El seguimiento como proceso de cura

El veterinario debe supervisar las heridas en mascotas

Tanto los traumatismos como las heridas en animales deben ser atendidas por un veterinario. Según especificó el sitio web especializado Animal 's Health, lo importante es recordar que realicen un seguimiento a la situación.

Las heridas en los animales de compañía son frecuentes. Las caídas desde las alturas, las mordeduras de otros animales y los accidentes de tráfico suelen ser un común denominador en las clínicas de atención veterinaria de urgencia. 

Según el análisis realizado por el Royal Veterinary College (RVC), el servicio de emergencias y cuidados intensivos suele tener como causas comunes en caso de heridas de gravedad un monitoreo 24 horas, en especial, si los traumatismos son de tercer grado. 

Por otra parte, una asociación sin fines de lucro denominada People’s Dispensary for Sick Animals, en un estudio similar al realizado por el servicio de emergencias expuso que el tratamiento de una herida depende tanto de su tamaño, de su profundidad como de su causa. 

En este sentido, desde la asociación sostienen que cualquier herida debe ser revisada por un veterinario, ya que el primer análisis debe descartar la gravedad y la urgencia en el tratamiento de la herida. 

Para que la población pueda advertir la gravedad de las heridas o rasguños en su mascota, las organizaciones realizaron un punteo. Para identificar una herida que pueda ser considerada de emergencia, los responsables de las mascotas tienen que observar si sangra profusamente y que el sangrado no se detenga pasados los diez minutos. 

En este sentido, la asociación civil también recomienda que en caso de quemaduras o de heridas profundas la asistencia veterinaria tenga lugar lo más pronto posible, ya que pueden parecer menos graves a simple vista. 

Un caso que indiscutiblemente es considerado una emergencia es con las heridas por mordeduras ya sea de serpientes u otro tipo de animal, así como las que generan las esquirlas de vidrio. Las lesiones oculares también son de gravedad y por lo general se debe evitar que se ensucien para no causar una infección. 

Las heridas con infección deben observarse con sumo cuidado. En especial porque el animal no puede ni lamerse, ni morderse y tampoco rascarse. Asimismo, según advirtieron las asociaciones y la revista especializada, algunos síntomas de la infección son la inflamación, la temperatura elevada de la herida, supuración, enrojecimiento, el sangrado con facilidad y el dolor. 

Procedimiento veterinario

Por su parte, veterinarios como David Dycus y Jennifer Wardlaw realizaron una investigación sobre los tratamientos científicos que mejoran la irrigación y el lavado de las heridas para evitar los restos visibles y microscópicos para reducir el riesgo de una infección.
En este sentido, la limpieza debe eliminar el tejido muerto y el material ajeno al organismo dentro de la herida, según los expertos veterinarios, ya que reduce la contaminación bacteriana. Luego de la limpieza, el siguiente paso es cerrar la herida abierta. 

Aunque los procesos en los animales de compañías suelen ser muy individuales, ya que si existe poca piel sobre la herida abierta hay un gran riesgo de infección y posiblemente ésta quede abierta. En este caso, los responsables deben cambiar los vendajes y limpiar la herida periódicamente. 

Más datos:
Según los veterinarios David Dycus y Jennifer Wardlaw, para cerrar las heridas en animales pequeños se suele utilizar suturas, grapas o pegamento quirúrgico. Sin embargo, existen otras que requieren procedimientos más intensivos como son los drenajes o la cirugía. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos