Encuentran una ciudad perdida en Irak que tiene 2.000 años

Un grupo de investigadores ha descubierto una vieja fortaleza que pertenecería a la ciudad perdida de Natounia, en Irak. Conocida como Rabana-Merquly, la antigua construcción sería parte de los vestigios de la ciudad perdida, que alguna vez conformó el Imperio Parto o Arsácida, que reinó entre el año 247 a. C. y el 224 d. C. Los partos eran enemigos acérrimos del Imperio Romano y libraron varias batallas contra ellos durante más de 250 años.

Según una nueva investigación arqueológica publicada recientemente en la revista Antiquity, el hallazgo de los restos de una antigua fortaleza en Irak podría indicar el descubrimiento de la ciudad perdida de Natounia. Se trata de uno de los centros neurálgicos del Imperio Parto, un pueblo nómada de las estepas de Asia que creó un vasto imperio en ese continente, desafiando primero a los reyes helenísticos y luego a la todopoderosa Roma. El Imperio Parto o Arsácida desplegó su poder en Asia Central y Mesopotamia entre el años 247 a. C. y el 224 d. C. Durante más de 250 años tuvieron fuertes contiendas bélicas con el Imperio Romano: al parecer, la fortaleza descubierta y la ciudad de Natounia sirvieron como uno de los centros regionales del imperio, hace aproximadamente 2.000 años atrás. 

Ubicada en un valle montañoso en el Kurdistán iraquí, la vieja fortaleza incluye relieves rocosos intrincadamente tallados, que según los arqueólogos representan a un líder antiguo del Imperio Pardo. La fortaleza fue conocida como Rabana-Merquly: sus restos fueron identificados durante una reciente expedición científica internacional, dirigida por Michael Brown, investigador del Instituto de Prehistoria, Protohistoria y Arqueología del Cercano Oriente de la Universidad de Heidelberg, en Alemania.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.