Isabel Salgado, la Reina del voleibol en Brasil

La exjugadora Isabel Salgado, una de las mayores referencias del voleibol en Brasil, murió en Sao Paulo a los 62 años de edad. La causa de su fallecimiento no fue divulgada.

Salgado compitió en los Juegos Olímpicos de Moscú (1980) y en los de Los Ángeles (1984) en voleibol de sala. A principios de la década de 1990, se cambió al voleibol de playa, donde fue una de las pioneras mundiales de esta modalidad.

El lunes pasado, se anunció que Salgado formaba parte el equipo técnico deportivo para la transición del gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que asumirá el poder el 1 de enero.

«Isabel Salgado no solo fue un símbolo para el deporte, también de lucha en defensa de sus ideales. Su espíritu pionero en el deporte abrió las puertas para muchas mujeres brasileñas. Sus logros llevaron a Brasil a otro nivel en la historia del voleibol femenino», escribió el líder del Partido de los Trabajadores (PT).

El COB también lamentó la partida de Isabel. “El Comité Olímpico Brasileño (COB) expresa su más profundo pesar por el fallecimiento, a los 62 años, de Isabel Salgado, una de las más importantes y talentosas jugadoras brasileñas de voleibol, este miércoles 16. El COB se solidariza y envía condolencias a familiares y amigos de Isabel , así como a toda la comunidad del voleibol»…. 

Isabel fue la primera estrella del voleibol femenino brasileño. Carioca de la joya, niña de Ipanema, inició su carrera en los equipos juveniles de Flamengo. 

A los 16 años ya era un habitual del club y pronto se incorporó a la selección brasileña , llevando a Brasil a los Juegos Olímpicos de Moscú, en 1980, y a Los Ángeles, en 1984. Fue pionera al convertirse en la primera mujer brasileña en jugar profesionalmente en el extranjero, todavía una novedad en una época en que el voleibol comenzaba a profesionalizarse en Brasil. Posteriormente, allanó el camino para el voleibol de playa en Brasil, siendo pionera en el World Tour, cuando la modalidad llegó al programa olímpico. 

En 1994, incluso ganó, con Roseli, una etapa en Miami. En ese momento, ella ya era madre. Fueron cuatro embarazos en plena carrera, algo raro aún hoy en el deporte. Ser madre nunca impidió que Isabel siguiera siendo deportista. Al contrario: luego la convirtió en una técnica para sus propios hijos. 

Tres de sus cinco hijos han tenido carreras sólidas en el voleibol de playa. Carol Solberg es una de las favoritas para ir a los Juegos de París, actualmente trabaja con Bárbara. Su hijo Pedro ganó el bronce en el Campeonato del Mundo de 2015 y ganó el circuito mundial en 2008. María Clara, la hija mayor —entre las que siguieron los pasos de su madre—, de 39 años, se retiró. En su juventud ganó tres medallas en mundiales juveniles.

1 Comentario

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad