Las políticas aplicadas por la IM

El rol de las cooperativas en la limpieza de la ciudad

Según destacó a LA REPÚBLICA el director de la División Limpieza de la Intendencia de Montevideo (IM), Ignacio Lorenzo, su dirección comparte tres grandes áreas de trabajo con el movimiento cooperativo: limpieza de locales, limpieza de áreas comunes y reciclaje en el hogar.

El director de la División Limpieza de la Intendencia de Montevideo (IM), Ignacio Lorenzo, sostuvo en diálogo con LA REPÚBLICA que las cooperativas desarrollan un rol estratégico en varias de las direcciones de trabajo y la acción pública y comunitaria. “En el caso de Limpieza tenemos tres grandes áreas de trabajo en conjunto”, destacó.

La primera área se vincula con la limpieza de los locales de la propia comuna. “Esto es particularmente relevante en época de pandemia donde tenemos que fortalecer los elementos de higiene. Pensemos, por ejemplo, en las operaciones de limpieza en lo que tiene que ver con vestuarios y áreas comunes que por protocolo deben ser higienizados entre cada uso. O sea que estamos en una permanente limpieza y sanitización”, explicó.

A su vez, la segunda área es la que trata la limpieza de algunas zonas de la ciudad. “Allí existen cooperativas que tienen asignadas, por medio de compras directas en el marco del TOCAF (Texto Ordenado de Contabilidad y Administración Financiera), algunas áreas de limpieza”, informó. “Eso es lo que compete a la División Limpieza. También la División de Espacios Públicos y Edificaciones trabaja con algunas cooperativas en lo que es limpieza; lo mismo algunos de los Municipios”, agregó.

Por último, la tercera área que se lanzó a fines del año pasado y se renovó hace poco tiempo, es la clasificación intradomiciliaria en edificios y cooperativas de vivienda de más de 10 unidades mediante los bolsones para residuos secos reciclables. “Allí tenemos un trabajo en conjunto primero a nivel de la Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas (Cudecoop) y en particular con la Federación de Cooperativas de Vivienda de Usuarios por Ahorro Previo (Fecovi) y la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (​Fucvam) en donde vemos que existe una alianza natural”, señaló.

Al mismo tiempo, destacó que hay muchas cooperativas que ya desarrollan tareas de clasificación y de acción ambiental. “Este tipo de iniciativas (los bolsones) les permiten un dispositivo para clasificar de manera intradomiciliaria y también se les asegura un retiro. (Por ende) es también una dimensión relevante e innovadora en ese trabajo en conjunto”, manifestó.

Por su parte, Lorenzo indicó que dentro de las plantas de clasificación existen cooperativas que se formaron con antiguos clasificadores informales que acudieron a un proceso de formalización y que el año pasado formaron cooperativas para poder gestionar la acción de clasificación.

EXPERIENCIA CON LOS BOLSONES

Consultado sobre la implementación de los bolsones para residuos secos reciclables, el director de la División Limpieza de la IM señaló que en la actualidad se entregaron a 1.100 lugares y que pretenden alcanzar unos 3.000 puntos de clasificación en setiembre, de los cuales un número importante son cooperativas de vivienda.

“Los primeros resultados que hemos obtenido es que se ha vuelto una parte relevante del sistema de clasificación en la ciudad. Antes de esa iniciativa teníamos más o menos unos 130 lugares de clasificación en supermercados y un número más o menos similar de edificios y cooperativas (de vivienda) que ya clasificaban, o sea que pegamos un salto muy grande en la cantidad de puntos. En ese sentido, hay una decisión creciente y positiva”, argumentó.

Otro aspecto relevante es que en varias de las cooperativas donde se entregaron ya existían experiencias incipientes de reciclaje, pero lo que no había era un mecanismo para que ese residuo fuera a un lugar adecuado. “A veces hacían la clasificación intradomiciliaria, pero después no tenían donde disponer de esos residuos clasificados y terminaba todo en el mismo contenedor. Eso, obviamente, no aseguraba su destino de clasificación y reciclaje. Entonces, de alguna manera, en muchos lugares nos encontramos con una práctica establecida y lo que hace el bolsón es simplemente poder dar esa herramienta que los vecinos precisan”, dijo.

MEJOR ESQUEMA DE CLASIFICACIÓN

Lorenzo destacó que de todos los esquemas de clasificación que tiene la IM este es el que, de alguna manera, permite un alcance de mejor calidad en los residuos dado que prácticamente el 95-98 por ciento de los residuos son de buena calidad, por lo que continúan el proceso de clasificación y valorización. “Los datos que manejábamos hace tres semanas es que los bolsones representan el 15 por ciento de los residuos que entran a la planta, pero se transforma en el 25 por ciento de lo que sale. Eso tiene que ver con la excelente calidad que tienen y habla justamente de una acción muy positiva de los vecinos y también de las cooperativas en los que están varios de ellos”, finalizó.

La clave:

“Creo que un punto particularmente relevante en las cooperativas de vivienda son los aspectos de participación, trabajo comunitario, e incluso de activismo. Muchas de estas cooperativas tienen también una función activa sensible a determinados temas como puede ser el tema ambiental y una acción comunitaria. Eso me parece que es un punto central”.

Ignacio Lorenzo
Director de la División Limpieza de la Dirección de Desarrollo Ambiental de la Intendencia de Montevideo (IM)

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos