Imputan a capitán de la Republicana por trasladar a narco mexicano sin orden para hacerlo

El narcotraficante González Valencia fue trasladado 12 veces hasta la Cárcel Central, donde estaba internado el mafioso Rocco Morabito

González Valencia

Un capitán de la Guardia Republicana recibió imputación por parte de la Fiscalía luego que se detectara que este trasladó hasta en 12 ocasiones, siempre sin orden judicial, al narcotraficante mexicano Gerardo González Rodríguez.

El fiscal de Delitos Económicos y Complejos de 2º Turno, Ricardo Lackner, formalizó la causa contra el agente por reiterados delitos de abuso de funciones. Según indicaron fuentes del caso, el funcionario trasladó 12 veces a González Valencia desde el penal de libertad a la ex Cárcel Central. 

Cada uno de los traslados del retenido implicaba el gasto de 94 mil pesos dado a que requería de condiciones especiales. La movilización se hacía a bordo de una camioneta blindada Tiger con el apoyo de 8 a 12 funcionarios armados a guerra, entre otras medidas de máxima seguridad.

Según explicaron las citadas fuentes, el capitán argumentó que realizaba estos traslados para poder efectivizar visitas conyugales. Sin embargo, el recinto donde estaba recluido contaba con las condiciones necesarias para que las pudiera realizar allí.

Vinculación con Morabito

Si bien la investigación aún no pudo establecer con certeza cuál era el motivo real de los traslados del detenido, se especula que tiene vínculos con otro delincuente extranjero: el italiano líder de la mafia calabresa Rocco Morabito.

Las fuentes de la investigación sostienen que entre el mexicano y el italiano había un vínculo y que indirectamente este hecho tendría que ver con la fuga que protagonizó Morabito, a quien posteriormente capturaron en Brasil.

Tanto el narco mexicano, que estuvo detenido en Uruguay entre 2016 hasta el 2020, como Morabito recibieron extradición a Estados Unidos e Italia, respectivamente.

No hubo prisión preventiva

Durante la formalización del agente el fiscal Lackner solicitó prisión preventiva dado al peligro que significaba la libertad del mismo para el proceso. El funcionario del Ministerio Público aseguró que el agente incluso trató de acceder a información del caso comunicándose con otros policías relacionados con este. Además, la investigación arrojó elementos suficientes que comprobarían que el capitán adquirió un teléfono satelital con el cual González Valencia se comunicó con México en varias oportunidades.

Sin embargo, la jueza dispuso arresto domiciliario total con imposición de tobillera electrónica y la prohibición total de comunicación con sus camaradas. La magistrada basó su resolución en el hecho de que por el tiempo transcurrido la persona no se iba a fugar, así como que siempre estuvo a disposición cuando la investigación lo requirió.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.