Espacios para fomentar la cultura y la recreación

Cada destino abraza al turista de una manera diferente. Unos son reconocidos por su naturaleza, otros por su patrimonio y varios por permitirle a quienes los recorren relajarse y disfrutar. Este es el caso de Soriano, donde a través del mar y la historia se viaja hacia la más rica historia nacional.

Rambla costanera

Su origen data de 1912, cuando el intendente Manuel Milans planificó el relleno de la zona aledaña al río Negro comprendida entre el puerto de Comercio y la actual calle 18 de Julio. Éste fue el primer paso que dio como resultado el gran espacio abierto que es hoy en día la Rambla mercedaria.

Acompañada de varios jardines en un marcado estilo francés, en ellos se encuentran las más variadas especies vegetales: moreras, araucarias, pinos, ceibos, ibirapitas, laureles, rosales y las características palmeras.

Por su parte, en ella se encuentran una serie de esculturas elaboradas en bronce, mármol, azulejos y mayólicas que la ornamentan. Estatuas, bustos y estelas, desde clásicas hasta modernistas, dan a este lugar el merecido título de Museo Abierto.

Sus variadas y singulares plazas y plazoletas como el Rosedal, la Plaza del Encuentro y la plazoleta Del Burro, y sus diversos espacios deportivos, brindan una excelente oportunidad para la recreación y la actividad deportiva o un simple momento de relax.

Castillo Mauá

Es uno de los principales vestigios que quedó de la impetuosa actividad empresarial del Barón y Vizconde de Mauá, Irineo Evangelista de Sousa, en el Uruguay. La popular denominación de “castillo” se aplica a lo que fuera en realidad el casco de estancia de las extensas propiedades que adquirió entre los años 1857 y 1859. La construcción de castillo data de alrededores del 1860.

El edificio, que evoca el estilo neoclásico, presenta una estructura que conjuga el estilo en herradura de las típicas estancias uruguayas, con elementos propios de las “fazendas” brasileras. Mientras la planta baja es ocupada por el Museo Paleontológico Alejandro Berro, en su planta alta, a la que se accede a través de una escalera externa en herradura decorada con azulejos portugueses y artísticas rejas de hierro forjado, se encuentra un largo corredor que da ingreso a las habitaciones principales que en la actualidad albergan a La Posada del Arte.

En sus extremos se emplazan terrazas desde las que se aprecian bellísimas vistas de los alrededores, especialmente de la ubicada al norte, la Terraza de Verano, desde la que se observa el majestuoso paisaje que brinda el río Negro.

Tanto en al norte como al sur del mismo se perciben construcciones uniformes que fueron destinadas como galpones, depósitos y habitaciones para la servidumbre en la época en que funcionaba como establecimiento rural. Exceptos por los baños públicos que se encuentran en el lado norte, estas construcciones se encuentran en desuso.

Buenaventura Caviglia, un italiano que posteriormente adquirió la estancia, anexó una bodega de vinos, que funciona y elabora los vinos Mauá.

El Castillo se encuentra en el Camino Luis Tuya esquina Aparicio Saravia y se puede visitar de lunes a domingo entre las 11 y 17 horas.

Muelle de Villa Soriano

Es una construcción en madera desarrollada en el siglo XIX. En su momento sirvió como uno de los puertos referentes del país. En la actualidad, es utilizado para amarrar las embarcaciones de pescadores y los veleros que provienen de Argentina durante el verano que cruzan para disfrutar las costas uruguayas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos