.

A los 8’ Suárez ponía el 1-0 y confirmaba el buen momento de Uruguay que llegaba así a su tercera victoria al hilo en este torneo.

Pero en el segundo tiempo las cosas comenzaron a complicarse, tanto que a los 23’ Lee Chung Yong aprovechó un mal despeje y puso el empate, acabando allí con el invicto de Muslera que llegó a 338 minutos sin recibir goles.

Bajo lluvia torrencial se jugaba ese segundo tiempo que pintaba demasiado complicado, hasta que en el minuto 80’ volvió a aparecer Suárez para convertir con un derechazo el 2-1.

Uruguay se metía entre los ocho finalistas, alcanzando su mejor actuación en los últimos 40 años, después del 4° puesto de México ’70.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna