El regreso de un grande: Danubio volvió a Primera, 245 días después de su descenso

Pasaron 8 meses exactos desde aquel fatídico 23 de marzo cuando se fue a la “B” hasta el 23 de noviembre cuando logró el ascenso ganándole un clásico decisivo a Defensor.

Danubio fue noticia en el mundo del fútbol, tristemente para sus intereses, cuando el pasado 23 de marzo sufrió el descenso luego de 51 años ininterrumpidos en la Primera División.

El club que aportó al fútbol mundial jugadores como Ruben Sosa, Álvaro Recoba, Marcelo Zalayeta, Edinson Cavani y otros tantos cracks, vivía un momento que nunca había imaginado: irse a la “B”. Acostumbrado a pelearle los títulos a los dos grandes de nuestro fútbol, habiéndole ganado finales a ambos, le tocaba sufrir el peor momento de su historia.

Quiso el destino (y la muy mala administración de directivas anteriores que se reflejaron en pobrísimas campañas deportivas) que en el año de su histórico descenso estuviera en la presidencia el dirigente más ganador de la historia del club: Arturo Del Campo. Y en la dirección técnica el mismo hombre que en 2014 había dirigido al Danubio Campeón Uruguayo: Leonardo Ramos.

Pocos días después, su clásico rival, Defensor Sporting, también era noticia en el mundo al sufrir un inesperado descenso, diferente al de Danubio que había estado todo el campeonato en la zona roja. El violeta recién en la última fecha cayó en esa zona fatídica.

Con Cerro, que descendió junto con ellos, quedaba armado para 2021 un campeonato de la “B” que prometía ser el más espectacular de la historia, porque además de Danubio y Defensor estarían Cerro y Rampla, otros dos históricos, además de clubes como Racing, Central, Juventud, Atenas, que se armaron fuerte para pelear el ascenso.

El regreso de varios históricos

Leo Ramos le había prometido a Del Campo que si Danubio se iba a la “B” él se quedaría para devolverlo a la “A”.

Y para conseguir ese objetivo regresaron al club referentes históricos como Esteban Conde, Nacho González, Juan Manuel Olivera, Ribair Rodríguez que no pudo jugar (dos veces fue operado), además del capitán Sergio Rodríguez que ya estaba desde la temporada anterior.

El inicio de Danubio en el torneo de la “B” ya advertía de las dificultades que tendría para lograr el ascenso. Un empate con Central, luego alguna victoria mechada con derrotas ante Racing y Albion, para cerrar la 1ª rueda perdiendo con Defensor y quedar 5° en la tabla.

El hecho de haber terminado en el 5° puesto la 1ª rueda demuestra que el regreso no sería para nada sencillo. Racing lideraba con 22 puntos seguido de Albion con 21, Defensor 20, Juventud 19 y Danubio con 18.

La llegada de Fossati y refuerzos clave

En el receso entre la 1ª y 2ª rueda Leo Ramos se fue a dirigir al Querétaro y Danubio recurrió a un hombre de la casa: Jorge Fossati. Y con el “Flaco” llegaron refuerzos que terminarían siendo decisivos, como el zaguero Emanuel Hernández, los volantes Diego Vicente y Wiston Fernández y el delantero Maicol Cabrera. Además, Javier Méndez pasó a jugar como líbero, resultando un enorme acierto del DT.

Y la 2ª rueda de Danubio fue excelente, al punto que logró 7 victorias y 2 empates, sufriendo dos derrotas. Hizo 23 puntos para terminar trepando al 2° puesto, quedando con 41, con 3 de ventaja sobre Racing y 4 sobre Defensor.

La derrota ante el sorprendente Albion en la 19ª fecha había dejado a Danubio 2° con 34, pero tenía a Racing y Cerro con 33 y a Defensor con 31. En la 20ª fecha, un gol de Emanuel Hernández en el minuto 95 le permitió un triunfo 2-1 sobre Rocha que sería decisivo, porque faltando dos fechas quedaba con 3 puntos de ventaja sobre Racing y Defensor y 4 sobre Cerro, su siguiente rival.

El 0-0 ante los albicelestes sirvió para dejar fuera de carrera a ese rival y también a Racing en la pelea por el ascenso directo, el cual se definiría mano a mano con Defensor en la última fecha.

El día que se sorteó el fixture y se supo que en la última fecha jugarían los dos gigantes de la divisional, ya presagiaba que se trataría de una final.

Y así fue.

Danubio la encaró sabiendo que el empate le alcanzaba para subir. Se puso 1-0 a los 12’ con gol de Leandro Sosa, el mismo que anotó también un gol decisivo en la final 2014 contra Wanderers, cuando el franjeado ganó aquel Uruguayo en Primera.

El pitazo final del árbitro Daniel Rodríguez cuando ya eran las 00.16 horas del miércoles 24 decretó el regreso de un grande.

Danubio volvió a Primera, 245 días después de aquel fatídico 23 de marzo.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna