Francia Márquez: la primera mujer afro que llega a la Vicepresidencia de Colombia

Su activismo social y ambiental la ha hecho merecedora de varios reconocimientos internacionales.

A Francia Márquez le ha ido mejor con las palabras que con las imágenes. Cada letra que sale de su boca es un poderoso dardo de reafirmación de sus posturas, pensamientos y de la manera como ve la vida y la política.

Sin embargo, durante el último tramo de la campaña, una imagen suya reemplazó cualquier frase y quedó grabada como uno de los escenarios más llamativos del camino a la Casa de Nariño: la ahora elegida vicepresidenta de Colombia en el Parque de los Periodistas custodiada por hombres que sostenían escudos blindados, mientras a lo lejos le apuntaban con un láser verde en la cara.

La escena alarmante fue desgarradora para Francia y su discurso se ahogó en lágrimas; pocas veces la han visto llorar, y menos en público. Francia es de carácter templado, a veces inexpresivo. Ha reconocido que fue una de las cosas que más le costó durante la campaña: aprender a sonreír. Poco le gusta desvelar los sentimientos que la mueven en momentos particulares, así que se blinda con un aspecto neutro.

Quizás esa neutralidad emocional la cultivó durante su vida llena de agravios, discriminaciones, pocas oportunidades, pobreza y rechazo. Francia nació en la vereda Yolombó, zona rural de Suárez, norte del Cauca. Una comunidad, en su mayoría de afrodescendientes que tenía dos caminos: los hombres, dedicarse a las labores del campo, y las mujeres, salir a las grandes ciudades, como Cali, a trabajar de empleadas domésticas internas.

A Francia le tocó el segundo rumbo. Trabajó en varias casas de familia en Cali. El horario era de lunes a sábado interna, luego recibía un pago mínimo y con eso llegaba a su casa para solventar el crecimiento de su hijo, a quien tuvo a los 16 años. La labor de madre y empleada doméstica la alternaba con la lucha ambiental.

De su trabajo como empleada doméstica no tiene los mejores recuerdos. En una de esas anécdotas que poco cuenta porque amenaza con sacarle un par de lágrimas, recuerda que una de sus jefas no le pagó el salario, a pesar de que su hijo estaba enfermo. “Ese día había un concierto y ella prefirió darle la plata de mi salario a su hija para la boleta, y a mí me dijo que no había pago, que si quería saliera así”, cuenta Francia.

Ese día, asegura, se dio cuenta de que algo en este país debía cambiar. El activismo ambiental lo combinó con su trabajo informal en casas de familia, luego retomó sus estudios suspendidos por su primer embarazo; más tarde, ingresó a la Universidad Santiago de Cali, de donde se graduó hace tres años como abogada.

En 1995, 27 años atrás, Francia hizo su primera aparición en la televisión regional. Era apenas una jovencita de 14 años a quien su comunidad le dio la vocería para denunciar que una empresa de minería pretendía desviar el río Ovejas, principal fuente hídrica de esa región.

Ni en esa ocasión ni en ninguna otra le tembló la voz para plantear sus ideas con palabras serenas, hasta el 23 de mayo de 2022, en medio del fragor de la primera vuelta presidencial, cuando le apuntaron con un láser ante la multitud y tuvo que suspender su discurso. Por primera vez, Francia se quebró. La imagen, en ese momento, se hizo dueña del escenario y las palabras sobraron. O, en este caso, faltaron.

“En este país, a las mujeres nos toca tener carácter. Si queremos salir adelante y si queremos defender nuestros derechos, nos toca. No hay de otra, y nos toca porque nos ven como débiles. Nos ven como las que no tenemos experiencia, no sabemos y no podemos. A mí, la vida, el territorio donde crecí, la familia con la que me crie y mi comunidad me enseñaron a cuestionar”, dice Francia, quien se convirtió en uno de los fenómenos de esta campaña presidencial.

Apareció en el escenario nacional con una candidatura modesta desde los territorios. Un día, a través de redes sociales, dijo: “Voy a ser presidenta de Colombia; a quienes quieran acompañarme en este camino, bienvenidos”. Los primeros en adherirse fueron los colectivos afrodescendientes del norte del Cauca, luego el Polo Democrático le dio el aval. En ese momento su nombre ni siquiera marcaba en las encuestas iniciales de precandidatos.

Para la mayoría de los colombianos, Francia era una desconocida, pero en el suroccidente del país era conocida como una de las más feroces líderes sociales y ambientales. Por sus luchas, Francia fue reconocida en 2015 con el premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos, y en 2018 le fue entregado el Premio Goldman para el medioambiente.

En 2019, el prestigioso medio BBC de Londres la catalogó como una de las 100 mujeres más influyentes del mundo. En ese momento, la cadena internacional describió a Francia como: “Una líder formidable de la comunidad afrocolombiana, encabezó una marcha de mujeres de 10 días y 350 millas hacia la capital del país, para recuperar sus tierras ancestrales de los mineros ilegales de oro”.

