El tenis argentino de parabienes

Argentina tiene ya a 2 muy buenos jugadores para su futuro equipo de Copa Davis, a no dudarlo, el futuro del tenis argentino está en buenas manos.

En el balneario sueco de Bostad, el domingo obtuvo su primer torneo ATP el argentino de 23 años, Francisco Cerundolo, ganándole la final a su compatriota Sebastián Báez, de 21.

Dicho esto, debo agregar que ambos, en su ruta a la final dejaron detrás por primera vez, en ambos casos, a sendos Top 10 ATP, el campeón al defensor del título y 5 del ranking, Casper Ruud, y el finalista al ruso Andrei Rublev, 8 del escalafón.

Dice y con razón muchas veces un amigo mío y fana del tenis, que prefiere ver las 2 semis de un torneo que la final, y nunca fue tan cierto esto como en el Nordea Open 250, las 2 semis fueron verdaderos partidazos, Cerundolo le ganó en sets corridos al español Carreño Busta, quien el día anterior había sacado del certamen al Peque Schwartzman 6/0 6/1 en una verdadera paliza, y Báez hizo lo propio con el ruso Rublev 6/2 6/4, ganándole claramente a uno de los que mas fuerte le pega en el circuito, pasándolo en velocidad de bola, precisión en los tiros y en consistencia.

Con esos antecedentes se hacía difícil dar a un favorito para la final, ambos habían hecho grandes torneos, y si bien lo de Seba fue fantástico, derrotar a un ibérico en polvo de ladrillo como Carreño no era menor.

También jugaba el hecho de que Francisco había perdido su única final ATP ante el Peque en el 250 de Bs Aires, con el atenuante de que venía desde la Qualy y era su séptimo partido en 8 días, y que Báez, luego de perder su primer final en Santiago de Chile ante Pedro Martínez, ya había debutado en el tema Campeonato ante Tiafoe en Estoril, o sea estaría menos presionado en su tercera final, ya con un cetro en su palmarés. O sea, lo mental podía ser determinante, y más jugando una definición ante un compatriota, cuando más se sienten los nervios.

Son jugadores bien distintos, Báez, de 1,70 mt, como todo petiso, tenísticamente hablando, claro, es un talentoso, de otro modo no llegaría donde está, como el Mago Coria, o aquel francés que me encantaba ver jugar, Fabrice Santoro, el pequeño duende galo, pero además le agrega una increíble velocidad de piernas, unos desplazamientos increíbles, me atrevo a decir de lo mejor del circuito. En cambio Cerundolo, con un físico ideal para el tenis, 1,85 mt, la misma altura de Roger y Rafa, tiene en su drive su mejor arma, le pega con un fierro a esa derecha, verdaderos misiles, de los más rápidos del circuito, al estilo Delpo. A su revés, que es bueno y rápido aun le falta consistencia, lo mismo que a su servicio.

Ambos tienen temperamentos opuestos, Seba cara de poquer, nunca le da al rival pistas de su estado de ánimo, Francis es más extrovertido, habla mucho con su banco y trasluce su sentir en cada punto del juego.

Sin embargo todas las especulaciones previas son ni mas ni menos que eso, especulaciones, teorías, supuestos ,que se rinden ante la fuerza de los hechos, y el domingo fue mejor el que más presionado estaba por ganar, Cerundolo jugo mejor los puntos importantes, gano el desempate del primer parcial, luego de lo cual jugo su mejor tenis para el 7/6 6/2 final, que le dan su anhelado primer título, 250 puntos para el ranking (que lo ponen en su mejor posición Top 30), 200 lucas verdes y un terrible Porsche, que me hacía la boca agua cada vez que lo enfocaban

Se fue Vilas y vino Clerc, después la Legión (Gaudio, Coria, Nalbandian), luego Delpo, atrás de él Schwartzman, y cuando el Peque deje la posta, Argentina tiene ya a 2 muy buenos jugadores para su futuro equipo de Copa Davis, a no dudarlo, el futuro del tenis argentino está en buenas manos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Tribuna