/

Una acción que ya se realiza en Europa

En Uruguay se va hacia el fraccionamiento de alimentos

El Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (Cambadu) actualmente se encuentra en negociaciones con la Intendencia de Montevideo (IM) para extender la vigencia del fraccionamiento de alimentos que según dicen ha dado buenos resultados.

Presidente de Cambadu, Daniel Fernández / Foto: Danielo Scalese

Sobre principio de año, más precisamente en abril,el Centro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (Cambadu) negoció con la Intendencia de Canelones y Montevideo la venta fraccionada de alimentos en los distintos barrios de ambas ciudades. Esa medida se aplicó, pero el período de vigencia de la misma finaliza pronto, por lo tanto desde la gremial ya están en tratativas para extender el plazo.

“Cuando venía la cosa muy mal con la salida de la pandemia del Coronavirus / Covid-19, donde había mucha desocupación y necesidad de la gente, empezamos a hablar con Intendencia de Canelones que era la más proclive, nos dijo que sí y lo anunciaron con bombos y platillos.La Intendencia de Montevideo (IM) era muy rígida en esto, (pero luego del anuncio de Canelones) nos llamó para realizarlo con ciertas exigencias que a nuestro parecer estaban bien. Las aceptamos y se empezó a aplicar esa medida”, manifestó a Diario La R, su presidente Daniel Fernández. 

Eso hizo que se blanqueara una situación que ya se daba y para Cambadu fue algo muy positivo. Como es lógico, no pasa en todos los barrios, sino solamente en los periféricos. “Ahí la gente no tiene para comprar un paquete de fideos que sale 79 pesos uruguayos, pero sí para comprar el kilo de una bolsa de cinco, que termina a un costo de 30 o 40 pesos uruguayos, que es de buena calidad. Te lleva 300 o 400 gramos que es el equivalente a un paquete de 79, por 15 o 18 pesos”,remarcó. Ese fue el ejemplo que utilizó para explicar la situación, porque también puede ser que no tengan para llevar un kilo de azúcar u otros alimentos.

En dichos barrios hay que ver esta realidad que es la que vive y a veces, según dijo, la gente no se da cuenta. Ahí se ve mucho que la persona que sale a trabajar, hacer changas, horas extras o a vender caramelos arriba de un ómnibus, va con 100 pesos uruguayos para pasar el día. Algunos días tienen más y otros días no tienen nada. Entonces, cuando va comprar un producto para alimentarse no puede comprar el paquete cerrado y termina con el fraccionamiento de ese alimento.

“Esta medida se acaba el martes 30 de noviembre, estamos nuevamente en conversaciones con la IM para prorrogarlo un tiempo más, porque ha dado muy buenos resultados. Primero que la gente compra con más confianza. El fraccionamiento debe hacerse en presencia del que viene a comprar, ´no es que te doy un paquete y tomá ya está fraccionado´. La gente exige y tiene todo el derecho de que se le dé buena mercadería, porque la hay. A veces el packing (envoltorio) de un producto es más caro que el producto en sí”,señaló.

Hay que recordar que el fraccionamiento de alimentos se puede realizar en comercios de 100 a 200 metros cuadrados y que la persona debe concurrir con un recipiente o si no con pequeñas bolsitas de nylon donde se les introduce la mercadería que desean.

Lo que viene a colación de esto, es que “el Ministerio de Ambiente (MA) lucha contra la cantidad de desperdicios alimenticios que tenemos, entonces tú compras un paquetito de dulce de membrillo de media kilo, te le ponen un papel celofán, te lo envuelven en un nylon y por último lleva el papel de astraza para llevártelo a casa.

Si lo compras envasado viene en un envase muy coqueto de plástico que después no tenés como tirarlo a la basura porque es una porquería, más el papel, más otro. Si compras un paquete de fideos solo lleva dos papeles. Todo eso encarece el producto, porque los packing son de primerísimo nivel. O sea, hoy el envasado en Uruguay no le envidia nada al primer mundo en galletitas, fideos, azúcar o lo que sea. Es lo que se usa en el mundo. Es tan chiquito que todos tenemos lo mismo, pero es muy caro para una población empobrecida”, sostuvo.

Según puntualizó, el fraccionamiento de alimentos ya se hace en Europa, principalmente en granos, porotos, nueces y todos esos productos en los comercios, no en las grandes superficies. A esas últimas, que muchas tienen permiso para hacerlo, las municipalidades les exigen que se realice en un área totalmente aislada donde las personas que trabajan allí usen gorrito y tapaboca y que tenga balanza de precisión. “Se va hacia el fraccionamiento de alimentos. Está todo lindísimo, pero es más caro lo envasado porque tiene un costo adicional enorme”, sentenció.

LA CLAVE:

Recordemos que es para alimentos no perecederas y para una serie de perecederos, no para todos los productos.Principalmente lo congelado no se puede fraccionar, pero a veces nuestros comerciantes fraccionan productos del freezer y lo vuelven a guardar. Ahí es cuando te agarra el municipio y te multa”

Daniel Fernández
Presidente delCentro de Almaceneros Minoristas, Baristas, Autoservicistas y Afines del Uruguay (Cambadu)

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Empresas