A semejante elogio, Francia respondió: “La lucha que yo hago es por los derechos como pueblo negro, como comunidad por el derecho al territorio, es la continuidad de la lucha que iniciaron los ancestros y que siguieron nuestros mayores y que hoy continúa en manos de todos nosotros para defender un pueblo que ha estado marginado, excluido y racializado, en un país que no le permite la garantía de sus derechos y que cuando reclamamos nos tratan de reprimidos, haraganes, perezosos, ladrones y un largo etc.”.

Pero no todo fue color de rosa aquel año. Luego de recibir el reconocimiento, Francia escapó de la muerte en una de las jornadas más lamentables de su vida. El 4 de mayo de 2019, en una finca de la vereda Lomitas de Santander de Quilichao, recibió un atentado junto con otros líderes sociales: varios hombres fuertemente armados lanzaron granadas de fragmentación y dispararon indiscriminadamente contra los allí presentes; no hubo heridos, pero sí un campanazo de alerta roja.

En aquel momento sonrió tímidamente y elevó su tono de voz, porque sentía que sus palabras retumbaban más fuerte que nunca. No lloró, no se quebró, sonrió poco y levantó su puño derecho en la tarima al lado de Gustavo Petro.

El camino

Pocas horas después de ser reconocida por la BBC, Francia fue entrevistada por un medio regional. Le preguntaron con cierto afán qué haría ahora que la comunidad internacional se fijaba en ella y que, además de los premios, recibía un incentivo económico. Ella no dudó y respondió:

“Mi principal desafío personal es terminar mis estudios como abogada, graduarme, ayudar a terminar la casa para mi mamá y mi familia. Sueño con apoyar la política progresista en este país que cierre las brechas de desigualdad e inequidad, y una política que se piense en que apostarle a cuidar el medioambiente es desarrollo para el país, que el desarrollo está ligado al bienestar social y ambiental”.

Los desafíos planteados en esa declaración ya los cumplió: en 2020 se graduó con honores de la Universidad Santiago de Cali; con el dinero ganado en los reconocimientos construyó la casa que siempre soñó para su mamá en la vereda Yolombó. Y este domingo, tras las elecciones, se convirtió en la primera afrodescendiente elegida vicepresidenta de la República.

“Me siento muy cómoda con Gustavo y no es de ahora, lo acompañé en la candidatura pasada y me siento tranquila por eso. No es una persona que impone, a mí no me impone. Respeta, valora, reconoce, y eso es lo que me permite estar aquí construyendo con él. Siendo equipo para parir un cambio. Gustavo dijo que no somos uno y dos, somos uno y una. Eso quiere decir que somos equipo, eso quiere decir que nos pensamos en paridad. Eso quiere decir que, en medio de la diferencia, somos diferentes. Sí, somos diferentes por todo, pero nos reconocemos en la diferencia y reconocemos las virtudes de cada uno y de cada una. Estamos construyendo la forma de transformar a Colombia, y solo queremos que en este país se permita vivir sabroso”, dice Márquez.

Francia tiene dos hijos, pero poco le gusta hablar de su vida privada. Dice que eso ahora no es lo importante. Sin embargo, sí se ha referido al embarazo adolescente y da su apoyo al aborto libre. Recuerda que cuando supo que su primer hijo venía en camino, el padre los abandonó y ella quedó sola con esa responsabilidad. “Tuve un tío que se convirtió en el papá para ellos, pero no todas las mujeres tienen esas mismas condiciones, no todas las mujeres tienen una familia extensa”, contó Francia.

Ahora, ya en el poder, se imagina cómo será su camino en los próximos cuatro años. “Voy a ser vicepresidenta y a jugar un papel importante en algo que ha esperado esta sociedad y es un principio constitucional que aún no se ha desarrollado. Es el principio constitucional de la igualdad, de una sociedad igualitaria. Aquí no hay igualdad ni siquiera en términos de alimentación, y eso es parte de un desafío. Voy a estar en un ministerio que se va a crear, el Ministerio de la Igualdad”.

2 Comentarios

  1. Gracias, Sra. Vicepresidenta de la hermana Republica de Colombia, por sus pensamientos reparadores. Ojala en nestro paisito vuelva a encontrarse mujeres de su talla. Le deseo, como Oriental, la mejor de las suertes, el logro de sus inquietudes y el renacer de un pais hermano, para ejemplo de un continente, patio trasero eterno, pero con anhelos de libertad.

  2. pobre Colombia..esta mujer esta financiada por las ONG que quieren acabar con los nacimientos en el mundo. Se va a poner mas violenta la ideología de genero en Colombia. A emigrar varones…se les viene una fea.
    Para esta mujer igualdad es sinónimo de varones son ciudadanos de segunda desde ahora. Les espera un futuro como el de Venezuela y Argentina, pobre gente.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Mundo