Fuera combustibles fósiles

Hidrógeno Verde: el futuro para Uruguay

Para Uruguay, la política de un futuro sin emisiones de carbono y el compromiso de lograrlo para el 2050 ha llevado a que desde la administración central se comience a pensar en producir hidrógeno verde.

En el portal de Presidencia se define al Hidrógeno Verde como uno de los principales puntos considerados para comenzar la segunda etapa de la transición energética. La primera, como se ha descrito en múltiples artículos, fue la conversión de la energía eléctrica obtenida de fuentes renovables como la eólica, biomasa o hidráulica.

“El Hidrógeno es el elemento más abundante del universo. La fusión nuclear del Hidrógeno es la fuente de energía de todas las estrellas incluidas el sol. A partir de la energía del sol es que se originan y originaron casi todas las fuentes de energía que utilizamos en la tierra”, se define desde Presidencia.

Fue así como a comienzos de abril los ministros de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, y de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, presentaron ante inversores privados las ventajas del programa piloto que desarrollan ambas carteras para la instalación de una planta de hidrógeno verde en Uruguay.

Esta presentación contó con la presencia de unos 650 inversores privados provenientes de 30 países distintos. La inversión para la instalación de la planta conlleva un total de 20 millones de dólares.

En esta presentación, estuvieron el presidente de Ancap, Alejandro Stipianic y la presidenta de UTE, Silvia Emaldi. Ambos sostuvieron que el hidrógeno podría ser clave en el desarrollo estratégico del país y que podría convertirse en una commodity para exportar.

La implementación de esta nueva matriz energética apuntaría al suministro de combustible, transporte terrestre de camiones, ómnibus, aviones y barcos. También se podría utilizar para la producción de fertilizantes y aceros verdes.

Según indicó el presidente de Ancap, este ente estatal ya produce hidrógeno y aseguró que la infraestructura del organismo en Capurro cuenta con máxima seguridad y es de escala industrial.

Hidrógeno verde: un eslabón clave en el mundo

Un total de 120 países firmaron un acuerdo intergubernamental del Cambio Climático en 2018. Este acuerdo comprometía a los países a alcanzar emisiones cero de carbono para 2050.

El consumo de combustibles fósiles, uno de los elementos que más daña la capa de ozono, alcanza un 80 por ciento del consumo energético mundial. Suplantar el petróleo y sus derivados es posible gracias a la producción de hidrógeno verde.

Los expertos argumentaron que para 2050 se estima un aumento considerable de la población a nivel mundial, a unos 9.700 millones de personas más, y que las economías de los países continuarán creciendo, lo que aumentaría tanto el consumo individual de derivados de petróleo como a nivel estatal. 

La descarbonización que aporta la producción se da en varios niveles. A nivel de transporte pesado de larga distancia, a partir de hidrógeno comprimido, de transporte marítimo a través de la elaboración de hidrógeno líquido y del transporte aéreo donde se puede utilizar tanto hidrógeno líquido como derivados de sintéticos del elemento. 

Hay materias primas que únicamente se pueden descarbonizar a partir del Hidrógeno, como el amoníaco, metanol, combustibles sintéticos, entre otros. El amoníaco se perfila para ser una de las principales formas de transporte del Hidrógeno para el negocio de exportación e importación entre países. Además, se espera que sea una de las principales alternativas para sustituir los combustibles fósiles en los barcos.

Más datos:
Una alternativa para los países que no tienen posibilidades de producir suficiente energía eléctrica a partir de renovables es importar Hidrógeno o amoníaco verde y utilizarlas en sus centrales de generación de energía eléctrica. Países como Japón, Corea del Sur, entre otros han anunciado que recorrerán ese camino. 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Suplementos