Comportamiento felino

El ronroneo de los gatos explicado por la etología

Así comenzó su artículo Jan Osterkamp, uno de los principales redactores de etología en el sitio Investigación y Ciencia, donde realizó un racconto de las principales causas y razones de un ronroneo.

“El ronroneo es placer y bienestar en un minino cuando se lo acaricia o cuando el animal se siente satisfecho”, aseguró. Pero los felinos también ronronean por otras razones: cuando tiene hambre, si está herido, asustado o todos al mismo tiempo. Ronronear, entonces, tiene “más cometidos de los que se supone” en cuanto a la independencia del bienestar animal.

Para explicar este punto, Osterkamp aseguró que durante mucho tiempo no se sabía por qué los gatos ronronean. Finalmente, se pudo saber que esta acción surge de una desviación del flujo del aire en la cual interviene la anatomía del diafragma y la laringe.

Durante decenios, la investigación fracasa en el intento de explicar de manera detallada el sonido. “Las hipótesis que se barajan hasta ahora señalan que la causa estriba en las rítmicas y reforzadas oscilaciones en los espacios de resonancia de los pliegues vocales verdaderos, es decir, del par de cuerdas vocales responsable de producir sonido al efectuarse la vibración”, señaló Osterkamp.

Con el paso del tiempo, la explicación alternativa fue que estaban involucradas las cuerdas vocales, el hueso hioides, la circulación sanguínea en el pulmón o la arteria aorta que desempeñan un papel medular en los tonos del ronroneo felino.

Los comportamientos detrás del vibrato

Las razones biológicas pasaron en un segundo plano para los investigadores del mundo cuando se descubrió que los gatos solitarios ronroneaban incluso en situaciones amenazantes o dolorosas.

“La última teoría de los investigadores de felinos va en una dirección completamente distinta: sugieren que el ronroneo pone en marcha un increíble mecanismo de autocuración de los huesos”, indicó Osterkamp.

El ronroneo, según esta hipótesis, es similar al deporte y produce estímulos mecánicos y duraderos en el esqueleto de manera que activa el metabolismo de los huesos y se generan nuevas células óseas.

“Los gatos, al ser cazadores al acecho y corredores de distancia corta, se pasan muchas horas del día tumbados o vigilantes. Al parecer, en esos períodos se fortalecen los huesos a través del ronroneo”, aseguró.

Una idea similar se oculta detrás del entrenamiento a través de vibraciones para fortalecer músculos, huesos y tejidos óseos en los atletas y las personas mayores. Aunque los efectos son científicamente controvertidos, un metaanálisis encontró que ciertas formas de entrenamiento de vibración de cuerpo fortalecen los huesos y disminuyen su degradación, al menos en los sujetos mayores.

“Un dato curioso: las vibraciones que se usaban en esos estudios superaban los 12 hercios, es decir, se asemejan a la frecuencia de la garganta de los gatos”, concluyó Osterkamp.

Más datos:
Investigadores han sugerido que tal vez el ronroneo de los gatos ayude a aliviar las condiciones de displasia o osteoporóticas que son más comunes en sus primos cánidos, según se establece en el sitio Etología Clínica de Chile.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos