Hábitos que suman al medioambiente y en nuestra calidad de vida

Todas nuestras costumbres, hábitos y conductas tienen un impacto directo en el medio ambiente, en el entorno en el que vivimos y en nuestra propia salud y calidad de vida.

La realidad de la actualidad se caracteriza por grandes hábitos de consumo, cantidades enormes de productos descartables, muchos de ellos no son biodegradables. Los procesos de armado y producción de estos productos generan contaminación y su deshecho incrementa aún más la contaminación. En este contexto se torna fundamental comprender e implementar procesos de reciclaje y clasificación de deshechos.

Afortunadamente cada vez son más las personas que se dedican a llevar a cabo procesos de reciclaje. Además es muy común leer o escuchar sobre los procesos de las denominadas «3 R», «Reducir, Reciclar y Reutilizar». Poniendo en práctica estos tres procesos, ya desde el ámbito doméstico comenzamos a hacer la diferencia ante el impacto que implica la contaminación y el daño en nuestro medioambiente.

Por su parte, también existen empresas e industrias que contemplan esta temática y que aportan desde sus lugares utilizando materias primas no contaminantes, procesos con energías limpias y renovables y reutilizando materiales que antes se solían descartar.

Dentro de la idea de Reducir, se motiva a tomar consciencia de que la cantidad de deshechos que producimos está directamente vinculado a todo lo que consumimos o adquirimos. El hecho de generarnos un hábito de reducir todo lo que pueda resultar extra o termine como desperdicio, de verdad hace la diferencia.

Por ejemplo, sustituir cada bolsa de plástico que se nos da en los comercios por una propia al momento de hacer las compras, evita muchísimo nylon y plástico eliminado, y mucho más si cada vez son más personas las que adoptan este hábito. Lo mismo ocurre en sectores donde se utilizan vasos, bandejas, cubiertos, botellas y muchos otros implementos de materiales no biodegradables y sumamente perjudiciales para el entorno a la hora de su deshecho.

Estos son solo algunos ejemplos bastante cotidianos y los más visibles, pero este concepto se puede ampliar y aplicar en muchos aspectos de nuestra vida. Reparar fallas o roturas (en instalaciones o sistemas) en los lugares donde acostumbramos a estar también aporta a reducir gastos energéticos por ejemplo.

El uso del agua potable es uno de los temas que amerita más cuidado y atención. Reducir su uso y cuidarla determinará el acceso a ella y su disponibilidad. Entender que gran parte de las veces el beneficio que nos otorga «lo descartable», porque nos saca de un apuro, o «nos hace la vida más fácil», termina perjudicándonos mucho más profundamente y por muchos más años en nuestras vidas se torna fundamental y hasta vital.

El concepto de Reutilizar propone utilizar la creatividad antes de proceder a desechar materiales y objetos potencialmente contaminantes. Cada vez son más las ideas y propuestas de nuevos implementos hechos con materiales reutilizados.

Se trata de incitar a la imaginación y ver si hay posibilidad de darle un uso práctico a eso que estamos por tirar, y que a la vez no genere más contaminación. Existen también una inmensa cantidad de tutoriales en las redes sociales donde se enseña cómo crear diferentes implementos basándose en materiales y útiles que gran parte de las personas tiene, o que por lo general desperdicia.

Otro concepto interesante dentro de esta idea de reutilizar es intentar chequear y consultar si eso que se está por eliminar, tiene opción de ser reparado o arreglado.

La otra idea es la de Reciclar. La propuesta basa su idea también en volver a utilizar materiales que están destinados a ser eliminados, y también a clasificar aquellos que van a deshecho teniendo en cuenta su composición para poder recolectarlos de manera diferente para que luego puedan ser procesados como corresponde intentando evitar lo más que se pueda su impacto dañino en el medioambiente.

Como todo hábito, éstos también implican educación, práctica y constancia. Los beneficios son notorios en poco tiempo, comenzando por un ambiente más limpio y saludable, y del cual depende nuestra salud en gran medida. Cuanto mayor sea la toma de consciencia de que nosotros y de nuestros hábitos y costumbres depende nuestro bien estar, mejor estaremos todos.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Pura Vida